Público
Público

Recuerdo a las víctimas de Utoya en el aniversario de las Trece Rosas

La masacre de Noruega marca el homenaje a las militantes de las JSU asesinadas en 1939

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como en otros días clave del franquismo, los golpistas eligieron un sábado para fusilar en las tapias del cementerio del Este (hoy Virgen de la Almudena) de Madrid a las 13 jóvenes militantes de las JSU (Juventudes Socialistas Unificadas). El sábado del 18 de julio de 1936 murieron los primeros republicanos y el sábado 27 de septiembre de 1975 Franco ejecutó la sentencia de muerte de las últimas cinco víctimas de la dictadura. Ayer se cumplieron 72 años de la muerte de las Trece Rosas rojas en 1939. Diversas asociaciones, el PCE y el PSOE aprovecharon el aniversario para homenajear a otras víctimas del fascismo como los jóvenes socialistas de la isla e Utoya (Noruega).

“No fuisteis delincuentes, ni traidores a la patria ni activistas peligrosos. Fuisteis antifranquistas”, recordó su compañera de prisión, Concha Carretero, de 94 años. Las jóvenes militantes fueron detenidas en una redada de la policía franquista recién acabada la guerra. Las trece eran menores de 21 años. Tras un juicio plagado de irregularidades fueron condenadas a muerte junto con otros 43 hombres, también militantes de las JSU.

“Ya hemos tenido la advertencia en Noruega del fanatismo de la ultraderecha. Fue un atentado contra gente joven que creía en la política y que había recordado los valores de la democracia en un homenaje a las brigadas internacionales”, expresó la presidenta de la asociación de descendientes del exilio, Ludivina García Arias.

El homenaje, al que asistieron 150 personas, sirvió para protestar contra los recortes de derechos sociales. “Perdieron su vida por defender estos derechos que poco a poco nos quiere quitar el capitalismo”, reivindicó el secretario general del PC en Madrid, Daniel Morcillo. “No estamos libres del fascismo mientras avanza en Europa la crisis económica, de identidad y cultural”, añadió.

La intervención más discutida fue la del presidente de la Fundación Trece Rosas y diputado socialista en la Asamblea de Madrid, José Cepeda. “En esta Europa de los mercaderes y los mercados, en la que la política parece haber pasado a un segundo plano, hay que pasar de la indignación al compromiso. Hoy recordamos a unas jóvenes que eligieron la militancia política”, señaló Cepeda en una crítica implícita al movimiento 15-M. Entre los asistentes al acto hubo quién le recriminó las políticas económicas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Con el canto de la Internacional acompañado de un violín se hizo la ofrenda de rosas rojas en las “tristes tapias” –como las calificó Concha Carretero– del cementerio donde las jóvenes de las JSU fueron fusiladas y enterradas en un lugar desconocido todavía hoy.

El Foro por la Memoria del Valle del Tiétar y La Vera ha convocado para el próximo domingo una protesta ante el Ayuntamiento de Poyales del Hoyo (Ávila), donde el pasado sábado fue destrozada una tumba con los restos de diez víctimas de la represión franquista. Este colectivo asegura que el alcalde de la pequeña localidad, Antonio Cerro (PP), se ha negado a firmar un documento de rectificación por haber mandado abrir la tumba para la extracción de uno de los diez restos sin el permiso de los familiares. Los huesos acabaron en un osario común del cementerio.