Público
Público

Un referéndum para decidir el paisaje de su ciudad

Los vecinos votan si desean conservar la silueta característica de Sant Adrià

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cemento, metales y mucho óxido. Sobre todo, mucho óxido. Así es como están, a día de hoy, algunas zonas de la  central eléctrica de Sant Adrià de Besòs (Barcelona), propiedad  de Endesa. Por este motivo, cuando la compañía eléctrica anunció que la instalación dejaría de funcionar en 2010 –hoy sólo trabaja parcialmente– , se abrió el debate: ¿deben conservarse las chimeneas?

Para algunos vecinos, los conductos tienen un valor sentimental, un retal del skyline barcelonés. Para otros, sin embargo,  sólo son un amasijo de ladrillos y cemento. Ante posturas tan radicalmente opuestas, el consistorio adrianense decidió hacer una consulta popular, que empezó ayer y acabará el próximo domingo, para que sean los ciudaanos quienes decidan.

“El debate está en la calle, aunque la postura mayoritaria es que se mantengan las chimeneas”, explica la concejala de Participación Ciudadana, María Carmen Rodríguez, quien  matiza que los únicos requisitos para votar son “estar empadronado en Sant Adrià de y tener más de 16 años”. 

De momento, poco se sabe sobre qué pasara con las chimeneas si finalmente gana el sí y los conductos se mantienen. Lo único que el consistorio ha dejado claro es que “la financiación del proyecto será privada y nos gustaría que tuviera un uso social”, según afirma Rodríguez.  El arquitecto Ignasi Font explica que en otras ocasiones  “cuando se ha dado valor sentimental a unas chimeneas se ha dejado una, no tres”, ya que “es carísimo adecuar un edificio dentro de ese complejo”

El consistorio ya ha advertido de lo costoso que es el mantenimiento de una infraestructura de más de 65.000 metros cuadrados y 200 metros de altura, pero de momento lo sentimental va ganando.