Público
Público

La reforma castigará a los manifestantes que "amenacen" a la Policía

La difusión de mensajes de "incitación" a alterar orden público también serán penados. La reforma mantiene la condena a la resistencia pasiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La reforma del Código Penal anunciada hoy por el Gobierno endurece las penas por determinadas actuaciones en el marco de manifestaciones, como las 'amenazas graves de violencia' sobre la Policía, y castigará la difusión de mensajes que inciten a la comisión de algún delito de alteración de orden público.

En concreto, se redefine el delito de atentado a la autoridad incluyendo todos los supuestos de acometimiento, agresión, empleo de violencia o amenazas graves de violencia sobre el agente. 'Pero --dice el Ministerio en su resumen de la reforma-- no se equipara con la acción de resistencia meramente pasiva que, junto a la desobediencia, se mantiene, como hasta ahora, penada con entre seis meses y un año de cárcel. La falta de desobediencia desaparece del Código, pero se sancionará como infracción administrativa de la Ley de Seguridad Ciudadana, y se incluyen como sujetos protegidos los miembros de los equipos de asistencia o rescate'.

Una de las novedades del texto es que se incluye en la definición de alteración del orden público una referencia al sujeto plural y a la realización de actos de violencia sobre cosas y personas. Como ocurre actualmente, la pena se agrava cuando se porten armas, se exhiban simuladas o se realicen actos de violencia con peligro para la vida o integridad de las personas, así como 'los actos de pillaje', según la nota de Justicia.

El Ministerio añade que sólo se castigará la difusión de mensajes que inciten a la comisión de algún delito de alteración del orden público. Es decir, no la convocatoria a movilizaciones, sino la incitación a cometer actos de violencia constitutivos de desórdenes graves en esas convocatorias.

Ruiz Gallardón aseguró en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que la nueva regulación penal que se propone 'no es más represiva' que la vigente, ya que da mayor protección a la Policía, que destacó que es el mayor garante del ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades. 'No se reduce ningún derecho fundamental' con la reforma, añadió el ministro.

Otras de las novedades de la reforma, además de la prisión permanente revisable, son:

-- La custodia de seguridad se aplicará a los reincidentes en delitos peligrosos de especial gravedad.

-- La detención ilegal con desaparición se castigará como homicidio.

-- Los delitos sexuales serán computados individualmente y no como continuados.

-- La libertad condicional será regulada como una suspensión de la pena.

-- Se suprimen las faltas: se tipificarán como delitos leves o pasarán a ser sancionadas por la vía administrativa.

-- Se endurecen las penas para los autores de incendios forestales.

-- La administración desleal de fondos públicos se castigará como malversación.

-- Se modifica la esterilización forzosa para adecuar el Código Penal al Convenio Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad.