Público
Público

La reforma electoral sella el divorcio entre IU y el PSOE

Llamazares se irrita con el Grupo Socialista por "caricaturizar" sus propuestas de reforma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Tomamos nota de que ha cambiado su relación con nuestra formación y ahora es beligerante', advirtió IU para encajar las críticas con las que el PSOE se defendió del duro alegato con el que Gaspar Llamazares atacó la reforma electoral aprobada ayer por una amplia mayoría de la Cámara.

'El Grupo Socialista ha pasado el Rubicón', solemnizó el portavoz parlamentario de IU para acusar recibo de una reforma que desoye todas sus propuestas para mejorar la proporcionalidad del sistema, en sintonía con las recomendaciones del Consejo de Estado, que tampoco han sido tenidas en cuenta para corregir las desviaciones del sistema.

IU considera que los cambios suponen la 'ilegalización' de la federación

El actual marco electoral 'discrimina a las fuerzas políticas importantes que compiten a nivel estatal respecto a las dos primeras', según denunció Llamazares. La consecuencia es que 'la tercera fuerza política en votos es la sexta fuerza parlamentaria', argumentó el diputado de IU en su voto discrepante al dictamen aprobado por el Congreso.

Un millón de votos se traducen en dos diputados Llamazares y Joan Herrera. Esta desproporción es para IU una cuestión clave que ha caído en saco roto en la Cámara. El núcleo del sistema no cambiará. Esta decisión supone de hecho 'la ilegalización de IU y del pluralismo político', protestó Llamazares. 'Se ilegalizan las formaciones distintas a las mayoritarias y, en el caso de IU, se ilegaliza a una parte de la clase obrera que fue garante de la Transición', sentenció su portavoz en el Congreso.

'Me han parecido muy duras sus palabras, desmesuradas', se defendió José María Benegas, que ha dirigido el trabajo del PSOE en esta reforma. 'Con la fórmula actual, el PCE tuvo 22 diputados', recordó a Llamazares. '¿Por qué no pensamos que llevan perdiendo votos elección tras elección?', remató Benegas para acabar de irritar al portavoz de IU, que considera el debate de ayer 'un punto de inflexión en sus relaciones con el Grupo Socialista'.

'Con la fórmula actual, el PCE tuvo 22 diputados', replica el PSOE

'Seguiremos en la batalla. No abandonaremos este objetivo ni en la calle ni en las instituciones', prometió Llamazares al analizar el resultado de un año y medio de trabajo en el Congreso para reformar una Ley Electoral 'injusta' a su juicio.

Finalmente, el voto de todos los grupos salvo el de IU avalaron el trabajo que ha realizado el Congreso durante un año y medio para reformar la legislación electoral. Coalición Canaria se abstuvo para trasladar las reservas de UPyD y el BNG que comparten las tesis de IU. Su portavoz, Ana Oramas, ha actuado en la subcomisión de reforma como representante del Grupo Mixto, en el que están inscritas estas dos formaciones, que, junto a CC, incorporaron al dictamen su voto discrepante para dejar constancia de sus reservas sobre la proporcionalidad del sistema y el voto emigrante.

En una segunda votación, PNV e IU rechazaron las reformas que tratan de servir de cortafuegos para evitar que la ilegalizada Batasuna pueda incorporar candidatos en listas de partidos plenamente legales, posibilidad abierta con Eusko Alkartasuna para las elecciones municipales y autonómicas de 2011. Convergència i Unió se abstuvo. El resto de grupos votaron a favor.

El representante del PNV, Aitor Esteban, expuso sus 'dudas más que fundadas sobre la constitucionalidad' de la medida y criticó que el Partido Popular y el PSOE esperasen 'hasta los últimos minutos de la última reunión' para trasladar a los demás un texto pactado con las modificaciones concernientes a este punto.