Público
Público

Una reforma laboral que sólo afecta a España

Los países europeos no han tocado sus normas de trabajo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los sindicatos denuncian que la reforma laboral es una imposición de los organismos internacionales y de Bruselas que a la postre sólo ha afectado a España. Pese a que los ciudadanos europeos comienzan a expresar su malestar en las calles por las consecuencias de los planes de ajuste, prácticamente ninguno de los estados vecinos ha alterado la normativa laboral vigente, como está a punto de hacer el Congreso español mañana. Las reformas de los demás países se han centrado en las pensiones, como en el caso de Francia, o de las inversiones públicas, pero no en una reordenación de las relaciones laborales.

Sólo Dinamarca, donde se ha restringido el seguro del desempleo, ha acometido una reforma de cierto calado. Ni siquiera Grecia, un país aquejado de fuertes anacronismos en su sistema económico y financiero, ha tenido que modificar su reglamentación laborala excepción de la negociación colectiva por no encontrarse dentro del paquete de medidas impuestas por parte del Fondo Monetario Internacional para sanear el país. Sí han tenido que hacer ciertas reformas países de la Europa del Este a los que el FMI ha tenido que rescatar como Bulgaria o Rumanía.

Sólo algunos países del Este han tenido que cambiar su legislación interna

La mayor parte de los expertos clamaban por una reforma laboral en España, antes incluso de que estallara la crisis financiera mundial. Los propios sindicatos abogaban por una cierta reordenación del sistema de relaciones laborales pero de forma consensuada, lo que no se pudo lograr al quebrarse el Diálogo Social. En opinión de los líderes sindicales, la reforma resultante está totalmente escorada hacia el lado de la patronal que, en opinión de Ignacio Fernández Toxo, 'jamás había soñado, ni aspiraba tener', una reforma que le diera tanto 'poder coercitivo' como la que finalmente verá la luz mañana en el Congreso de los Diputados.

Los líderes sindicales descartan que la reforma sirva para crear empleo, y que tenderá a precarizarlo. Así, Méndez cree que la reforma será un instrumento que puede producir una 'gigantesca' operación de sustitución de trabajadores en edad madura con garantías, por otros con contratos en precario.

Previsiblemente, en la votación de mañana en el Congreso el PSOE intentará luchar por eliminar algunas enmiendas introducidas por grupos conservadores por el Senado que endurecían aún más la propuesta.