Público
Público

La reforma laboral limita la lactancia y la jornada reducida

CCOO y UGT alertan del efecto nocivo en la igualdad. Las mujeres cobran un 17% menos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los trabajadores que se acojan a una reducción de jornada tendrán que aplicarla día a día y no podrán acumular esas horas, como hasta ahora. Así lo contempla la reforma laboral aprobada por el Gobierno hace ya casi tres semanas. La norma obliga a reducir la jornada de forma diaria, 'independientemente de las necesidades concretas de conciliación que tenga cada trabajador y trabajadora', según denunció ayer CCOO. Además, los convenios colectivos podrán regular la concreción horaria en la que tiene que producirse la reducción de jornada 'en atención a los derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral del trabajador y las necesidades productivas y organizativas de las empresas'.

Para CCOO, esta disposición es una incitación a que los convenios colectivos regulen la concreción del disfrute de estos derechos 'en función de los criterios empresariales y en contra de los derechos y de las necesidades de los trabajadores'.

La reducción de jornada se aplicará día a día y no podrá acumularse

La norma introduce también modificaciones en el derecho a la lactancia. A partir de ahora, sólo podrán ejercer este derecho el padre o la madre, pero no los dos, cuando las horas de lactancia se cojan día a día y no se acumulen. El sindicato dice que, de esta forma, se impide la aplicación 'en toda su extensión' de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE, que reconoció que el permiso de lactancia es 'un derecho individual de la madre y del padre'.

También UGT denunció ayer los efectos nocivos que la reforma laboral tendrá sobre la igualdad entre hombres y mujeres y la conciliación de la vida personal y profesional. En un informe, la central señala la diferencia salarial que existe entre hombres y mujeres: en España, las trabajadoras cobran un 16, 7% menos que los trabajadores, algo por debajo de la media europea, en el 17,1%. Tomando como referencia las retribuciones anuales, las mujeres perciben de media el 78% del sueldo de los hombres.

El estudio, elaborado con motivo de la celebración ayer del día por la igualdad salarial, destaca algunas de las causas de esta brecha: la mayor dificultad de promoción profesional de las mujeres, el acceso a puestos de dirección o el trabajo a tiempo parcial, mucho más frecuente entre las trabajadoras. No obstante, los contratos indefinidos también están peor remunerados para las mujeres, un 28,9% menos.

Las mujeres cobran menos en todas las comunidades y sectores

El salario medio de las mujeres es inferior al de los hombres en todas las comunidades autónomas y en todos los sectores, aunque 'los sistemas objetivos de acceso al empleo y la promoción' hacen que las diferencias en la Administración Pública y en la educación sean menores.

Para la secretaria para la Igualdad de UGT, Almudena Fontecha, algunos de los puntos de la reforma, como el periodo de prueba de un año del nuevo contrato o el fomento del empleo a tiempo parcial, 'perjudicarán gravemente a las mujeres y la desigualdad será cada vez mayor'.

Poco después de la aprobación de la reforma, los sindicatos denunciaron que la primacía del convenio de empresa que recoge la norma podría entrar en conflicto con algunos convenios sectoriales firmados en las últimas semanas. Ayer, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, denunció que el Ministerio de Empleo no ha registrado el convenio estatal de la construcción que se firmó y se presentó ante la autoridad laboral poco antes de la aprobación de la reforma del mercado de trabajo. Según fuentes de la patronal de la construcción, el conflicto podría solucionarse 'en breve'.

El nuevo convenio del sector establece que tendrá carácter 'de norma exclusiva' y fija que condiciones como la contratación, la clasificación profesional o los salarios no podrán negociarse en ámbitos inferiores. La reforma laboral dice lo contrario: que estas condiciones laborales deberán ser pactadas en la empresa y, en ningún caso, en un ámbito superior.

CCOO denuncia que el Ministerio está aplicando la normativa actual en lugar de la norma vigente en el momento de la firma del convenio. Empleo, por el contrario, dice que el acuerdo 'no se ajusta' a la nueva norma y da diez días a las partes para negociar una nueva redacción.