Público
Público

Regresan los parlamentarios retenidos en Marruecos

Aseguran que les requisaron los pasaportes con la "escusa de que las tarjetas de embarque estaban duplicadas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los tres diputados españoles que pretendían viajar este sábado a El Aaiún para visitar el campamento de protesta saharaui y que denunciaron haber sido retenidos en el aeropuerto de Casablanca partieron hoy de vuelta a España.

La parlamentaria del Partido Nacionalista Vasco (PNV) Nerea Antia, que viajaba junto con Mikel Basabe (Aralar) y la representante de Aralar en el Parlamento Navarro Nekane Pérez, indicó esta mañana que todavía no se les había explicado el por qué se les impidió su entrada a Marruecos.

'Apenas hemos dormido tres horas, en un hotel situado en la zona de tránsito', afirmó Antia poco antes de subir al avión, con salida prevista para poco después de las 9.00 horas (local y GMT).

Este sábado, según su relato, 'con la excusa de decir que las tarjetas de embarque estaban duplicadas', el personal del aeropuerto les requisó los pasaportes, que recuperaron horas más tarde, junto con unas tarjetas de embarque con destino a Madrid en lugar de a El Aaiún.

Los cuatro tenían previsto dirigirse al campamento Gdaim Izik, a las afueras de la capital administrativa del Sáhara Occidental, para comprobar la situación en el lugar, donde el pasado 24 de octubre murió un adolescente saharaui de 14 años por tiros de agentes marroquíes.

El grupo llegó a Casablanca ayer al mediodía, en un viaje organizado por la asociación Euskal Fondoa, y aseguró que no habían tenido impedimentos para salir del aeródromo para comer, ya con la tarjeta de embarque sellada, y que fue a su vuelta, al intentar acceder a la zona de embarque, cuando les retiraron los documentos.

'Apenas hemos dormido tres horas, en un hotel situado en la zona de tránsito''Es llamativo que teniendo el sello de entrada en el país, (después) no hayamos podido movernos', señaló Antia, quien dijo anoche que el personal del aeropuerto les avisó de que iban a tener que pasar la noche en el aeródromo.

Junto con los diputados autonómicos se encontró en la misma situación la observadora española Olaia Sagredo, que también tenía la intención de dirigirse a El Aaiún.

Ni el portavoz del Ejecutivo, Jalid Naciri, ni fuentes del Ministerio marroquí del Interior afirmaron a Efe haber estado al tanto de este incidente.

El cónsul español en Casablanca, Carlos de Lojendio, se desplazó anoche al aeropuerto para encontrarse con los parlamentarios, pero destacó que no se podía 'exigir a las autoridades que les dejen pasar' y que las gestiones consulares no lograron que se les permitiera la entrada a Marruecos