Público
Público

La remontada de José Sócrates anima a Zapatero

El presidente español pone a Portugal como ejemplo de que la remontada es posible

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En junio de 2010, una diferencia de 23,6 puntos porcentuales abría una brecha entre el Partido Socialista portugués (PS) del primer ministro José Sócrates y el conservador Partido Social Demócrata (PSD). El viento de la opinión pública soplaba, aparentemente irrefrenable, en beneficio de esta última formación desde abril, según reflejaba por ejemplo el barómetro político Marktest que se realiza mensualmente en el país vecino.

Al igual que España y otros países de la Unión Europea como Francia o Gran Bretaña, Portugal ha realizado un recorte del estado del bienestar. De marzo a junio, los meses en los que el combate contra la crisis arañó con crudeza derechos adquiridos durante decenios pensiones, salarios públicos..., la expectativa electoral del PSD se disparó más de 15 puntos, en la misma proporción en que decrecía la del PS. Pero la tendencia se ha ido frenando paulatinamente hasta reducir la brecha entre los principales partidos a dos puntos, lo que equivale a un empate técnico.

Los socialistas han llegado a estar 20 puntos por debajo en las encuestas

José Luis Rodríguez Zapatero ha puesto este ejemplo en conversaciones con sus ministros para acreditar la reversibilidad de las encuestas, que en España otorgan una ventaja de 13 puntos al PP.

¿Qué ha ocurrido en Portugal para invertir la tendencia de los sondeos? Varias encuestas constatan el escaso beneficio obtenido por la derecha portuguesa con su oposición a las subidas de impuestos aprobadas por el Gobierno socialista, que ha tratado de hacer de la salvación de su economía una bandera asociada a elementos como el patriotismo o el orgullo nacional.

Apenas dos meses después, los planes de austeridad no han socavado las expectativas de José Sócrates, decidido a remontar una situación económica crítica que se cimenta en tres factores anteriores a la crisis: falta de inversiones, de productividad y de competitividad. Portugal, como en su día España, se enfrenta a una huelga general convocada para el 24 de noviembre. En Portugal las encuestas no son irreversibles. ¿Y en España?