Público
Público

La renuncia no cambia el desencuentro PSOE-PP

Cospedal vincula las dimisiones al fallo sobre la participación de Bildu en las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Si el PP propone un candidato del Supremo salvo Eugeni Gay, todos los miembros del Constitucional han pasado por él o por una cátedra, lo aceptamos mañana', apremiaba a finales de enero el portavoz parlamentario socialista, José Antonio Alonso, a su homóloga conservadora. Cinco meses después, el PP sigue sin acusar recibo de la urgencia invocada por el PSOE para renovar el TC.

El órdago de Alonso fue el último calzador con el que se intentó forzar una negociación muerta. PSOE y PP se reprochan mutuamente el desencuentro. 'Podemos proponer dos candidatos hoy, si lo hace el PP', repetía ayer la dirección del Grupo Socialista. 'No se puede demorar más', replicaba el portavoz de Justicia conservador, Federico Trillo. Unos y otros desconfían de la sinceridad del adversario. Mientras, los partidos minoritarios contemplan impotentes este empate infinito.

El PSOE cree que el PP planea esperar hasta después de las generales

Los socialistas se exculpan: 'Quiero hacer un llamamiento al PP para que, de una vez por todas, sea capaz de entender que tiene que colaborar para que se produzca la renovación', instó el secretario de Organización, Marcelino Iglesias, al opinar sobre la dimisión de los tres magistrados prorrogados desde noviembre: Eugeni Gay y Elisa Pérez Vera, ambos progresistas, y Javier Delgado, de perfil conservador.

PSOE y PP, cuyo acuerdo es necesario para renovar las vacantes (es necesario el voto de tres quintos del Congreso, 210 diputados), se mantienen enrocados en sus diferencias, sin señales de cambio, según admitían ayer ambas partes.

Desde el PP, su secretaria general, María Dolores de Cospedal, vinculó la renuncia a 'la mala noticia' de la autorización a Bildu para concurrir al 22-M. Aunque Javier Delgado se pronunció en contra, Cospedal se mantuvo en sus trece y rehusó valorar si su partido ha blindado o no el bloqueo del TC. 'No ha habido renovación porque no ha habido acuerdo entre los partidos, pero es la primera vez en la historia que ocurre y es después de una sentencia muy especial', resaltó la número dos del PP.

Trillo dice que 'no se puede demorar más', pero los socialistas recelan

Los conservadores consideran que 'la tensión' que se ha vivido en las últimas semanas en relación con Bildu ha sido el detonante de las dimisiones, informa María Jesús Güemes. Según Cospedal, con un Ejecutivo que 'tome decisiones, hable claro y que no vaya constantemente a la deriva' no se produce 'el caos en todas las instituciones'.

El portavoz de Justicia del PP en el Senado que tardó tres años en desbloquear el pasado año su cupo de vacantes del TC admitió que los parlamentarios 'no pueden sacar pecho' ante la situación. Agustín Conde consideró 'bastante comprensible' la dimisión de los tres magistrados.

La fallida renuncia (el presidente del TC no la ha aceptado) imprime un giro a la situación de bloqueo sobre la que ni PSOE ni PP se atreven a aventurar una solución. Los socialistas son, en cualquier caso, muy escépticos. Los interlocutores consultados por Público recuerdan cómo se prolongó la agonía de la renovación en el Senado y creen que el PP se negará a cualquier avance hasta que se renueve el Parlamento, confiando en un cambio de mayorías.

El resto de formaciones, espectadoras del proceso, exigieron un acercamiento. El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, señaló que PSOE y PP 'deberían avergonzarse de despreciar la Constitución' al impedir la renovación. El responsable de ERC, Joan Ridao, se mostró confiado en que el gesto 'sirva para impulsar los contactos'.

'Tienen que hacer algo porque esto no puede seguir así', apremió desde IU, Gaspar Llamazares. El portavoz del BNG, Francisco Jorquera, achacó las dimisiones al 'bipartidismo' que PSOE y PP han trasladado al TC. 'Qué pena que no hayan dimitido antes de dictar el auto de Bildu', señaló la portavoz de UPyD, Rosa Díez.