Público
Público

La repercusión interna del liderazgo europeo

Los resultados de la Presidencia de turno de la UE marcarán la política española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La contienda interna no desaparece con la Presidencia de la UE. Quedarán ligadas. Para bien o para mal. Varios dirigentes del PSOE consultados por Público conciben este semestre como un arma de doble filo: si se logran los objetivos, la imagen de José Luis Rodríguez Zapatero se verá reforzada; si no es así, el PP atacará. Y aunque haya resultados positivos, analizan algunos socialistas, Mariano Rajoy podría atizar al Gobierno por ocuparse mucho de Europa y poco de los problemas domésticos.

El Ejecutivo, oficialmente, elude hablar de cálculo de rentabilidad. “Nuestro objetivo no es que la Presidencia sea un balón de oxígeno para Zapatero. Representaremos a 27 países, no sólo a España”, subraya Diego López Garrido, secretario de Estado para la UE. Pero el peso en la dinámica interna es ineludible: “No digo que no influya. Queremos que las líneas de la presidencia mejoren la política española: lucha contra la crisis, crecimiento sostenible, cercanía de los españoles a la Unión...”, continúa.


“Que tu país sea protagonista, es positivo para el país, para el Gobierno y para todos –señala Elena Valenciano, secretaria de Política Internacional del PSOE y muñidora del pacto con el PP en torno al semestre europeo–. Si hacemos una buena Presidencia, repercutirá en la valoración del Gobierno y se confirmará que este Gobierno asume las tareas que le corresponden. No contemplo que las cosas salgan mal. Está todo muy preparado. Se mostrará la capacidad de España de forjar consensos en la UE, como ha venido haciendo el presidente. Y Zapatero no dejará de presidir el país. Sería una simpleza pensar que por presidir la UE se desocupa de la política interna”. Fuentes muy próximas a Miguel Ángel Moratinos, ministro de Asuntos Exteriores, ponen en valor la intensa agenda de la Presidencia –con la cumbre clave con Barack Obama a finales de mayo en primer plano– y la “exposición y pedagogía de la política europea”, una baza más para el Gobierno.

Valenciano “confía” –no 'espera', matiza– en que el PP “cumpla su compromiso” de no criticar al Ejecutivo, porque sólo hay desacuerdo con respecto a Cuba. “El PP necesita polarizar la vida política, no aguantará seis meses con o sin Presidencia”, alegan desde Exteriores.

En el PP, indican fuentes del partido, se ve la Presidencia como una oportunidad. Se da por hecho que Zapatero descuidará la crisis, informa María Jesús Güemes. Oficialmente, no habrá oposición, dice José Luis Ayllón, número dos del Grupo Popular en el Congreso: “Debemos ir de la mano Gobierno y PP, porque ganamos todos. Pero si Zapatero no fuera capaz de compaginar Presidencia y crisis, se demostraría lo que siempre hemos dicho, que es el peor presidente de la historia de este país”.

IU exhibe escepticismo: “El tema europeo ya no va a ningún lado. Tiene rentabilidad mínima. No es un valor añadido para Zapatero, que ya cuenta con el consenso en políticas conservadoras como las de Nicolas Sarkozy y Angela Merkel', apunta Gaspar Llamazares. Según el portavoz de la federación en el Congreso, 'la UE está volcada a la derecha, y el presidente no es más que una guinda rosa, y eso impedirá una traducción interna. Tampoco a José María Aznar le sirvió de mucho en 2002. Además, la UE no tiene liderazgo internacional. Está sumida por un bajo perfil institucional (ahí están Herman van Rompuy y Catherine Ashton) y el Gobierno, por suparte, tiene que hacer frente a una crisis que le desborda'.