Público
Público

Los repetidores lastran el nivel del alumnado español

El Informe PISA de la OCDE sitúa a España a la cola de la UE. Un 36% de los examinados llevaba algún curso de retraso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un 36% de los 27.000 alumnos de 15 años que se examinaron en 2009 en España del Informe PISA de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) estaba repitiendo curso inútilmente. Las estadísticas españolas en el prestigioso examen se ven lastradas por los mediocres resultados de estos adolescentes y sitúa el rendimiento medio de nuestros escolares al nivel de Portugal, Italia o Grecia, según los datos que los gobiernos presentaron ayer en todas las capitales de los países participantes.

El nivel en comprensión de lectura se ha recuperado tras el batacazo de 2006. La ministra de Educación de entonces, Mercedes Cabrera, tuvo que hacer frente a duras críticas por el desplome en las notas de los jóvenes que manifestaban una dificultad enorme del alumnado para entender textos. Los nuevos datos demuestran que la radiografía de entonces tuvo errores técnicos, porque los españoles han vuelto al nivel de 2003 en una progresión anómala. Aún así, los estudiantes siguen a la cola de la Unión Europea en lectura, Matemáticas y Ciencias desde hace una década.

'El perfil de los repetidores dice que hay más chicos que chicas, de familias de bajo nivel cultural, cuyos padres se implican poco en el centro y más inmigrantes', detalla el director del Instituto de Evaluación del Ministerio de Educación, Enrique Roca. Con un porcentaje de esos alumnos similar al de los países mejor colocados, los resultados dispararían a España al nivel de Alemania o Japón. 'Este sistema educativo se deja atrás a un tercio de los alumnos, cuyos resultados son, además, comparativamente decepcionantes', señala el informe a la vez que elogia los resultados de los alumnos de 15 años que están en su curso: 4º de ESO.

El informe advierte de que esos repetidores acabarán abandonando el sistema con un título básico de educación. 'Hay que cambiar el sistema, porque ahora mismo otorga todo o nada a los alumnos. Un repetidor de 16 años sale al mundo laboral con el mismo título que tiene un niño de 12 años cuando en realidad ha aprendido más cosas y eso hay que reconocérselo', analiza el secretario de Estado de Educación, Mario Bedera.

Los resultados del Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos (PISA) son diseccionados en multitud de factores que explican los porcentajes de resultados. El examen de 2009 señala que ahora mismo un 19,6% de los alumnos de 15 años no ha adquirido los conocimientos necesarios para tener éxito escolar. Ese porcentaje es similar al que ha obtenido Francia, donde un 20% han sacado insuficiente en lectura. Sin embargo, entre los jóvenes galos hay un 31% de estudiantes en los niveles más altos y en España, sólo un 21%.

Los alumnos excelentes son muy escasos en España. Tan solo un 3% alcanza los máximos resultados. En los países de más éxito, como Corea del Sur, Finlandia y Canadá, este tipo de escolares están por encima del 13% del total. Bedera recordó que el Gobierno ha impulsado para el próximo cursos, junto con las comunidades autónomas, un programa para profundizar en el aprendizaje de los alumnos de alto rendimiento. 'Hay que pensar en el futuro y en este asunto no podemos equivocarnos', destacó.

Pese a que los resultados globales son mediocres, el sistema educativo español destaca por su igualdad. Las diferencias entre comunidades autónomas apenas llegan al 4%. Y entre centros, la distancia es del 19,5%, el segundo mejor porcentaje tras Finlandia. 'Podemos decir que en España un alumno puede cambiar de centro y de comunidad autónoma sin que se ponga en riesgo su rendimiento', explicó Bedera.

La gran diferencia entre los alumnos se encuentra dentro de los centros, donde hay distancias de hasta un 69,8%. Este dato aporta información muy valiosa sobre los defectos de los colegios españoles. La educación es muy poco personalizada y el éxito de los alumnos depende del nivel cultural de los padres o de su implicación en las actividades del instituto. Las notas en comprensión lectora de los estudiantes en cuyas casas hay entre 200 y 500 libros es un 20% superior a la de los que declaran que en su casa apenas hay una decena de ejemplares en la biblioteca.