Público
Público

Repudio general a la 'broma' de Peces-Barba sobre Catalunya

Artur Mas insta a los catalanes a rechazar "a los padres que te quieren mal". El ponente de la Constitución ve "muy diferente" bromear sobre los bombardeos de Barcelona y sobre ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las polémicas declaraciones de Gregorio Peces-Barba sobre Catalunya han suscitado escándalo en medios políticos y sociales catalanes. Los sucesivos ensayos del expresidente del Congreso por apagar el incendio no han hecho más que agudizar el malestar y estupor ante la extemporaneidad de la broma de Cádiz y sus apostillas posteriores acerca de su alusión a los bombardeos de Barcelona.

En un coro de críticas y condenas, jaleadas por la fiebre electoral, el propio Artur Mas expresó ayer en tono grave su repudio total a 'los padres que te quieren mal', en alusión a las reflexiones públicas del padre socialista de la Constitución. 'Si estos son los padres, que dios nos guarde de estos padres; que estén bien lejos', clamó en un acto electoral en Girona. El president situó las palabras de Peces-Barba en el contexto de los 'ataques a la identidad' y la lengua de Catalunya y aprovechó para pedir la respuesta en las urnas el 20-N con el voto a CiU.

Más explícito se mostró el portavoz del Govern, Francesc Homs, quien no dudó en calificar las palabras del histórico dirigente socialista como la expresión de una visión imperialista y colonial. Homs afirmó que los comentarios 'dan pena' y subrayó que el uso del verbo 'quedarse' al aludir a la opción de Portugal o Catalunya en la doble sublevación de 1640, 'destila una perspectiva de la vida ciertamente imperialista, tratándonos como si fuésemos una colonia'.

'Por mucho que diga que es una broma, es evidente que es una broma de muy mal gusto', añadió Homs en declaraciones a Catalunya Ràdio. El portavoz del Govern calificó de 'aún más inquietante el silencio de muchos líderes de la política española' y denunció el 'gran menosprecio' existente hacia Catalunya en muchos ámbitos de la política española, sea el PP o el PSOE.

Cabe decir que el Gobierno se pronunció ayer por boca del portavoz, José Blanco, quien definió lo dicho por el expresidente del Congreso como 'una declaración desafortunada'. 'Da igual apostilló que lo diga Gregorio Peces-Barba, Duran i Lleida o Ana Mato', en referencia a recientes expresiones igualmente incendiarias de estos dos dirigentes políticos.

La diputada Soraya Sáenz de Santamaría también expresó el disgusto del PP y lamentó genéricamente las declaraciones que 'colaboran en la dialéctica entre separadores y separatistas'. La dirigente del PP recurrió a la equidistancia y pidió reflexión a 'unos y otros', alegando que 'no se pueden pasar el día hablando sobre la independencia'.

En esta dinámica, Peces-Barba volvió ayer al epicentro del pequeño terremoto con afán exculpatorio aunque con dudoso resultado. En declaraciones a la emisora RAC1, el expresidente del Congreso fue interrogado sobre si se podría bromear también sobre los crímenes de ETA o el bombardeo de Gernika. '¡Hombre vamos, es que son cosas muy diferentes!', zanjó el veterano político socialista, quien se tomó con ironía el impacto de su jornada gaditana en los medios catalanes. 'Yo no me merezco un trato superior en la prensa al que le han dedicado a Duran i Lleida por sus palabras', afirmó en referencia a las declaraciones del dirigente de CiU sobre el uso del PER por los agricultores andaluces.

La nota gruesa del caso la puso el diputado de ERC, Joan Tardá, quien insultó gravemente a Peces-Barba en Twitter, precisando luego a través de Facebook que 'en ningún momento he querido ofender a la madre de este señor'.