Público
Público

La reunión de Rajoy y Merkel se queda en una charla de pasillo

Mantienen una breve conversación en la cumbre UE-Latinoamérica, a la espera de la reunión bilateral del próximo 4 de febrero en Berlín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y la canciller alemana, Angela Merkel, mantuvieron este domingo una breve charla en la que han tenido oportunidad de confrontar sus puntos de vista sobre el crecimiento europeo y los esfuerzos que les corresponde a cada país. Rajoy y Merkel tuvieron anoche un primer contacto en Santiago de Chile, durante la cena que reunió a los mandatarios que participan en la cumbre UE-América Latina y Caribe, y, en el mismo, según informaron fuentes del Gobierno español, hablaron del próximo presupuesto comunitario y del proceso de integración europea. Fue en esa conversación cuando quedaron en verse al día siguiente de forma más detenida para seguir analizando diversos asuntos del futuro de la UE.

Se esperaba algo más de esa reunión entre el presidente del Gobierno y la canciller alemana, pero al final ha quedado  en un breve encuentro que, según fuentes del Ejecutivo, ha durado unos diez minutos y ha tenido como eje central las perspectivas financieras y la integración europea con vistas al Consejo Europeo que se celebrará en Bruselas la próxima semana. Hoy, ambos entraron juntos en el salón de sesiones de la cumbre y conversaron brevemente para intercambiar sus puntos de vista sobre asuntos como la necesidad de aplicar políticas de crecimiento.

Ha habido en los últimos días cierto cruce dialéctico entre ambos en relación este asunto. El pasado viernes, en Davos (Suiza), la canciller recordó que en España el desempleo juvenil supera el 50% y abogó por aplicar 'medidas puente' en algunos países hasta que las reformas estructurales que han puesto en marcha tengan efecto y contribuyan a reducir el paro. Ante esas palabras, Rajoy, al día siguiente, en Chile, dijo que hay que exigir a los países de la UE que están en condiciones de poner en marcha políticas expansivas, como es el caso de Alemania, que las apliquen, porque es necesario que crezca la Europa comunitaria. A su vez, la canciller, también en la capital chilena, contestó ayer a Rajoy asegurando que su país hace ya su parte y está realizando su aportación para lograr una zona euro 'robusta', y sugirió que España aproveche sus ventajas competitivas para exportar más a América Latina.

Rajoy y Merkel seguirán hablando de ello con más calma en la cumbre hispano-alemana que presidirán ambos en Berlín el próximo 4 de febrero.

En el marco de la cumbre CELAC-UE, el presidente del Gobierno mantuvo el sábado breves conversaciones con el presidente de Cuba, Raúl Castro, y con la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner. También conversó con los mandatarios de Uruguay, Guatemala. Honduras, Portugal y el presidente de Francia. Durante la cena habló largamente con el presidente de Mexico, Enrique Peña Nieto, sentado a su lado, y después mantuvo una charla con la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla.

En su intervención ante el plenario de la cumbre,  Rajoy ha realizado un análisis de la coyuntura económica de la zona euro y de América Latina, haciendo hincapié en el mensaje de que la respuesta debe ser coordinada en todos los ámbitos. Además, ha apostado por reformas estructurales, normalización de los mercados financieros y profundización en la integración económica evitando el proteccionismo. En este contexto, el jefe del Ejecutivo español ha expuesto ante sus colegas europeos y latinoamericanos los cinco ejes que viene defendiendo en los últimos meses: fortalecer la Unión Europea, hacer reformas por parte de todos, garantizar la financiación, acometer reformas estructurales en el ámbito nacional y apostar por la consolidación fiscal, según han indicado las fuentes consultadas.

Tras asegurar que es 'necesario avanzar en la integración', el presidente del Gobierno español ha defendido hacer una política macro común, de forma que los países que puedan, hagan un mayor esfuerzo, mientras que los demás realicen a su vez esfuerzos de consolidación fiscal. De esta forma, ha explicado Rajoy, si todos hacen un esfuerzo según sus posibilidades el resultado final será el crecimiento.

Asimismo, Rajoy ha puesto en valor las empresas españolas que han aumentado sus inversiones en América Latina y tienen voluntad de permanencia en esta región, usando recursos locales y contratando mano de obra de esos países.