Público
Público

Reus rechaza prohibir el burka y encarga un informe jurídico

El dictamen se centrará en su uso en dependencias municipales y en la calle

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni moción ni decreto, de momento, que prohíban el velo integral en Reus (Tarragona). Tras un intenso debate, en el pleno celebrado este viernes no prosperó ninguna de las dos propuestas que lo pedían. No obstante, el alcalde del municipio, Lluis Miquel Pérez (PSC) encargará un informe a los servicios jurídicos para estudiar la pertinencia, la necesidad y las competencias del consistorio para prohibir el burka y el niqab.

Este informe no se centrará sólo en el uso de estas prendas en dependencias municipales, tal como prohíben otros ayuntamientos, sino también en la vía pública. En función del dictamen, el primer edil firmará un decreto de alcaldía sobre la regulación del velo integral en la ciudad. Si se suma al veto, Reus será la quinta ciudad catalana en prohibir esta vestimenta, tras Lleida, El Vendrell, Tarragona y Barcelona.

Los dos concejales de ICV forzaron esta solución salomónica al bloquear con su abstención la moción presentada por socialistas y republicanos, y rechazar la moción presentada por la oposición (CiU-PP). 'No apoyaremos sucedáneos llenos de eufemismos', argumentó el portavoz ecosocialista, Albert París.

En la misma línea que la Asociación de Musulmanes de Reus y el Baix Camp, ICV teme que el discurso de fondo sea antiinmigrantes y desencadene más prohibiciones que afecten a la convivencia. 'Primero fue el padrón, luego las ayudas sociales, ahora el burka. Todo este juego empaña la integración y no caeremos en eso', aseveró.

Las formaciones intentaron alcanzar un acuerdo de mínimos y presentar una postura unitaria. Pero la insistencia de la oposición en incluir los términos burka, niqab e inmigración chocó de lleno con las reticencias de PSC y ERC.

'Si a alguien le interesa reglamentar que se vaya con la cara destapada en los edificios públicos, lo regulamos, pero no mezclemos otros motivos', reprochó la portavoz republicana, Empar Pont. Ambas formaciones insistieron en que su moción, más que para regular el burka, era para neutralizar la presentada por la oposición. 'La sociedad no avanza con prohibiciones, sino con diálogo', remachó Pont. Pero ICV frustró el objetivo.

Desde CiU, Carles Pellicer retó al Gobierno local (PSC-ERC-ICV) a 'no esconder la cabeza bajo el ala' y a 'debatir abiertamente sobre inmigración'. 'El burka no es un problema de identificación y seguridad, sino de opresión y un insulto intolerable a la democracia, a la mujer y a la libertad', dijo el portavoz del PP, Miquel Ángel López Mallol.