Publicado: 26.10.2010 19:10 |Actualizado: 26.10.2010 19:10

Una revista humorística denuncia su "secuestro" por meterse con el Papa

La imprenta se ha negado a entregar los ejemplares de 'Retranca', que este mes dedica su portada al elevado coste que supone la visita de Benedicto XVI a Santiago

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director de la revista humorística Retranca, Kiko da Silva, ha denunciado hoy el "secuestro" del último número de la publicación, dedicado a la visita del Papa a Santiago de Compostela. La portada, crítica con la parada y fonda de Benedicto XVI en la capital gallega, muestra al Pontífice bajo una lluvia de billetes y un titular que cifra su coste en tres millones de euros.

La cabecera, que aglutina a los mejores profesionales del cómic gallego y cuenta como invitados con firmas de publicaciones como El Jueves, no ha podido salir este mes a la calle porque la imprenta se ha negado a entregar los ejemplares. "Pensé que estaban de coña, pero no, iban en serio", explica Da Silva, que ha calificado la "censura" de "indignante y delirante".

"La decisión es absurda y no tiene pies ni cabeza. El dueño de la imprenta nos dijo que no nos entregarían los ejemplares porque moralmente no están de acuerdo con los contenidos y que harían todo lo posible para que no viesen la luz. Literalmente, aseguraron que no iban a darle publicidad a este tipo de blasfemias", afirma el director de Retranca, caracterizada por apuntar sin remilgos a diestra y siniestra (Zapatero, Rosa Díez y Feijóo han protagonizado su primera plana) en función de la actualidad (de la fusión de las cajas gallegas a la huelga del metal en Vigo). "Ahora, con el Papa en Galicia, la portada era obvia. Es lo más chisteable del momento", apunta este ilustrador vigués nacido en 1979, quien "probablemente" denunciará a la imprenta "por incumplimiento de contrato y por daños y perjuicios".

El responsable de la misma, Francisco Jiménez Godoy, justifica que se han negado a editar la revista porque "ha cambiado sus contenidos y se mete de una manera desproporcionada con el Papa". Hasta ahora, reconoce, no habían tenido problema alguno con las mofas de políticos, pero defiende su "libertad" para no sacar este número a la calle y esgrime que "no tenemos ningún tipo de contrato" con Retranca.

Da Silva, en cambio, apunta que los pagarés pendientes de pago son una prueba de vinculación laboral con la empresa, que tiene su sede en Murcia.

El director de Industrias Gráficas Jiménez Godoy ha insistido en que, por su parte, "hay un poco de tolerancia" y en que no tienen ningún inconveniente para publicar todo tipo de contenidos, excepto los pornográficos: "No nos sentimos a gusto con ese material". En cuanto a los relativos a la Iglesia, como es el caso, "cuando son totalmente desproporcionados usamos nuestro derecho a no publicarlos".

Da Silva deja claro que fueron los responsables de la imprenta quienes se pusieron en contacto con Retranca para imprimir la revista y que, cuando se llegó a un acuerdo, en ningún momento se planteó que hubiese algún tema indigno de publicación, tocase a la Iglesia o no. "No nos dijeron nada al respecto. Nuestra tendencia es no juzgar a los demás. Cuando trabajo con la gente, no pregunto en quién cree o a quién vota", aclara Da Silva.

Preguntado por si se declaran católicos, el director de Industrias Gráficas Jiménez Godoy ha respondido: "Sí, sí".