Público
Público

La revolución silenciosa del mundo rural

El 30% de los titulares de las explotaciones agrarias es mujer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Haydee Castillo y Montserrat Cortiñas viven a unos 8.500 kilómetros de distancia, pero tienen muchas cosas en común: ambas son mujeres rurales, luchan por la defensa de su colectivo desde sendas organizaciones y alertan de que las mujeres y su trabajo en el campo permanecen muchas veces en la sombra, y eso que en España ya el 30% de las explotaciones agrarias está en manos femeninas.

Haydee vive en Nicaragüa y Montserrat en Galicia. No se conocen de nada, pero el próximo viernes ambas celebrarán en sus países el Día Internacional de las Mujeres Rurales. La semana pasada, en los actos previos de conmemoración, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, señaló que 'millones de mujeres han contribuido a cambios profundos en la sociedad, en la cultura, en las mentalidades y en la generación de derechos'. La ministra hacía estas declaraciones en Cabezón de la Sal (Cantabria) en una celebración junto a la federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur). Montserrat Cortiñas es la secretaria de esta organización y considera que las cosas están cambiando 'significativamente'. 'Muchas tienen iniciativas emprendedoras, con artesanía, turismo o transformando productos agrarios', señala esta mujer.

El papel de las inmigrantes en el campo es ahora fundamental

En España, el 84,5% de la superficie se considera rural, y en Castilla y León ese porcentaje se eleva hasta un 96,5%, según datos de Fademur. La población rural suma 8,1 millones de personas (el 17,5% del total) y de ellos, más de la mitad son hombres. La estadística muestra que ellas cada vez son más importantes en la gestión de los recursos, aunque el problema reside en que hay pocas mujeres jóvenes dispuestas a recoger el relevo generacional. Al dato de que casi un 29% de los titulares de explotaciones es mujere, hay que agregar que sólo el 9% de esos terrenos lo lleva mujeres con menos de 40 años.

Además, la mayor parte de las agricultoras y ganaderas tienen pequeñas explotaciones y un 70% de las titulares reside en zonas desfavorecidas.

'Muchas de ellas claro que quieren quedarse en sus pueblos, pero para eso hay que mejorar el acceso a las nuevas tecnologías. Nuestra idea es que las mujeres no lleguen a irse nunca del campo, que no pierdan esa vinculación', señala Cortiñas.

El próximo viernes se celebra en todo el mundo el Día de las Mujeres Rurales

Esta mujer señala la importancia de las inmigrantes en la recuperación del campo. 'Tenemos tareas pendientes con ellas, hay que ayudarlas más. A veces manejarse en los pueblos es más difícil todavía que en las grandes ciudades', reflexiona Montserrat Cortiñas. Su asociación promueve distintas actividades para ayudar a las inmigrantes a gestionar las matrículas escolares de sus hijos o a pedir la tarjeta sanitaria.

Para Haydee Castillo, que vive en Nicaragüa, el problema ya surge en los países de origen de esas inmigrantes porque no hay un acceso a la educación. 'Las madres, por la crisis, tienen que elegir a cuál de sus hijos mandan a clase y apuestan por el varón', denuncia Castillo, destacada activista del feminismo centroamericano y colaboradora habitual de la ONG Ayuda en Acción. Además, las mujeres rurales en Latinoamérica se encuentran con otros problemas como las malas infraestructuras. 'Los caminos están en mal estado, el precio del pollo se ha triplicado en los últimos meses...', critica esta mujer.

Además, las que quieren emprender negocios agrarios chocan con el machismo. 'A ellas no se les da una oportunidad, reciben salarios mucho más bajos que los de los hombres y en los pueblos tienen además que cuidar de hijos y ancianos', concluye.