Público
Público

El rey, media docena de veces al quirófano

Varias lesiones deportivas, varices y un nódulo pulmonar llevan al monarca la Hospital cada cierto tiempo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El rey Don Juan Carlos, de 73 años, ha pasado por quirófano en media docena de ocasiones como consecuencia de lesiones deportivas, problemas de varices y para extirparse un nódulo pulmonar que resultó benigno.

De nuevo este viernes, el monarca ha ingresado en el Hospital USP San José de Madrid para que le reconstruyan su rodilla derecha por medio de una artroplstia, aunque aún no se ha precisado si se le colocará una prótesis o no.

Don Juan Carlos ha decidido pasar de nuevo por quirófano con el fin de resolver los 'dolores articulares' que venía padeciendo 'como consecuencia de antiguas lesiones producidas en prácticas deportivas' y que dificultaban su actividad física habitual, según la Casa del Rey.

Las molestias en su rodilla derecha vienen de lejos. El invierno de 1991, el monarca se lesionó practicando esquí y tuvo que acudir al quirófano el 30 de diciembre del mismo año para solucionar sus dolencias.

Un esquiador le había derribado involuntariamente mientras esquiaba en Baqueria Beret y Don Juan Carlos fue operado en el hospital madrileño Puerta de Hierro de una lesión en la rodilla derecha que también le había dejado afectado al platillo tibial externo. Cuatro meses de muletas palieron las molestias de Juan Carlos que caminó apoyado de bastones hasta abril de 1992.

Pero éste no ha sido el único accidente deportivo. En 1981, el jefe del Estado chocó con una puerta de cristal que da al jardín del Palacio de la Zarzuela después de jugar un partido de squash, lo que le provocó heridas en varias partes del cuerpo, tórax, muslo, antebrazo izquierdo, manos y nariz. Tuvo un mes el brazo izquierdo escayolado porque un cristal le había cortado el nervio radial.

Dos años despues, sufrió una caída en la estación suiza de esquí de Gstaad que le provocó una fisura de pelvis. Tuvo que guardar cama un mes y llevó muletas durante semanas. Además, como consecuencia del percance, se le detectó una fibrosis que le extirparon.