Público
Público

Una riña en la web acaba en agresión en el Metro

Detenido en Madrid un joven antifascista por golpear a un ultra con el que se había retado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

Del teclado a los puños. La policía ha detenido a Rubén B. A., un joven de 19 años, acusado de golpear violentamente a otro, de 18, Aitor H. A., en el Metro de Madrid. El motivo: las discrepancias ideológicas que ambos habían mantenido recientemente en diversos foros de Internet donde jovenes radicales de ultraizquierda y extrema derecha intercambian insultos y amenazas. Según fuentes policiales, el agresor se define como antifascista y, al ser arrestado, identificó a su víctima como 'un puto nazi'.

Los hechos ocurrieron cerca de las 11:00 horas de la noche el pasado 12 de marzo, en un convoy de los que cubren la Línea 3 del Metro madrileño, a la altura de la estación de Delicias. Según se observa en la grabación de las cámaras de seguridad, que fueron adelantadas ayer por la agencia EP, Rubén camina por el vagón y, al ver a Aitor, que se encuentra sentado, tira al lado contrario la mochila que lleva y le propina a este una patada en la cara sin que parezca mediar provocación.

Rubén asegura que la víctima insultó a su amigo Palomino, muerto por un ultra

Inmediatamente, el joven agresor se lanza sobre él y le golpea repetidamente con los puños, además de lanzarle una patada más. Aitor, que se acurruca sobre el asiento, en ningún momento puede defenderse. La escena coge por sorpresa a los otros pasajeros, la mayoría de los cuales intenta alejarse del lugar sin intervenir. Sólo al final de la agresión se ve un par de manos que intentan frenar el ataque de Rubén.

Instantes después, se observa la llegada de dos hombres que consiguen detener al joven antifascista. Se trata de dos policías que viajan de paisano en el convoy, según informó ayer la Jefatura Superior de Madrid. Según estas fuentes, Rubén justificó la agresión ante ambos agentes en que la víctima era un 'puto nazi'. La víctima, sin embargo, niega cualquier militancia radical.

Aitor niega cualquier provocación o tener vinculación política

Pese a ello, la policía considera que la agresión sí tiene un trasfondo ideológico, y que víctima y agresor, que coincidían habitualmente en los transporte públicos cuando iban y venían del trabajo, ya habían mantenido enfrentamientos en foros de Internet e, incluso, en algunas concentraciones en las que grupos de uno y otro signo se retan. Pese a ello, en los archivos policiales no constan antecedentes de ninguno de ellos.

Según relataba ayer a Público un amigo del agresor, Rubén ha asegurado que, cuando pasaba junto a Aitor en el Metro, oyó cómo insultaba a Carlos Palomino, un joven antifascista asesinado de una puñalada en el corazón en noviembre de 2007 en la misma línea de Metro donde ha ocurrido ahora la brutal agresión y del que el agresor se declaraba amigo. En ese momento, según estas fuentes, Rubén 'no se pudo contener y lo golpeó. Pero ahora está arrepentido', añaden.

La víctima ha denunciado que sigue coincidiendo con su agresor

Esta versión es negada por Aitor. Familiares de este insistían ayer a EP que la agresión se produjo sin mediar provocación y que el joven agresor, mientras le golpeaba, repetía que cuando 've a un fascista, le pega'.

El juez que instruye la agresión envió en un primer momento a prisión al agresor. Diez días después, lo puso en libertad provisional con la orden de mantenerse alejado de su víctima a más de 500 metros. Sin embargo, Aitor, que ha estado de baja dos semanas por la lesión en el ojo derecho que sufrió, ha denunciado que desde entonces sigue coincidieron con Rubén en el transporte público, ya que ambos siguen haciendo el mismo recorrido camino de sus respectivos trabajos.