Público
Público

Roca acusa a Julián Muñoz de actuar en nombre de Jesús Gil

Niega haber participado en la confección de un convenio urbanístico irregular

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presunto cerebro de la trama Malaya de corrupción, Juan Antonio Roca, manifestó ayer que fue el ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz, quien suscribió el convenio que permitió aumentar la edificabilidad de una parcela en Puerto Banús, cuya venta supuso en un año, según la Fiscalía, un beneficio de seis millones de euros, un negocio conocido como Crucero Banús y en el que Roca entró con un 15% de participación. Roca, que demostró durante su declaración un conocimiento exhaustivo del sumario, respondió a preguntas del abogado de la Junta de Andalucía que ejerce la acusación popular en este caso sobre la intervención que tuvo Muñoz, que este se limitaba a 'ir a firmar', y agregó que lo hacía cuando lo llamaba el alcalde porque este 'no firmaba nada'.

Fue Roca en estado puro. En las primeras horas, corrigió a los abogados ('se lo explico por cuarta vez', le espetó a uno) que lo interrogaban, marcó el ritmo de la sesión y se permitió un descanso cuando quiso. Sobre Crucero Banús, defendió que nada tuvo que ver con la recalificación de la parcela y que fue el entonces alcalde Jesús Gil quien lo habló todo con el ex edil gilista Pedro Román, máximo accionista de la inversión. 'Yo lo podía haber negociado y haber sacado una mejor compensación, pero quien tenía la dirección del proyecto era Román; los que tienen el poder toman decisiones y luego dan cuenta. Esto se hace así', le dijo al abogado del Ayuntamiento de Marbella. Según Roca, 'no quería que se diera un trato de favor a Román', por ser quien es, y por eso pidió que se subieran las compensaciones.

Corrigió a los abogados y llegó a marcar el ritmo de la sesión

Es la segunda jornada en la que comparece Roca. El lunes respondió al fiscal Anticorrupción, Juan Carlos López Caballero, y ayer a las preguntas de las acusaciones de la Junta y del Ayuntamiento de Marbella. Ante la insistencia del letrado sobre los cheques bancarios con los que Roca hizo su aportación de 745.000 euros para formar parte de la sociedad Lispag (constituida en 2001 en Suiza mediante administradores fiduciarios para hacerse con la española Yambali, propiedad de la mencionada parcela de Puerto Banús) el presidente del tribunal, José Godino, celebró un careo entre Pedro Román y Juan Hoffmann, ambos acusados, para conocer si efectivamente se habían ingresado los cheques de Roca. Román dijo que no se acordaba.

Roca reiteró que aportó a Román cuatro cheques bancarios y 50.000 euros en efectivo que sumaban 742.000 euros de su aportación y Román, que no recordaba tampoco cuántos talones fueron, insistió en que Roca 'pagó hasta la última peseta'.

En relación con la posterior venta del 90% de las participaciones de Yambali al empresario granadino José Ávila Rojas, también imputado en el caso, manifestó que supo que este era el comprador cuando la operación 'ya estaba negociada y acordada' porque quien 'tripulaba' la sociedad era el promotor inmobiliario y ex edil Pedro Román, que tenía el 62,5% de las acciones.

Roca tuvo tiempo para afirmar que nunca fue empleado directo del ayuntamiento, ni funcionario, y que no formó parte del Grupo Independiente Liberal (GIL), ni votó a este partido hasta el punto de que Gil le decía que era alcalde de Marbella 'por cualquiera' menos por él. El juicio del caso Malaya cuenta con 95 procesados, entre los que hay ex alcaldes y ediles, abogados y empresarios.