Público
Público

Rouco carga contra el matrimonio gay y las parejas de hecho en la semana de su reelección

Afirma que "dificultan gravemente la salida de la crisis de la familia".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio María Rouco Varela, opta este semana a le reelección. Quizá por eso abrió la XCVII Asamblea Plenaria de la CEE, la que que tiene que reelegirle, con un discurso duro en el que arremetió con fiereza contra el matrimonio gay y las parejas de hecho.

El presidente de la CEE cree que la reducción de la institución matrimonial a una convivencia de pareja sobre la base del afecto, independientemente del sexo de los contrayentes, recogida en el Código Civil español, 'dificulta gravemente la salida de la crisis de familia'.

Además, el cardenal Rouco se refirió a la misión de la escuela que, según indicó, se ve 'seriamente entorpecida y aún imposiblitada' cuando no cuenta con la colaboración de los padres y de una vida familiar 'acorde con la ley natural y divina'. En este sentido, afirmó que el Estado 'no puede sustituir ni suplir' el papel de la escuela ni de la familia.

En su largo discurso, Rouco habló de muchos asuntos, hasta de Internet, foco de 'relativismo' para el prelado. Según Rouco, la Red es un instrumento 'poderosísimo' para informar y comunicar globalmente ante acontecimentos como las revueltas en el mundo árabe, pero también propaga fórmulas de vida 'menos acordes a la dignidad humana' que exponen a los jóvenes de 2011 al 'todo vale', a la vida 'virtual' que ofrecen las redes sociales y a la 'incertidumbre'.

En este sentido, el cardenal Rouco inisitió en que los jóvenes no sólo están expuestos a la 'influencia desorientadora del relativismo' y de una actitud guiada por la 'indiferencia hacia el bien' sino también por una coyuntura histórica caracterizada, a su juicio, por 'una crisis económica, sociopolítica, cultural y ética con pocos precedentes'.

Así, remarcó la importancia del acontecimiento de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Madrid 2011 , en un momento en que Dios 'tampoco se libra de la sospecha sistemática', para continuar una 'evangelización de los jóvenes que les posibilite y facilite vivir enraizados y edificados en Cristo con una inquebrantable firmeza de fe'.