Público
Público

Rouco defiende a los fieles: "Se han metido con ellos"

El arzobispo de Madrid defiende la actitud de "amor cristiano" incluso en los momentos en que "se han metido con ellos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los peregrinos que participaron la semana pasada en Madrid en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) fueron 'valientes' y 'verdaderos cristianos' ante aquellos que 'se han metido con ellos', en referencia a los laicos que participaron en las protestas contra el empleo de fondos públicos para financiar esta cita confesional.

El cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, dibujó así su particular versión de los incidentes acaecidos el pasado miércoles, cuando la marcha laica que había sido autorizada por las autoridades para protestar contra el coste público de la visita papal fue interrumpida por los gritos y provocaciones de algunos jóvenes católicos. 'Ni con esas', señaló el cardenal Rouco Varela. 'La respuesta ha sido la de siempre, la del testimonio de la alegría y del amor cristiano', señaló el cardenal y arzobispo de Madrid.

El cardenal afirma que los peregrinos fueron «valientes» ante los laicos

Las palabras de Rouco Varela fueron corroboradas por el director general de la JMJ, Yago de la Cierva, quien recalcó que, entre los dos millones de jóvenes que la organización del evento calcula que acudieron a ver al papa Benedicto XVI en Madrid, 'no ha habido ningún accidente, ninguna intoxicación etílica, a pesar de venir de la civilización del botellón'.

En una rueda de prensa valorativa de las jornadas, la última que ofrecen los organizadores de este macrofestival de la fe que ha paralizado Madrid durante una semana, Rouco destacó la 'enorme intensidad' de lo vivido en Cuatro Vientos, especialmente durante la tormenta que interrumpió el discurso de Benedicto XVI. 'El papa no quiso dejar a los jóvenes solos, lo tenía muy claro', afirmó el purpurado, quien calificó al pontífice de 'gigante de la fe y de la humanidad'.

Los organizadores destacan que no hubo «ninguna intoxicación etílica»

'No nos equivocamos si decimos que hubo dos millones de jóvenes', ha destacado un orgulloso Rouco Varela. No obstante, el purpurado rechazó posicionar la JMJ celebrada en Madrid en un ranking de las mejores Jornadas Mundiales de la Juventud porque, según ha recordado, 'en la Iglesia no hay liga pastoral'. En cualquier caso, sí destacó que los datos de la JMJ de Madrid 'han superado' prácticamente todos los números de las celebradas anteriormente. También los económicos, resaltó, aunque no quiso entrar a valorar las cifras ofrecidas estos días por los comerciantes madrileños.

Para el cardenal, resultó especialmente emocionante la jornada en la que Joseph Ratzinger visitó el Instituto San José, así como el récord de confesiones en el Parque del Retiro, donde se instalaron 200 confesionarios. Según las estimaciones ofrecidas ayer por la JMJ, la semana pasada se dieron 40.000 confesiones en el parque madrileño y 15.000 sacerdotes participaron en las mismas en uno u otro momento de las jornadas.

Por su parte, Yago de la Cierva tuvo que admitir la existencia de fallos en la organización de la JMJ de Madrid. 'Somos conscientes desde dentro de que no todo ha salido bien', subrayó el director general, quien enumeró problemas en el reparto del agua y la comida en el aeródromo de Cuatro Vientos y la distribución de las acreditaciones y las invitaciones a los peregrinos.

Así, los jóvenes acabaron rompiendo varias tuberías en Cuatro Vientos que ayer, pese al compromiso de que quedaría limpio de inmediato, continuaba siendo un vertedero; alrededor del 7% de las comidas unos 20.000 picnics se quedaron sin repartir; varios periodistas y peregrinos no pudieron entrar el sábado a la vigilia y la web de la JMJ estuvo fuera de servicio prácticamente durante los cuatro días de visita papal. No obstante, en líneas generales, los organizadores calificaron de 'rotundo éxito' la celebración de la JMJ.