Público
Público

Rouco: "Sólo esta familia puede salvar a Europa"

El cardenal de Madrid carga contra el aborto, el divorcio y el matrimonio homosexual. Su tesis apocalíptica augura un futuro "desolador". La misa reunió a 50.000 fieles, la mitad que en 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sin la familia cristiana, el caos. El cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, trazó ayer el 'panorama oscuro y desolador' que en su opinión vive la sociedad europea y, especialmente, la española por culpa de 'otros pretendidos modelos de familia' y por las legislaciones relativas al aborto, el divorcio o la eutanasia. 'Sin la familia cristiana, Europa se quedaría sin hijos', llegó a decir el purpurado.

Rouco hizo una nueva demostración de fuerza en la plaza de Lima de Madrid, donde se congregaron cerca de 50.000 personas de toda Europa. En esta ocasión, hubo muchos menos los fieles que en las dos anteriores ediciones, celebradas en la amplia plaza de Colón. La organización cifró el número de asistentes en esta edición en un millón (en 2008, calculó dos millones). La Delegación del Gobierno y la Policía no hicieron estimaciones.

La celebración comenzó con villancicos y acabó con una adelantada cabalgata de los Reyes Magos. Rouco Varela fue el único que rompió el carácter festivo de la misa de las familias. 40 obispos españoles entre ellos, el nuevo nuncio, Renzo Fratini y 14 prelados europeos acompañaron al cardenal de Madrid. Algunos intervinieron presentando a los centenares de familias llegadas de Holanda, Italia, Polonia, Alemania o Francia.

La organización reconoce haber perdido asistentes respecto a 2008

La gran mayoría pertenece al Camino Neocatecumenal, cuyo iniciador, Kiko Argüello, llevó la batuta de la animación de las horas previas con su guitarra y sus llamamientos a la conversión. Ni el propio Argüello ni los obispos que tomaron la palabra se salieron del guión, que pretendía celebrar un acto despolitizado.

Tampoco lo hizo el papa Benedicto XVI, quien participó en el evento por videoconferencia desde Ciudad del Vaticano. El sumo pontífice incidió en que 'la familia es la mejor escuela donde se aprenden a vivir aquellos valores que dignifican a la persona y hacen grandes a los pueblos'.

Rouco Varela sí advirtió de que la situación en Europa 'se agrava' y que 'su futuro moral, espiritual e incluso biológico pasa por la familia'. Con inusitada dureza, el cardenal mostró su repulsa a 'otros pretendidos modelos de familia' que 'parecen adueñarse, avasalladoramente y sin réplica alguna, de la mentalidad y de la cultura de nuestro tiempo'.

La ley 'acompaña y estimula' el aborto en los primeros meses, dice Rouco

'El panorama que presenta la realidad de la familia en la Europa contemporánea no es precisamente halagüeño', prosiguió Rouco, quien denunció las nuevas plagas que afectan a la sociedad del Viejo Continente. Entre ellas, 'la facilitación jurídica del divorcio hasta extremos impensables hace poco tiempo y asimilables al repudio', que trae 'dramáticas consecuencias', especialmente para los hijos.

Otra de las plagas que vaticina Rouco es consecuencia de 'la creciente difuminación, cuando no la eliminación, primero cultural y luego legal', de la consideración del matrimonio como 'la unión irrevocable de varón y mujer en íntima comunidad de amor y vida, abierta a la procreación'.

Sin citar la nueva Ley del Aborto, Rouco Varela arremetió contra 'el supuesto derecho al aborto en los primeros meses del embarazo' que se da 'en un sector cada vez más importante de la sociedad y en la legislación que la acompaña y estimula'.

Por último, el cardenal incluyó dentro de sus advertencias la percepción de que 'se ve cada vez más en peligro la vida de las personas con discapacidades varias, enfermos terminales y ancianos, sin un entorno familiar que las cobije'.

'El futuro de Europa pasa por vosotras, queridas familias cristianas'

'El futuro de Europa pasa por vosotras, queridas familias cristianas', subrayó el cardenal de Madrid, quien utilizó el magisterio de Benedicto XVI para asegurar que 'se convierte en una necesidad social e, incluso, económica seguir proponiendo a las nuevas generaciones la hermosura de la familia y del matrimonio'.

Desde esta perspectiva, 'los Estados están llamados a establecer políticas que promuevan la centralidad y la integridad de la familia, fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, célula primordial y vital de la sociedad'.

Porque, en definitiva, 'el modelo de la familia cristiana es el que responde fielmente a la voluntad de Dios y, por ello, es el que garantiza el bien fundamental e insustituible de la familia para sus propios miembros los padres y los hijos en eminente lugar, para toda la sociedad'.