Público
Público

De la Rúa decidirá si investiga el caso o lo envía al Supremo

La trayectoria del TSJCV augura un camino largo y complejo a las nuevas pesquisas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La inhibición del Tribunal Superior de Madrid (TSJM) respecto a la presunta financiación ilegal del PP valenciano marca un hito en el caso Gürtel tras el que se avizora un camino largo y pedregoso. La decisión está ahora en manos del Tribunal Superior de Valencia (TSJCV). Y, salvo viraje inesperado, en esa decisión tendrá la batuta Juan Luis de la Rúa, presidente del tribunal valenciano, juez amigo de Francisco Camps y que desde hace un año ostenta el cargo de manera interina en espera de que el Poder Judicial elija a su sucesor.

Desde el estallido del caso Gürtel, De la Rúa se ha negado a investigar los indicios de financiación ilegal del PP valenciano. Y, recién iniciadas las vacaciones de agosto de 2009, intentó enterrar la imputación de Camps por cohecho impropio (soborno) en el caso de los trajes regalados por la trama a Camps. Nueve meses más tarde, el Supremo le obligó a reabrir el sumario.

Son esos antecedentes los que, según fuentes conocedoras del caso, anticipan ahora dos escenarios probables: el primero, que el TSJCV opte por pedir al Supremo que dirima a quién corresponde hacer las averiguaciones sobre el nuevo flanco abierto en el caso Gürtel. El segundo escenario es que el TSJCV asuma la competencia para investigar las cuentas del PP pero abriendo un nuevo sumario; es decir, desconectando las futuras pesquisas de las que ya lleva a cabo el juez José Flors en torno a los trajes. No cabe descartar que el TSJCV acumule este nuevo caso al de los trajes, lo que situaría a Camps en el centro de toda la investigación, pero esa parece una hipótesis más lejana, dado el rumbo seguido por el tribunal.

Para eludir investigar si la cúpula del PP valenciano urdió con la red corrupta un entramado de fraude fiscal, facturas falsas y captación ilegal de fondos entre contratistas públicos de la Generalitat, el TSJCV podría argumentar ante el Supremo esto: que el caso Gürtel afecta a aforados de distintas comunidades y que, por tanto, sobrepasa su jurisdicción.

De la Rúa recibió en mayo una sonora bofetada cuando el Supremo le ordenó reabrir el caso de los trajes. Si ahora envía el balón al tejado del alto tribunal, las investigaciones difícilmente comenzarán antes de las elecciones autonómicas de primavera de 2011. El Supremo suele tardar ocho meses en solventar las cuestiones de competencia. Sobre todo si el resultado final puede ser que el propio Supremo, reacio a actuar como tribunal instructor, se vea forzado a investigar el caso Gürtel al completo.

Y ese plazo beneficia a Camps, cuyo partido ha desplegado una intensa campañapara minimizar su imputación por recibir gratis unos trajes que costaron a la red de Correa 12.783 euros. Le beneficia incluso si el caso de los trajes lleva a Camps a sentarse en el banquillo a comienzos de 2011. Los conservadores están convencidos de que este es un asunto menor. Y de que para los electores es igual aceptar trajes que una lata de anchoas por Navidad.

Por eso, porque la imputación por los trajes se da por amortizada en el PP, beneficiaría a Camps que la financiación se investigase como un sumario propio e independiente. Sobre todo, porque el auto por el que el juez madrileño Antonio Pedreira se inhibía respecto a la financiación ilegal, el mismo auto que ayer validó el TSJM, señalaba con el dedo a varios dirigentes del PP como presuntos autores de varios delitos. Pero no a Camps. No obstante, Pedreira precisaba que no cabe 'desdeñar' que Camps es líder del PP valenciano.

Entre las opciones posibles hay otra más, pero remota: que el TSJCV descarte investigar la financiación del PP utilizando como palanca el auto dictado ayer por el TSJM. Ese auto dice que el PP lleva razón al sostener que 'no están acreditados los hechos' relativos a la financiación ilegal.

En teoría, el carpetazo resulta posible, pero es tal la contundencia de los informes policiales y de los de Hacienda que el escándalo estaría garantizado. Y, también, el recurso de Anticorrupción y el PSOE ante el Supremo. De la Rúa se encuentra con un pie en la jubilación, pero los otros magistrados de la Sala Civil y Penal del TSJCV seguirán allí. Y difícilmente se arriesgarían a un segundo varapalo del alto tribunal.

PSPV: 'Ahora hablamos de otros delitos y no sólo de trajes'

El portavoz del PSPV en Les Corts, Ángel Luna, aseguró ayer que el Tribunal Superior de Madrid (TSJM) 'ha anulado la última maniobra dilatoria del PP' para evitar que 'el grueso de la causa ‘Gürtel' llegara al Tribunal Superior de Justicia de Valencia (TSJCV).
Luna se refirió así a la decisión del TSJM de rechazar el recurso del PP contra el auto en el que el instructor del ‘caso Gürtel', Antonio Pedreira, se inhibió de parte de la causa relacionada con una supuesta financiación ilegal y delito electoral en favor del TSJCV.
A su juicio, con esta decisión, en el País Valencià 'empezamos a dejar de hablar de los célebres tres trajes, que no era exactamente así tampoco, y empezamos a hablar de delitos de prevaricación, de cohecho, de delito electoral, de malversación de caudales públicos y otros muchos delitos'. En la misma línea, el líder del PSPV, Jorge Alarte, subrayó que lo ocurrido es el 'fracaso' de los intentos del PP por impedir la investigación.

PP: 'Mientras no haya sentencia, hay que ser prudentes'

El conseller de Solidaridad y Ciudadanía y portavoz del PP en Les Corts, Rafael Blasco, afirmó que los procedimientos judiciales tienen 'sus trámites pertinentes, y hasta que no se finalice con una sentencia, cualquier cuestión que se aventure' al respecto es 'precipitada, y además puede ser hasta inoportuna'. Blasco recalcó ante los periodistas que los procedimientos judiciales 'son muy prolijos', además de 'muy complejos', y mientras están en marcha hay que ser 'muy prudentes, muy responsables y garantizar los principios del Estado de derecho'.