Público
Público

Rubalcaba aboga por recuperar el poder desde los ayuntamientos

El candidato a liderar el PSOE cree que el partido debe abrirse "también hacia dentro"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De abajo arriba. Desde los ayuntamientos hasta las más altas instituciones del Estado. Esa es la fórmula de Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato a la Secretaría General del PSOE y presidente de su grupo parlamentario, para que los socialistas puedan recuperar el poder en España. Se trata del mismo método que, según recordó ayer el exministro, encumbró a Felipe González hasta la presidencia del Gobierno en 1982.

Esa conquista del poder llegó, recordó ayer Rubalcaba, después de las primeras elecciones municipales de 1979. Fue en ese momento cuando 'se inició el camino' del PSOE en las instituciones, que culminó tres años más tarde. Ahora, como entonces, el exministro abogó por 'aprovechar el poder municipal' del partido para 'volver al resto de las instituciones'.

El exministro afirma que la suya tiene que ser una formación 'de mayorías'

En Valladolid, durante el acto de presentación de la plataforma en apoyo de su candidatura para liderar el PSOE, Rubalcaba apeló al trabajo de los cerca de 2.300 alcaldes y casi 22.000 concejales de los que dispone su formación política por todo el país. Dijo que ellos 'dan la cara a diario' y que en países como Francia 'resulta difícil llegar a ministro sin haber sido antes alcalde', porque 'es en los municipios donde se conecta con la sociedad'.

Por eso insistió en que, para reconquistar la confianza de los votantes, el partido debe dar una 'mayor presencia' a los municipios en las estructuras del partido. Con todo esto justificó su adhesión al documento elaborado por varios alcaldes socialistas con peticiones para debatir en el 38º Congreso de los socialistas, previsto para febrero.

El mismo día en el que Carme Chacón que, por el momento, será su única rival en ese cónclave presentó oficialmente su candidatura para liderar el partido en Almería, Rubalcaba abogó por que a partir de esa fecha el PSOE sea un partido 'de mayorías e intergeneracional'.

'Rajoy sólo tiene atolondramiento, mentiras y cobardía', asegura

Hay muchos ciudadanos que, en su opinión, 'están deseando poder volver al PSOE', pero a todos ellos el partido debe 'darles razones para volver'. No obstante, indicó que los 'principios básicos' y los valores de los socialistas 'son los que coinciden con la mayoría de los ciudadanos'.

A Rubalcaba le preocupa, en este sentido, que las bases del partido tengan más capacidad de participación en las decisiones del PSOE. Durante su intervención en el centro cívico Bailarín Vicente Escudero de la capital castellanoleonesa, donde también presentó un nuevo documento, Socialdemocracia renovada, se comprometió a pelear por que esos militantes tengan cada vez más voz en el partido.

Además de la idea de incorporar a las decisiones a sus simpatizantes iniciativa que comparte con Chacón, Rubalcaba abogó también por abrir el PSOE 'hacia dentro' a partir del congreso de febrero. 'Se tiene que acabar eso de que los congresos terminan con la vida de los partidos, porque el partido no es nuestro, es de millones de ciudadanos que sólo tienen a su partido para hacerse oír', insistió.

Al margen del debate interno, Rubalcaba también quiso hacer oposición al Gobierno de Mariano Rajoy, con la intención de 'empezar ya' a ser útiles a los ciudadanos en la lucha contra la crisis económica. El presidente del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados arremetió contra los últimos recortes del Ejecutivo, que demuestran que Rajoy 'no tiene ni un plan, ni confianza, sólo atolondramiento, mentiras y cobardía'.

El exministro aseguró además que 'cada vez que habla' algún ministro del Gobierno del PP 'sube la prima de riesgo', y subrayó que, 'en seis días de Gobierno', los ciudadanos 'saben más' de los planes del PP para salir de la crisis 'que en cuatro de oposición'.

También acusó a Rajoy de 'mentir' a los españoles cuando estaba en la oposición, durante la campaña electoral y durante el debate de investidura de Mariano Rajoy, por asegurar que no iba a subir impuestos y ser la modificación fiscal una de las primeras medidas de su Ejecutivo.