Público
Público

Rubalcaba acepta que Griñán vaya solo a las urnas

Dice que "no pasa nada" si se separan los comicios generales y andaluces 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A Alfredo Pérez Rubalcaba le gustaría que las próximas elecciones generales, en las que por primera vez será el candidato presidencial del PSOE, se celebren a la vez que los comicios autonómicos en Andalucía, como ha ocurrido tradicionalmente. Pero, tras comprobar personalmente el lunes que José Antonio Griñán no cederá en su intención de apurar la legislatura hasta marzo, no ha tenido más remedio que aceptar la posibilidad de que, finalmente, ambas convocatorias se hagan por separado. 'No pasa nada' si eso ocurre, se anticipó a justificar durante una entrevista en Canal Sur, aunque apuntó que, a su juicio, la gente 'prefiere agruparlas'.

El planteamiento de Griñán, para quien también será el debut como candidato asumió la Presidencia de la Junta de Andalucía tras el paso, en 2009, de Manuel Chaves al Gobierno, coincide con el de José Luis Rodríguez Zapatero. Ambos presidentes se atienen a la tesis de que es un absurdo anticipar elecciones si no se tiene la garantía de mejorar el resultado de las anteriores y en ambos casos, a tenor de las encuestas, se descarta esa posibilidad.

El candidato se reunió ayer con los sabios de la Fundación Ideas

La separación entre ambas convocatorias sólo se ha producido en una ocasión: en 1994, con el resultado de pérdida de la mayoría absoluta de la que disponía Manuel Chaves, aunque la recuperaría dos años más tarde. Siendo Andalucía el territorio más poblado de España y el que más escaños aporta al Congreso de los Diputados, los estrategas socialistas siempre han considerado que la convocatoria conjunta fomenta la participación y beneficia al PSOE, que hasta ahora ha tenido aquí su principal granero de votos. Pero el tsunami electoral del 22-M ha echado por tierra lugares comunes como que la participación favorece a la izquierda y ha acentuado, también en Andalucía, el deseo de marcar distancias con la gestión del Gobierno de España.

En el equipo de Rubalcaba hay disparidad de criterios sobre la fecha más idónea noviembre o marzo, que se ve condicionada también por la incertidumbre económica. Y, además, mientras que Griñán dispone en Andalucía de mayoría absoluta para decidir de forma autónoma, Zapatero depende del apoyo del PNV y Coalición Canaria.

Nuevo guiño al15-M: 'No se les puede dar con la puerta en las narices'

A la espera de que llegue el momento para despejar la incógnita, Rubalcaba sigue cultivando los mensajes y los sectores sociales que juzga determinantes para el futuro de su proyecto político. Su guía es transmitir que todos sus esfuerzos están concentrados en configurar un programa con respuestas concretas para los problemas concretos. Con esta perspectiva, ayer se reunió con los diez sabios que forman el comité científico de la Fundación Ideas, entre los que hay tres premios Nobel, como el economista Joseph Stiglitz.

Estos expertos internacionales coincidieron no sólo en la necesidad de cambiar el modelo productivo, sino también 'el clima de pesimismo social' que la crisis ha instalado en España. Según la versión ofrecida por Rubalcaba, se trata de aprovechar las 'grandes posibilidades' en sectores especialmente competitivos como el turismo o las energías limpias, pero también de relanzar de manera ordenada la construcción porque, al decir del candidato, 'no podemos pasar del atracón al ayuno'.

El peligro de abstenerse

Ayer, como siempre que tiene ocasión, Rubalcaba hizo un guiño al Movimiento15-M, a propósito del que dijo: 'A quien pide participar no se le puede dar con la puerta en las narices'. Y a los jóvenes, que encabezan la desafección hacia el PSOE, los intentó motivar con la advertencia de que si cuando llegan las elecciones se quedan en casa se pueden encontrar con lo mismo que en Gran Bretaña, donde los conservadores han encarecido notablemente el acceso a la Universidad.