Público
Público

Rubalcaba advierte a Batasuna y al PP que no acabarán con Sitel

Pons dice que el sistema es "un monstruo" que caza a "los malos" y a "los buenos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, puso este sábado voz a una de las cuestiones que preocupan a los agentes de élite de la Policía y la Guardia Civil desde que el PP comenzó a cargar contra el sistema de escuchas que ellos utilizan para combatir los delitos más graves.

Los policías no dan crédito al escuchar al principal partido de la oposición cuestionar uno de sus principales métodos de investigación contra las mafias internacionales, el yihadismo o el terrorismo de ETA. Y fue este último campo de batalla al que se refirió Rubalcaba para denunciar que los abogados de los últimos detenidos de Batasuna, el brazo político de la banda, quieren aprovechar la polémica de Sitel para solicitar al juez la nulidad de las pruebas.

'Me lo temía. Es evidente que cuando uno pone en tela de juicio el funcionamiento del Estado de Derecho, que es lo que están haciendo, se arriesga a que los malos lo utilicen', afirmó el ministro del Interior en referencia a la estrategia de los conservadores.

Y a continuación no dejó pasar la oportunidad para mandar un mensaje conjunto a Batasuna y al Partido Popular: 'Van a pinchar en hueso porque es legal, absolutamente legal lo que hacemos, es autorizado judicialmente y avalado por el Supremo'.

Mientras, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, padre de la estrategia del PP contra el Sistema de Interceptación Legal de las Telecomunicaciones, Sitel, dio un paso atrás al asegurar: 'Nosotros no decimos que en España haya escuchas ilegales, decimos que hay un sistema ilegal de escuchas, que no es lo mismo, pero es igual de grave', informa Europa Press.

El portavoz del PP contradice así a su superiora, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, quién abrió el melón de las sospechas el pasado agosto al denunciar 'escuchas ilegales' de las Fuerzas de Seguridad y el CNI a miembros de su partido. La número dos de Rajoy participó el viernes en un mitin en Toledo, dos días después de que González Pons hiciera pública la proposición no de ley para reformar Sitel, y tomó los argumentos del portavoz del PP como demostración de que su denuncia del verano tenía fundamento.

Por su lado, González Pons continuó con su estrategia de evitar una acusación en público a la Policía de realizar escuchas ilegales. Su mensaje, por contra, se centra en la defensa de las libertades individuales. 'Necesitamos control porque Sitel es un monstruo que ha traído la tecnología, que permite cazar a los malos pero que cualquier día puede volverse contra los buenos', dijo desde San Sebastián, donde participó en un acto de las juventudes del partido, denominado Generación 3.0.

Rubalcaba, sin embargo, tiene otra visión del objeto que persigue la denuncia del PP. Según él, se trata 'simplemente de una mentira que trata de emborronar, de oscurecer, un caso de corrupción que afecta a dirigentes y militantes de su partido', en referencia al caso Gürtel.

'Que recurran donde quieran, porque en absoluto van a poner en tela de juicio el trabajo de las Fuerzas de Seguridad, que es escrupulosamente legal, como no podía ser de otra manera en un país como España', zanjó el ministro.