Público
Público

Rubalcaba avisa a los militantes de que Rajoy entrará con "virulencia"

El candidato visita Barcelona para reunirse con la cúpula del PSC y atender a las bases del partido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El candidato a encabezar la lista del PSOE en las próximas elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, visitó ayer a los militantes de la capital catalana para responder a sus preguntas y de paso intentar transmitir un poco de optimismo tras unas municipales desastrosas. Después de dos horas y media de interrogatorio (los militantes se entregaron de verdad), Rubalcaba agradó, según los asistentes consultados por Público, aunque en algún momento se olvidó del optimismo. Hablando del PP y de Mariano Rajoy, se le escapó una frase: 'Cuando entren (a la Moncloa), entrarán con virulencia'. A pesar de este pronóstico tan negativo, los asistentes salieron satisfechos.

Antes de atender a los 700 militantes que acudieron a la cita, Rubalcaba se reunió durante dos horas con la dirección del partido. El PSC, que se encuentra a las puertas de un profundo cambio, fue clave para la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero en las elecciones de 2008.

Acusa a Convèrgencia i Unió de olvidar el anticatalanismo del Partido Popular

Para asegurar un 'debate sincero' entre militantes y candidato, el PSC prohibió una vez más la entrada de periodistas a la sala. Los socialistas intentaron saciar la curiosidad de los medios de comunicación con una breve rueda de prensa de sólo quince minutos que ofreció Rubalcaba. Mientras tanto, los militantes iban cogiendo sitio en la tercera planta de la sede socialista en Barcelona. El también vicepresidente primero del Gobierno aprovechó la rueda de prensa para cargar contra CiU por haber llegado acuerdos con el PP en algunos municipios catalanes. Rubalcaba recordó que 'este PP es el que fue al Constitucional' a denunciar el Estatut y aseguró no entender cómo un partido 'genuinamente catalán' ha olvidado tan pronto que el PP es 'genuinamente anticatalán'. También acusó a los conservadores de liderar una 'campaña de catalanofobia'.

A preguntas de los periodistas también dijo que el PSOE no puede 'interferir' en el congreso que el PSC celebrará en otoño en el que se va a escoger una nueva dirección y se planteará la posibilidad de tener un grupo propio en las Cortes, en un momento en que cada vez más voces dentro del PSC piden aumentar la autonomía respecto del PSOE. Rubalcaba también se refirió a Bildu y lamentó que 'las cosas se podrían haber hecho de otra manera para darle menos poder institucional' a la coalición independentista vasca.

Denuncia que se haya permitido a Bildu acumular tanto poder

Pero todas estas preguntas no fueron ni un aperitivo comparadas con las que llegaron después. El primer secretario del PSC, José Montilla, introdujo al candidato y pidió a los militantes que no revelaran sus palabras, pero todos los consultados contaron con pelos y señales cómo evolucionó la reunión: Rubalcaba se sentó en medio, al lado de José Montilla. A su alrededor estaban los 700 militantes, la mitad sentados y el resto de pie. El candidato hizo una breve presentación de dos minutos y abrió el turno de preguntas. El encaje de Catalunya dentro de España fue uno de los temas más recurrentes. Rubalcaba explicó que tras el fallo del Tribunal Constitucional contra el Estatut le dijo al líder del PP, Mariano Rajoy, que Catalunya se siente una nación y que 'los sentimientos están por encima de las leyes'. En declaraciones a la prensa, la exconsellera catalana de Justicia e Interior Montserrat Tura destacó que las palabras deRubalcaba demuestran que comprende 'el sentimiento colectivo del pueblo' de Catalunya. Tura forma parte de la corriente más catalanista del PSC.

Rubalcaba reconoció que hay voces en Catalunya que acusan al PSOE de españolista, mientras que en el resto del Estado lo acusan de catalanista. En este sentido aseguró que 'es muy complicado' defender el catalanismo político 'en Córdoba'. El candidato se comprometió a defender la identidad catalana en el resto de España, aunque aseguró que la prioridad es la crisis, 'aunque haya otros partidos que no lo quieren hacer ver así'. Un militante denunció que Catalunya aporta mucho más a las arcas del Estado de lo que recibe a cambio. La respuesta de Rubalcaba fue corta pero contundente: 'Amén'. En otras ocasiones, Rubalcaba, que se metió al público en el bolsillo, también optó por responder 'amén' y dar paso a otra pregunta. Los militantes entendieron que el candidato les daba la razón.

Entre las 50 preguntas que lanzaron los militantes también hubo otra que parecía un dardo envenenado: 'Salimos de Irak, ¿saldremos del concordato?' Rubalcaba respondió que entendía que este tema preocupara a los militantes socialistas, pero aseguró que a la mayoría de los votantes les preocupa más la crisis, dando a entender que el concordato no será un tema prioritario, como sí lo fue la retirada de las tropas de Irak. Y, en referencia a la crisis, el líder socialista reconoció que el Ejecutivo detectó demasiado tarde que la burbuja immobiliaria estaba a punto de explotar, haciendo volar por los aires miles de puestos de trabajo. Otra militante socialista también le puso en un aprieto cuando le pidió que adelantará las elecciones.Rubalcaba respondió que no está en sus manos. Hay quien fue más allá e incluso le pidió que respondiera él durante el Debate del estado de la Nación, lo que provocó un murmullo entre los militantes. También hubo preguntas sobre el movimiento del 15-M. Rubalcaba, que como ministro del Interior no ha ordenado el desalojo de los acampados, reconoció que es un tema que el partido debe tratar. Según dijo, es necesario 'saber qué quieren y poner medidas' para solucionarlo.

El candidato también tuvo que responder preguntas sobre la austeridad en la Administración y dijo que es necesario que los dirigentes socialistas den ejemplo: 'Si no vives como piensas, acabas pensado como vives', dijo.