Público
Público

Rubalcaba se conjura con el PSE para que Bildu pida el fin de ETA

Comparten que una declaración de la coalición puede ser clave para acabar con la violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, colmó ayer las expectativas y resolvió buena parte de las inquietudes de los socialistas vascos, tras los malos resultados cosechados el 22-M, en temas que preocupan especialmente al partido en Euskadi, como la salida de la crisis económica y el final de la violencia. Sin obviar los avances, compartió con el PSE que, en este momento, es necesario que Bildu dé un nuevo paso y pida la disolución de ETA.

Rubalcaba participó en un encuentro con la militancia del PSE en Bilbao, como virtual candidato del PSOE a la Presidencia en las próximas elecciones generales, con el propósito de conocer sus reflexiones. Se antojaba ya antes de la reunión, cerrada a la prensa y dirigida por el líder de los socialistas vascos y lehendakari, Patxi López, que esta iba a ser cordial, dado el apoyo incondicional mostrado desde el principio por el PSE a Rubalcaba en la sucesión de Zapatero.

Esto no era óbice, sin embargo, para que hubierapreocupaciones o dudas, como las expresadas por algunos asistentes sobre el camino a seguir ahora para cerrar de forma definitiva el ciclo de la violencia. El propio presidente del PSE, Jesús Eguiguren, ausente de la cita por encontrarse indispuesto, había defendido tras las elecciones municipales un cambio de la política en materia de pacificación en Euskadi. Al término del encuentro, un cargo político cercano a Eguiguren mostró su satisfacción tras escuchar el diagnóstico de Rubalcaba sobre la situación actual: 'Me ha alegrado ver que en el tema de Batasuna y Bildu Alfredo sabe dónde estamos', afirmó.

Otro asistente destacó también que Rubalcaba 'está muy optimista' ante el horizonte de que se abra un escenario de paz definitiva. En una rueda de prensa previa al encuentro con las bases, el vicepresidente primero del Gobierno ya se había mostrado convencido de que se está 'viendo el final' de la violencia, aunque lo dijo sin perder la cautela. 'Lo peor que podemos hacer en este momento es relajarnos en la política antiterrorista. No debemos hacerlo si queremos acabar el trabajo, que podemos', agregó, satisfecho por el hecho de que cada vez que visita Euskadi siente que 'está más lejos el terror'.

Quien el próximo fin de semana será proclamado oficialmente candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno comparte con la dirección del PSE y el sector vasquista del partido que, en el momento actual, una vez que Bildu está en las instituciones, puede resultar determinante en el devenir de los acontecimientos que la coalición dé un paso más y pida la disolución de ETA.

El sector vasquista aprecia que 'Alfredo sabe' en qué punto está Batasuna

Así, Rubalcaba dedicó parte de su corta comparecencia a enviar este mensaje a la coalición. 'La credibilidad de Bildu disminuye cada día en que no pide la disolución de ETA o en que está disolución no se produce', dijo para, acto seguido, agregar que muchos votantes apoyaron a la coalición en las urnas con el convencimiento de que podían favorecer así el final de la banda armada: 'Si uno compromete una cosa y no lo hace, al final lo paga caro'.

Aparte de este asunto,Rubalcaba recibió una treintena de preguntas de las bases para conocer su opinión sobre la crisis económica, el Estado del bienestar, la política de pactos con el PNV en Madrid o cuáles son sus propuestas para que el PSOE remonte el vuelo tras el duro golpe del 22-M. Rubalcaba dio algunas ideas generales sobre cómo ve la situación, pero abogó por 'cerrar la autocrítica' y mirar al futuro. Todos los asistentes consultados mostraron su satisfacción con las respuestas del candidato a la presidencia.

'Va a dar juego. El PP está jodido. En un debate con Rubalcaba, Rajoy no tiene nada que hacer. Rubalcaba es el candidato perfecto, es otra cosa. Domina todo', decía uno de los asistentes. Según él, el principal nubarrón que temen en el PSE es la crisis. 'Eso es lo que se está cargando a los gobiernos. Mira a Merkel y a Berlusconi. Tampoco a este se lo han cargado las velinas precisamente'.