Público
Público

Rubalcaba cree que el PP agita para "pescar en río revuelto"

Replica al PP que culpar al PSOE del ataque al consejero de Murcia es "tomar a los españoles por tontos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La estrategia desplegada por el PP tras la agresión del pasado sábado al consejero murciano de Cultura, Pedro Alberto Cruz, encontró ayer la respuesta airada del Gobierno en la primera valoración de su vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El número dos del Ejecutivo acusó al partido conservador de alentar un proceso de 'agitación' con un 'objetivo clarísimo: pescar en río revuelto'. 'Y en este río no pesca ningún partido democrático; no va bien', respondió el vicepresidente en el Senado, a instancias del Grupo Popular, que trasladó esta cuestión a la sesión de control al Gobierno que abrió el curso parlamentario en la Cámara Alta.

Rajoy no rechaza el calificativo de «atentado» que invoca el consejero

'Si pretenden hacer creer a los ciudadanos que la culpa de que algún desalmado pegue a un consejero la tienen los socialistas, estarán tomando a los españoles por tontos', denunció Rubalcaba entre protestas de la bancada conservadora.

'Lo peor' de esa estrategia, según lamentó, es que 'no resuelve el problema'. 'Lo que tenemos que hacer es ponernos del brazo para decir a los violentos que nunca vamos a aceptar su participación ni sus acciones', instó al PP. 'En la defensa de la libertad y de los demócratas, los socialistas vamos a estar siempre con ustedes, les demando que hagan lo mismo con nosotros', concluyó Rubalcaba.

Previamente, el vicepresidente primero condenó y calificó de 'intolerable, reprobable y perseguible policialmente' la agresión a Cruz y recordó que Interior ha puesto a disposición del Ejecutivo regional, tras reunirse el delegado del Gobierno con el consejero murciano de Justicia, un plan de seguridad para proteger a todos sus consejeros, sus domicilios y desplazamientos.

Interior pacta con Valcárcel un plan de protección para sus consejeros

Rubalcaba replicó de esta forma al senador del PP por Murcia, José Joaquín Peñarrubia, que le exigió el cese del delegado del Gobierno en la comunidad, Rafael Gómez Tovar, por su 'manifiesta incompetencia' para evitar el ataque al consejero, 'brutalmente agredido por tres matones', según enfatizó.

A su juicio, la paliza propinada a Cruz es consecuencia de una 'campaña de amenazas e insultos contra militantes del PP y miembros del Gobierno regional orquestada en las últimas semanas ante la pasividad del delegado del Gobierno'. Peñarrubia insistió en la tesis del ataque con 'evidentes connotaciones políticas', acuñada y alentada por el PP, encendiendo la indignación de los escaños socialistas cuando mencionó a la candidata del PSOE a las próximas elecciones autonómicas. El representante del PP aseguró que Begoña García Retegui 'se dejó ver' en la 'algarada que encendió la mecha', refiriéndose a la concentración de protesta que se celebró el pasado 22 de diciembre frente al domicilio del presidente regional, Ramón Luis Valcárcel.

Elena Valenciano: 'El PP organiza una calumnia clamorosa contra el PSOE'

En paralelo a este cruce de valoraciones en el Senado, el líder del PP, Mariano Rajoy, levantó el pie del acelerador de las acusaciones y el PSOE apretó el de su indignación por la utilización 'mezquina y profundamente equivocada' de la agresión, como la describió el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui.

Rajoy pidió a su partido 'moderación' en torno a este asunto en una reunión con los senadores del PP. Poco después, el líder conservador bajó el tono de la polémica para 'quedarse 'con lo positivo: el hecho de que haya habido una condena por parte de todo el mundo'. Rajoy comenzó así a esconder la mano después de que su partido lanzara la piedra contra el PSOE. 'Me quedo con el coraje que han tenido los militantes del PP en Murcia, con la inmensa mayoría de los murcianos que deploran esas formas de comportamiento y con que se haga un plan de seguridad, aunque con retraso', encadenó el presidente del PP.

Ayer, el consejero agredido aseguró en una entrevista en Abc haber sido víctima de un 'atentado terrorista'. Rajoy evitó valorar esta calificación, pero no la rechazó: 'No voy a comentar declaraciones porque no es mi función ser comentarista'. El jefe de la oposición insistió en que Cruz fue atacado por 'ser militante del PP' y cargó, como el resto de escalafones de su partido, contra el delegado del Gobierno en Murcia por 'no haber estado a la altura de las circunstancias', informa María Jesús Güemes.

Menos templados, dos de sus principales lugartenientes, su segunda, María Dolores de Cospedal y su responsable de comunicación, Esteban González Pons, intentaron rentabilizar la agresión. Cospedal acusó a la candidata socialista en Murcia de participar en las protestas frente al domicilio de Valcárcel. 'Eso lo sabe todo el mundo', aportó la secretaria general del PP como única prueba.

Pons tachó al delegado del Gobierno en Murcia de 'delegado político' igual que hizo Cospedal y se unió al coro conservador que pide su cabeza acusándole de 'no cumplir con su trabajo' de evitar la agresión.

'El PP ha organizado una calumnia clamorosa contra los socialistas', replicó la portavoz del PSOE Elena Valenciano para responder a las espuelas clavadas por el PP. 'Rajoy, Cospedal y los dirigentes del PP murciano mienten y lo saben' cuando insisten en sus acusaciones, añadió.

'Jamás Begoña García Retegui participó en las manifestaciones contra Ramón Luis Valcárcel', aseguró la dirigente socialista. 'La actitud del PP es absolutamente irresponsable e injusta. Más allá de la contienda política, estamos hablando de pura y dura mala fe del PP', concluyó Valenciano.