Público
Público

Rubalcaba culpa a Aznar de crear desconfianza hacia España

El candidato del PSOE se desmarca de la Europa que promueve la diarquía Merkel-Sarkozy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A falta de un gobernante europeo de tendencia socialdemócrata que le pueda servir de referente, Alfredo Pérez Rubalcaba se perfiló ayer por defecto, tomando distancias con Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, la diarquía que marca el paso en la respuesta de la Unión Europea a la crisis. Fuentes del Comité Electoral del PSOE señalaron que su candidato rechaza la iniciativa que se atribuye al liderazgo bicéfalo del eje franco-alemán para crear una UE a dos velocidades, de la misma forma que ha pedido a Alemania que levante el pie del ajuste. 'Europa está en una situación muy complicada y salimos juntos o lo vamos a pasar muy mal, también Alemania', sostiene desde que la crisis se reavivó, en agosto, y ahora con más énfasis si cabe.

Rubalcaba descartó, durante una entrevista en Antena 3, el contagio de Italia y sostuvo que España está 'fuera de toda posibilidad de rescate'. Pero, con la crisis italiana arrastrando la presión hacia la prima de riesgo española, censuró la actitud 'irresponsable' de José María Aznar por decir que España 'está en bancarrota', algo que tachó de 'falso'. '¿Cree que esa es la forma de dar confianza en España al resto de Europa y a los inversores?', dijo en su crítica a la 'incomprensible' actitud del presidente de honor del PP, que lo fue del Gobierno durante ocho años, y al que señaló como la voz que revela lo que calla Rajoy.

Subraya que el próximo Gobierno no podrá limitarse sólo a

En una coyuntura que no dudó en calificar de 'encrucijada histórica', Rubalcaba subrayó que el Gobierno que surja del 20-N no podrá limitarse a 'gestionar la economía', sino que habrá de 'tomar decisiones muy importantes para el futuro' de España, porque de esta crisis 'no vamos a salir como entramos'. En consonancia con este planteamiento, dijo que, si gana, 'la economía la llevaré yo', como presidente.

En el contexto de esta crisis sin precedentes, abundó en la idea que vertebra su campaña: el 20-N se elige entre 'dos modelos distintos' y 'tenemos la obligación de decir a quienes han perdido su empleo que cuando en un país han cambiado la izquierda por la derecha, las cosas les han ido peor, como ha pasado en Portugal y en Gran Bretaña'.

El candidato dice que con el PP los parados 'cobrarán menos, y menos tiempo'

Evocando el cara a cara del lunes, dijo que en España un modelo lo encarna un candidato 'que habla' y el otro, un candidato 'que lee'. Pero no se quedó en la ironía superficial, sino que descendió a detalles de fondo.

Así, alertó contra lo que llamó 'la gran trampa de la derecha: sugerir que hay que hacer recortes para pagar el crecimiento'. Rubalcaba rechaza ese axioma con un ejemplo tomado de Felipe González: el Estado del bienestar se edificó en España cuando la renta per cápita era de 5.000 dólares, de modo que: '¡Cómo no lo vamos a poder mantener ahora que tenemos una renta per cápita de 30.000 dólares!'. En consecuencia, sostuvo que se puede salir de la crisis sin recortar prestaciones sociales y se comprometió una vez más a defender la sanidad y la educación públicas, 'con uñas y dientes'.

La 'trampa' del PP tiene, según Rubalcaba, otras víctimas potenciales. Unos son los parados, que si gana el PP, 'van a cobrar menos dinero y durante menos tiempo'. Justificó esta afirmación en que Rajoy pretende cambiar el modelo actual 'de reparto' por uno de 'capitalización', por el cual cada desempleado recibiría ayuda sólo en función de lo que haya cotizado.

El PSOE busca el voto ecologista con la apuesta por las energías renovables

Y otras víctimas, según el candidato socialista, serían los pensionistas, aunque Rajoy se haya comprometido a levantar en 2012 la congelación de sus retribuciones. En este caso, según dijo, la trampa está en 'una clausulita' del programa de Rajoy, en la que, según la versión de Rubalcaba, se dice: 'Cada dos años se va a revisar el sistema'.

En su sprint para alcanzar al candidato del PP, cuando se está a punto de cruzar el ecuador de la campaña, Rubalcaba pisa los talones de Rajoy al menos geográficamente. El candidato socialista visitó ayer Balears, donde el día anterior había estado su antagonista, en otra jornada maratoniana que comenzó 'el profesor Rubalcaba' con un acto en Mahón (Menorca), continuó 'el compañero Alfredo' con un almuerzo en Ibiza y concluyó el candidato Alfredo Pérez Rubalcaba con un mitin en un teatro de Palma de Mallorca.

En una situación en la que no hay voto que sobre y todos suman por igual, pero algunos están más disputados con IU reforzando su cara ecologista y con la irrupción de Equo en la contienda electoral, Rubalcaba se lanzó ayer a por el voto verde.

Lo hizo en Menorca, reconocida internacionalmente como un modelo de crecimiento sostenible, y acompañado por Cristina Narbona, exministra de Medio Ambiente, quien defendió que es 'llegada la hora' de que el socialismo incorpore el crecimiento sostenible como parte de 'la lucha por la igualdad'; o lo que es lo mismo, de que incorpore el ecologismo como una de sus señas de identidad.

La elección entre energía nuclear o renovables no es sólo, según Rubalcaba, una apuesta medioambiental. 'Las renovables crean diez veces más empleo', afirmó.