Público
Público

Rubalcaba culpa a Rajoy y Mas de no frenar la tensión en Catalunya

"Esta situación de conflicto, que lo hay, se produce entre dos Gobiernos que pactan", censura. Pide a Mas que aclare si quiere o no la independencia de España y a Rajoy que coja el "toro por los cuernos" y dialogue. Muest

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se veía venir que la celebración de la Diada de este 2012 iba a ser un éxito, que miles de personas evidenciarían que el músculo independentista había cobrado mucha fuerza. Y lo fue. Hoy es día de intensa resaca, tanto en Catalunya como en Madrid. Mientras que el Gobierno de Mariano Rajoy pedía, por boca de su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, analizar con 'frialdad' las manifestaciones de ayer, el jefe del principal partido de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, advertía esta mañana de que nadie se puede sorprender del éxito de las marchas y culpaba a la Generalitat y al Ejecutivo central de no haber sabido frenar a tiempo la escalada y la tensión territorial. 

La culpa es compartida, adujo el secretario general del PSOE, porque tanto Artur Mas como Rajoy son presidentes y están en el Ejecutivo, y por tanto hay que exigirles 'responsabilidad'. Y además ambos lideran una especie de 'semicoalición' entre CiU y PP, en Catalunya y Madrid. 'Esta situación de conflicto, que lo hay, se produce entre dos Gobiernos que pactan. La pregunta es de qué hablan. Causa cierta perplejidad que vayamos aparentemente hacia un choque de trenes y que los maquinistas estén pactando. Esto tiene poco sentido', aseguró Rubalcaba en rueda de prensa en el Congreso. 

Pero cada presidente tiene responsabilidades propias en el desacoplamiento de Catalunya con España. A Mas, que esta mañana afirmó que la relación entre Madrid y Barcelona no da más de sí y que hay que dotar a la Generalitat de e'structuras de Estado', le exigió que se defina con qué cartas quiere jugar. Si quiere dialogar para 'convivir' o para 'avanzar hacia el divorcio', hacia la independencia. A Rajoy le achacó llegar 'tarde', aplicar su conocido estilo de esperar a que los problemas se resuelvan por sí mismos, a que se enfríen, como hoy recomendó Santamaría. 'Hay que coger el toro por los cuernos, ponerse frente a los problemas, no esquivarlos, no huirlos', recetó. Y los problemas existen: 'Las relaciones Catalunya-Estado están muy deterioradas: las relaciones económicas, políticas, afectivas, todas'. 

¿Y qué es, para el PSOE, 'coger el toro por los cuernos'? Rubalcaba insistió en que es necesario mucho 'diálogo' para suavizar las posiciones. Y para buscar vías de solución al problema, al palpable y profundo 'descontento' –que no 'lío, algarabía', que dijo Rajoy–. Los socialistas creen que hay que hay que hablar para conferirle 'plenitud máxima' al Estatut mutilado por el Tribunal Constitucional y hablar también para pactar un nuevo sistema de financiación autonómica. El actual, de 2009, se aprobó en tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero, y contó con el beneplácito del Govern, entonces en manos del tripartito. Rubalcaba subrayó que el modelo se revisa obligatoriamente cada cinco años, pero no pasa nada por darle una vuelta antes puesto que varias comunidades –y no sólo Catalunya– han pedido tocar ciertos puntos. 

Rubalcaba fue preguntado por la posición de su partido y por posibles fisuras internas, ya que el ala catalanista del PSC sí acudió a la marcha. El secretario general evitó polemizar. Expresó su 'respeto' a todos los manifestantes y mostró todo su apoyo al primer secretario de los socialistas catalanes, Pere Navarro. 'Mi opinión es la suya', explicitó. De modo que defiende, como él, explotar al máximo las potencialidades del Estatut, pero no respaldar un pacto fiscal que signifique un clon del concierto vasco y navarro ni tampoco un referéndum de autodeterminación.