Público
Público

Rubalcaba defiende un contrato de aprendizaje para los jóvenes

La fórmula, que ya está preparando el Gobierno, tendría incentivos fiscales y bonificaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Hola... esta es mi primera vez...', escribió Alfredo Pérez Rubalcaba antes de debutar en Twitter. Pero RbCb, su sello virtual, dejó también escrito que su paseo de ayer por las redes sociales no quedará como algo esporádico. 'Hemos venido para quedarnos', aseguró en una frase que es fiel reflejo de sus aspiraciones políticas.

El candidato del PSOE sigue desgranando propuestas del que será su programa y ayer volvió a centrarse en el paro y los jóvenes. Se calcula que aproximadamente un millón de ellos abandonaron sus estudios para acudir a la llamada del dinero rápido del ladrillo unos 600.000 o son titulados que aún no han logrado su primer empleo. Los primeros son ahora uno de los colectivos en paro de más difícil recolocación porque carecen de cualificación profesional. Para ellos planteó Rubalcaba una nueva fórmula de contrato, el de 'empleo-aprendizaje', de inspiración alemana.

El candidato reconoce que será 'difícil' recuperar la confianza en el PSOE

La iniciativa ya está en estudio por el Gobierno, pues no en vano Valeriano Gómez es el ministro de Trabajo y a la vez trabaja en el programa de Rubalcaba. Pero, según fuentes socialistas, aunque la iniciativa se apruebe en agosto por el Consejo de Ministros, necesitará tiempo para su implantación y desarrollo.

Entre los jóvenes que abandonaron sus estudios durante los años del boom inmobiliario, hay dos grandes grupos: los que llegaron a obtener el título de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y los que ni siquiera obtuvieron la titulación básica. A estos últimos se les exigiría completar ese ciclo educativo o una formación básica semejante para poder acceder a los contratos de aprendizaje. 'Hay que empezar por darles la formación básica, porque sin ella no van a poder encontrar un buen empleo', argumentó.

Elogia la «decidida voluntad de participar» del Movimiento 15-M

Para los que obtuvieron la titulación de ESO, el contrato combinaría el empleo remunerado en una empresa con una formación complementaria reconocida por el sistema nacional de empleo o por el sistema educativo. Esta se completaría en centros de Formación Profesional acreditados y con la idea de no 'mezclar a jóvenes de 22 años con los de 16'.

El contrato de empleo-aprendizaje se diferencia del de formación en que en esta modalidad es la empresa la que asume la formación del trabajador, mientras que en aquella correría a cargo del sistema educativo y tendría una mayor reserva de tiempo dedicado estrictamente al aprendizaje.

La propuesta incluye la aprobación de incentivos fiscales y de bonificaciones de la Seguridad Social para las empresas, aunque Rubalcaba no concretó ayer su cuantía.

Reivindica su 'valentía política' para poner coto a los mercados

Las preguntas que recibió el candidato vinieron a confirmar lo ya sabido: el empleo encabeza la preocupación de todos los españoles. La primera fue a bocajarro: 'Si ya tenía pensadas las medidas contra la crisis, ¿por qué no las empezó a aplicar cuando era vicepresidente del Gobierno?'. La respuesta, más corta de lo habitual para adecuarse al formato tuitero, se atuvo al manual: 'Primero había que parar el golpe. Ahora estamos viendo la salida y es el momento en que podemos hacer cosas distintas. Hay un margen de maniobra que hace un par de años no teníamos'.

La segunda pregunta no fue menos directa. Se le planteó si no cree que es 'misión imposible' superar la desconfianza de los ciudadanos hacia el PSOE. 'Imposible, no. Pero no puedo dejar de decir que es difícil recuperar los millones de votos que se han quedado en casa', respondió el candidato.

Entre republicano o monárquico, se define como 'constitucional'

Tampoco faltó en la charla la conocida incertidumbre sobre la fecha de las elecciones generales, aunque en este caso le pusieron fácil la respuesta. La pregunta fue si considera que un adelanto electoral sería bueno o malo para los intereses del país. Para no pillarse los dedos, se refugió detrás de la potestad exclusiva que sobre la materia tiene el jefe del Gobierno: 'Estoy convencido de que el presidente, al final de su mandato, no va a hacer algo que vaya en contra de su país, al contrario'.

No podía faltar el Movimiento 15-M. 'Está ahí, sería necio desconocerlo', empezó por reconocer Rubalcaba, para a continuación poner a algunos acentos que eviten confundir comprensión con pasteleo, porque según dijo 'una cosa es escuchar y otra decir que sí a todo'. Rubalcaba señaló que, si se desciende al detalle de analizar sus propuestas, 'hay cosas' con las que no está 'de acuerdo', pero destacó una como valor incuestionable: 'Detrás del Movimiento del 15-M hay una decidida voluntad de participar en la política democrática'. Y su compromiso es remover obstáculos para facilitar esa participación.

Ya metidos en la harina electoral, a pesar de la reunión que la semana pasada mantuvieron en Madrid miembros de su equipo con asesores de la campaña de Barack Obama, Rubalcaba se reafirmó en que no hará 'una campaña a la americana'. Y a pesar de que el PSOE ha distribuido un vídeo de American style para poner imágenes a lo que pretende acuñar como 'el espíritu del 9 de julio' fecha del discurso de su proclamación oficial como candidato, Rubalcaba anticipó que en su campaña 'no va a haber mucho confeti' ni grandes mítines, sino que se ha propuesto ser fiel al estilo 'de lo que soy: un profesor'.

Promete hacer una campaña electoral 'de profesor, sin mucho confeti'

Con el afán pedagógico propio de esa condición explicó su rechazo a cualquier fórmula de copago en la Sanidad: 'Si el copago es poco, no va a valer para nada porque te gastas más en gestionarlo que lo que recaudas. Y si el copago es muy importante, entonces es socialmente injusto'.

También explicó que si los mercados campan a sus anchas es porque la política se lo permitió. Para corregir esta situación hace falta, según dijo, 'más política y más valentía política'. Las que da por seguro que no tendrá su contrincante, Mariano Rajoy, para contrastar con él su proyecto en un cara a cara en televisión. 'Si no lo acepta, lo tendrá que explicar a los ciudadanos', anticipó.

RbCb dijo preferir la playa a la montaña y el Ribera al Rioja, pero se salió por la tangente cuándo se le preguntó si Rubalcaba se considera monárquico o republicano. 'Constitucional', fue su respuesta para salir del emparedado.