Público
Público

Rubalcaba dejará el Gobierno cuando se convoquen las elecciones

El vicepresidente confirma que lo hará cuando crea que sus responsabilidades "son incompatibles"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sostiene Alfredo Pérez Rubalcaba que, en política, 'para que no se te escape algo que no quieres decir, lo mejor es no pensarlo'. Y el vicepresidente primero del Gobierno y próximo candidato electoral del PSOE, aunque tiene a gala aplicarse esta máxima, ayer hizo bueno el refrán de 'consejos doy que para mí no tengo'.

'Dejaré el Gobierno cuando crea que mis responsabilidades son incompatibles con las del partido', respondió en el pleno del Congreso a Soraya Sáenz de Santamaría, cuando la portavoz del PP utilizó la crisis alimentaria del pepino como enésima prueba de la supuesta parálisis de un Gobierno al que la derecha atribuye más dedicación al relevo de su presidente que a los intereses generales.

El PP lanza una ofensiva para que Rubalcaba renuncieya a sus cargos

Rubalcaba volvía así, sin pretenderlo, a descorrer la cortina que el PSOE se apresuró a echar después de que la abriera Guillermo Fernández Vara el día 28 de mayo, en la reunión del Comité Federal del PSOE que avaló por unanimidad al vicepresidente como candidato para las elecciones generales de 2012. El dirigente extremeño apuntó ya aquel día que Rubalcaba tendría que ser 'aliviado' de algunas de sus competencias en el Gobierno para poder volcarse en la construcción del nuevo proyecto del PSOE que encabezará como candidato electoral. La verbalización de ese escenario le valió entonces a Fernández Vara algún duro reproche y no se volvió a hablar del asunto, hasta ayer.

Rubalcaba 'dejará el Gobierno antes de las elecciones', según confirmaron a Público fuentes próximas al vicepresidente primero, pero el cómo y el cuándo todavía están en el ámbito de su 'reflexión personal'. Las fuentes consultadas apuntan que el cuándo será 'muy cerca ya de la campaña', en todo caso 'cuando él decida que son realmente incompatibles sus funciones en el Gobierno y la condición de candidato'.

Esta situación no se dará seguramente, según apuntan esas fuentes, hasta que se haga la convocatoria oficial de las elecciones. En ese momento, a los motivos prácticos se sumarán los estéticos ya que Rubalcaba no sólo es vicepresidente primero y portavoz del Gobierno, sino también el titular del Ministerio del Interior, al que compete la organización de todo el proceso electoral, del que él será protagonista directo como candidato del PSOE.

Sáenz de Santamaría le dice que es 'lo último que necesita España'

Si este es el argumento de más peso a favor de su salida del Ejecutivo una vez que se formalice la convocatoria electoral, en contra de la anticipación de ese paso se alega que tampoco 'puede irse de la noche a la mañana cuando es el pilar del Gobierno', en el que ocupa tres puestos claves, de los que sólo el de vicepresidente podría amortizarse.

De la misma forma que se da ya por seguro que en algún momento dejará el Gobierno y se apunta a que ese momento se acercará a la fecha de aprobación de la convocatoria electoral, también se asegura que la concreción de esta decisión es algo que todavía 'está muy verde'. Y es así, entre otras razones, porque para empezar tampoco está clara la fecha de las próximas elecciones generales, que pivota sobre la aprobación por el Parlamento de los Presupuestos del Estado para 2012.

La Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) establece que las elecciones se celebran 55 días después de la aprobación por el Consejo de Ministros del decreto de convocatoria. Y en el Gobierno se manejan dos fechas como las 'más probables': el 27 de noviembre y el 4 de marzo.

Esta última es la elegida para un escenario en el que, como desea José Luis Rodríguez Zapatero, se consiga aprobar los Presupuestos y agotar la legislatura legalmente expira el 9 de marzo. La primera es la opción para el supuesto de que no se lograran apoyos suficientes para sacar adelante los Presupuestos, pues aunque cabe la prórroga de los vigentes, se reconoce que la situación política se volvería 'insostenible'. La incógnita presupuestaria estará definitivamente despejada para el 30 de septiembre, fecha tope para la presentación de las cuentas al Congreso, y que este año cae en viernes, cuando sereúne el Gabinete ministerial.

A fecha de ayer, el Gobierno cree que para salvar los Presupuestos podrá volver a contar con los votos del PNV, Coalición Canaria y Unión del Pueblo Navarro. Antes, en este mes, tendrá que superar la aprobación del techo de gasto, más formal que vinculante, por lo que se confía en la abstención de los grupos nacionalistas, que sería suficiente.

El Gobierno maneja el 27 de noviembre y el 4 de marzo para los comicios

Pero, además de la incógnita presupuestaria, está la relacionada con el calendario político de Rubalcaba como nuevo líder socialista. Aunque la tesis mayoritaria sigue siendo la de alejar lo más posible las elecciones generales del tsunami del 22-M, algunos dirigentes próximos al vicepresidente defienden que, con Presupuestos o sin ellos, convendría más a sus intereses que las elecciones se celebraran en noviembre. La razón fundamental estriba en la previsión de que, hasta ese mes, habrá buenos datos sobre creación de empleo y después, a partir de diciembre, volverán a empeorar.

Con Rubalcaba investido ya oficiosamente como candidato del PSOE, la sesión de control parlamentario de ayer certificó que el vicepresidente ocupa definitivamente el centro de la diana para el PP. Si los duelos entre Zapatero y Rajoy se reproducen limpios, lineales y sin interrupciones en el Diario de Sesiones, los enfrentamientos entre Rubalcaba y Sáenz de Santamaría están salpicados de permanentes exclamaciones, rumores y protestas. Y ayer no fue una excepción.

La duda se despejará en septiembre, con los Presupuestos

A duras penas, invocando el auxilio del presidente de la Cámara para acallar la agitación de los escaños del PP y las ovaciones con las que hace contrapeso la bancada socialista, Rubalcaba acabó exigiendo a la derecha más lealtad al interés general y menos a su instintopartidario.

'Quien lleva siete años de la mano de Zapatero tiene muy poco de qué presumir y mucho de lo que arrepentirse. Se lo voy a decir sin matices: usted es lo último que necesita España', le espetó la portavoz del PP, que ayer persiguió al vicepresidente con dedazos por sus nombramientos de mandos policiales y pepinazos. 'Lo que no voy a hacer es callarme', advirtió Rubalcaba.

El vicepresidente aprovechó para reivindicar su autonomía frente a la creciente marea de la derecha que proclama incompatibles sus aspiraciones a ser candidato socialista con su labor como número dos del Ejecutivo.

En contra de esta tesis, los dirigentes del PSOE buscan ejemplos en contra. Ayer invocaban el de que Esperanza Aguirre hubiera tenido que dejar su despacho en la Comunidad de Madrid para aspirar a repetir en la presidencia, como acaba de hacer el 22-M. Con más profusión aún se utiliza el de Alberto Ruiz-Gallardón, que compitió por primera vez por la alcaldía de Madrid sin dejar de ser presidente de la Comunidad.

La puesta de largo de Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato del PSOE para las elecciones generales de 2012 se producirá finalmente, si no surgen nuevos cambios, el 9 de julio. Ese día será proclamado como tal en una reunión especial del Comité Federal, aunque el vicepresidente será ya candidato de manera oficial desde el 18 de este mes si, como está previsto, ningún otro militante reúne los avales necesarios. La previsión inicial es que el Comité Federal se reuniera ese día, pero se canceló al estar Zapatero en viaje oficial a Rusia. Y a la semana siguiente se celebrará el debate sobre el estado de la nación. Además de las razones de agenda, uno de los motivos esgrimidos ayer para justificar el aplazamiento de la convocatoria es la conveniencia de alejar el discurso de Rubalcaba del que hará Zapatero en el citado debate, que supondrá el broche parlamentario a su mandato como presidente.

La corriente Izquierda Socialista anunció ayer que no participará 'con candidato propio' en el proceso de primarias que se han convocado por considerarlo 'prefigurado para la presentación de un candidato único'. Fuentes de la corriente consideran, según Servimedia, que se trata de una 'pantomima'. En las conclusiones de su Coordinadora Federal, IS reafirma su 'apoyo al sistema de primarias como mejor mecanismo para favorecer la democracia y la participación de la militancia'.