Público
Público

Rubalcaba dice que las encuestas no deciden "los escaños"

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno insta a Rajoy a que reconozca que la crisis es mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una vez más, y siguiendo el lema de los socialistas vacos, Rubalcaba ha insistido en que PSOE y PP no son lo mismo. En Logroño, ante unos 2.000 militantes el candidato del PSOE para las elecciones del 20N, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha restado este domingo importancia a las encuestas adversas que pronostican una debacle a su partido y ha advertido al PP de que los escaños 'no los deciden ni los mercados ni las encuestas', sino los votos de los ciudadanos.

'No, no y no. No somos lo mismo', ha clamado el candidato socialista que ha prometido que si gana las elecciones estarán garantizados los servicios básicos como la sanidad y la educación, las pensiones, las prestaciones por desempleo y los derechos civiles. Lo 'antagónico' que el del PP, ha agregado.

Rubalcaba ha reprochado al PP y a su líder, Mariano Rajoy , que les cueste 'tanto trabajo' reconocer que la crisis actual es europea y mundial, y no 'hispanoespañola', porque sólo miran por su interés electoral.

Se ha entretenido Rubalcaba en las pensiones, en defender la reforma aprobada a comienzos de año con los agentes sociales y a leer 'el parrafillo' del programa del PP en el que dice que revisará este tipo de prestaciones cada dos años si gana los comicios.

En los 52 minutos de mitin, el discurso más largo de la campaña electoral, Rubalcaba ha sido tajante al asegurar: 'Nosotros queremos dar seguridad a los trabajadores, la que se le puede dar desde el Estado, y la derecha no'. Tampoco está dispuesto a consentir que se cambien las relaciones laborales de las pymes, porque no le parece razonable decir que esa es la forma de salir de la crisis.

Por eso, ha considerado 'tan importante' que el expresidente Felipe González y los ministros de sus gobiernos en los años ochenta estén haciendo campaña con el PSOE, porque en esa década se lograron avances decisivos que ahora 'están siendo cuestionados' por el PP.

Y lo están siendo incluso aunque no lo pongan en su programa electoral 'para no perder votos', ha asegurado, y ha puesto como ejemplo lo que está ocurriendo en algunas comunidades en las que gobierna el PP, como Castilla-La Mancha o la valenciana. Y en esta última, ha precisado sin poder echar la culpa a la 'herencia' socialista.

En el capítulo de derechos civiles, ha recordado que la derecha española 'nunca ha dado un paso adelante, porque no creen en ellos y los aceptan cuando no tienen más remedio'. Se opusieron, ha dicho, a la ley del divorcio y su reforma posterior, a la ley de interrupción del embarazo y a su reciente modificación o a la ley del matrimonio homosexual.

Incluso, ha señalado el candidato, el PP pretende que la píldora del día después se dispense con receta médica. A entender del candidato socialista, esta medida aumentaría el número de embarazos no deseados y haría que muchas parejas adolescentes que 'tienen una noche loca tengan que pagar toda la vida' porque les da vergüenza ir al médico a pedirla.