Público
Público

Rubalcaba dice que no puede haber una salida injusta a la crisis

Escribe a los militantes para pedirles una "contribución activa" y les promete un "canal directo" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'La crisis nos ha golpeado duramente y sus efectos serán profundos. Pero no vamos a aceptar que el resultado de esta crisis sea una sociedad más injusta, más insolidaria y excluyente'. Esta es la tarjeta de presentación con la que Alfredo Pérez Rubalcaba se presenta como candidato electoral ante la militancia del PSOE, a la que ayer empezó a llegar una carta con su firma.

Rubalcaba, tras asistir hoy a la toma de posesión de sus sustitutos en el Ministerio del Interior y en la portavocía del Gobierno, se instalará mañana definitivamente en su nuevo despacho. Será en la cuarta planta de la sede del PSOE, la planta noble, donde están los despachos del secretario general y del presidente. Allí se le ha acondicionado la sala que lleva el nombre de Alfonso Perales, a quien, tras su fallecimiento, sustituyó en la última legislatura como cabeza de lista por la circunscripción de Cádiz.

El contenido de la misiva a los militantes intenta mantenerse fiel a la divisa de combinar continuidad y cambio. Así, Rubalcaba arranca agradeciendo el 'honor inmenso' de representar al PSOE 'para continuar la labor de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y de Felipe González', con el recuerdo de que él ha 'trabajado con ellos muchos años'.

Pero, más adelante, afirma tener muy claro 'lo que hay que mantener y lo que hay que cambiar'. 'Creo tener una idea clara de lo que España necesita. Creo tener la capacidad para hacerlo', dice sin descender al detalle, ni siquiera al de su discurso del domingo, en el que adelantó un catálogo de propuestas y reformas.

La carta a los militantes tampoco lleva el puño y la rosa

El candidato socialista lo resume en los siguientes términos: 'Los socialistas siempre hemos impulsado las grandes transformaciones que han mejorado la vida de los españoles: primero, el cambio democrático; después, las reformas sociales; y ahora tenemos que promover el tránsito hacia una nueva economía, más productiva, mas sana y equilibrada, más capaz de crear empleo, y también de garantizar la igualdad de derechos y de oportunidades'.

Para insuflar ánimos a los suyos, el candidato proclama: 'No está escrito ni decidido el futuro de España en los próximos años'. Y tampoco, viene a decir, el de las próximas elecciones generales: 'Nuestro objetivo común es ver en España un nuevo Gobierno socialista en los próximos cuatro años (...). Para ello, en las próximas elecciones tenemos que lograr la confianza y el voto mayoritario de los ciudadanos. Hemos ganado muchas veces y vamos a demostrar que, a pesar de las dificultades, podemos volver a hacerlo'.

En la consecución de ese objetivo, comprometo 'todo lo que tengo: toda mi capacidad, mi experiencia y mi entusiasmo, sin ninguna clase de reserva', declara Rubalcaba. Pero subraya que él sólo no podrá lograrlo, por lo que reclama la 'contribución activa' de todos los militantes. Para animarlos a esa colaboración activa, les anuncia la creación de 'canales directos de comunicación' que aseguren que llegan hasta él sus ideas, sugerencias y propuestas, porque concluye 'hoy más que nunca, esta no debe ser sólo la campaña de un candidato, sino la de todos los socialistas'.

Mañana se instala en la planta noble de la sede del PSOE, la de Zapatero y Chaves

Esta afirmación, no obstante, choca con la personalización de los primeros pasos dados en la candidatura de Rubalcaba. Si el tradicional logotipo del PSOE el puño y la rosa se suprimió de la careta del microsite creado en la página web del partido, tampoco aparece en la carta del candidato a los militantes. Sí figuran, en la esquina inferior derecha, al lado de la firma de Alfredo Pérez Rubalcaba, las siglas PSOE. Y en el rincón izquierdo, una dirección de correo electrónico: rubalcaba@psoe.es

El candidato, una vez que el miércoles se haya instalado en su despacho de la sede socialista, tiene intención de dedicar los siguientes días a 'encerrarse' con los equipos que ha constituido: el Comité Electoral, que dirige Elena Valenciano; y el Comité de Estrategia, que encabeza José Blanco. Además, tiene pendiente de constituir un Consejo Político, en el que pretende combinar la experiencia de veteranos como Felipe González o Javier Solana con la de jóvenes dirigentes como Eduardo Madina.

Su equipo más directo trabaja en la preparación de una 'intensa' agenda de actividades y reuniones. Su primer acto público, tras la puesta de largo como candidato del domingo, se celebrará el sábado.

El lugar elegido, 'no por casualidad', según se destaca desde el PSOE, es Extremadura, donde los socialistas han perdido el Gobierno autonómico como consecuencia de la pinza formada por Izquierda Unida con el PP.

El expresidente extremeño Guillermo Fernández Vara, que ha asumido el liderazgo de la oposición, fue uno de los primeros dirigentes territoriales en apostar públicamente por Rubalcaba como sucesor de José Luis Rodríguez Zapatero.