Público
Público

Rubalcaba insiste en su postura sobre el 15-M: "Prudencia y firmeza"

El vicepresidente del Gobierno rechaza que el movimiento indignado "acabe en una fractura social" y descarta que el Gobierno vaya a prohibir la manifestación del 19-J

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Interior y vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha defendido la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado ante las protestas que se han vivido esta semana en Catalunya y Valencia y ha reiterado que la postura del Ejecutivo ante el movimiento del 15-M sigue siendo la misma: 'Prudencia y firmeza'.

Rubalcaba ha recordado que bajo estos dos principios de prudencia y firmeza 'la Policía y la Guardia Civil lo están haciendo muy bien'. Ha puesto, además, como ejemplo, que este jueves el presidente del Parlament valenciano, Juan Cotino, al término de la investidura de Francisco Camps se trasladó a la comisaría para felicitar en nombre de la mesa a la Policía.

Con respecto a los sucesos del miércoles ante el Parlament catalán, Rubalcaba ha descartado que la Generalitat hubiera pedido algún tipo de colaboración al Gobierno en materia de seguridad, porque de haberlo pedido se hubiera atendido. Tras esto, ha recordado que en esta comunidad el Gobierno no puede actuar por su cuenta porque 'las fuerzas de seguridad del Estado en Catalunya son limitadas'. Y ha enumerado que tan solo tienen competencias en materias de terrorismo, crimen organizado, extranjería y drogas, pero nunca en casos de intervención.

En cuanto a las manifestaciones convocadas en muchas ciudades de España para el próximo domingo, 19 de junio, Rubalcaba ha declinado ofrecer detalles de las medidas que adoptará la Policía para que transcurran con normalidad. Y ha incidido en que 'si la manifestación se desarrolla pacíficamente habrá prudencia y se alguien lo quiere hacer mal, firmeza'.

Además, ha rechazado que el Gobierno vaya a prohibir ninguna marcha: 'Para prohibir una manifestación en España tienes que estar absolutamente cargado de motivos y las poquísimas que se han prohibida han sido a través de una orden judicial, por lo que limita muchísimo la capacidad de prohibir'.

El vicepresidente no considera que el movimiento 15-M y su deriva violenta en los sucesos de Barcelona 'vayan a acabar en una fractura social'. 'Hay que gente que le gusta más a otra menos. Hay gente que se puede sentir afectada. Pero no veo que haya riesgo de que se produzca esta fractura', ha asegurado.

Por último, no ha querido vincular la imagen que puedan dar los indignados y la marcha del 19-J con las subidas de la prima de riesgo durante estos últimos días porque 'no tiene ninguna lógica'. Sin embargo, sí ha sido tajante en afirmar que 'lo del otro día del Parlament no es una buena imagen para España'.