Público
Público

A Rubalcaba le produce "sonrojo" el plan de Rajoy

Recalca que mientras el PP propone reducir gastos promocionales en la Administración, Aguirre "no ha hecho otra cosa que gastar en publicidad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Sonrojo'. Esto es lo que le producen al vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, algunas de las propuestas planteadas el miércoles por el líder del PP, Mariano Rajoy, dentro de su plan de austeridad en la Administración para afrontar la crisis.

Rubalcaba mostró inicialmente su indiferencia ante las iniciativas de Rajoy cuando fue preguntado por ellas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ya que aseguró haber escuchado planes similares 'muchas veces' y espera ahora que se concreten. Pero no pudo resistirse a sacar la puntilla a algunas que le llamaron especial atención.

Mencionó la propuesta de los conservadores de que las autoridades públicas compartan los coches oficiales. Le pareció una propuesta de 'enorme imaginación' porque, recordó, 'hace muchísimo tiempo que en los ministerios y en las Cortes hay coches de incidencias, que son los que se utilizan por todos'. Ese tipo de servicios, apuntó, ya se prestaban 'con los coches de caballos'. Por ello, acusó a Rajoy de echar 'un vistazo atrás, al siglo XIX'. Con su habitual ironía, el vicepresidente primero agradeció al líder del PP que 'haya cambiado de nombre' a los coches de incidencias. 'Salvo que él esté pensando en compartir coche con Soraya Sáenz de Santamaría. Estoy deseando verles llegar juntos al Congreso'.

Hasta ahora ha habido muchas 'invocaciones' a la austeridad por parte de los conservadores, pero Rubalcaba denunció que allí donde gobiernan 'se han caracterizado por lo contrario'. En este sentido le produce 'sonrojo' escuchar a Rajoy proponer que las administraciones públicas supriman gastos de publicidad, cuando Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, 'no ha hecho otra cosa que publicidad. Por cierto, alguna bastante buena', añadió con sorna.

También le ha sorprendido al Gobierno que el PP inste a la convocatoria de la conferencia de presidentes autonómicos 'después de haber boicoteado la última', que se centró en el paro. Rubalcaba recalcó que no será el Ejecutivo el que se oponga 'a nada que tenga que ver con los pactos y acuerdos en las administraciones públicas para mejorar la economía del país'.

El Gobierno no teme, de momento, por su estabilidad parlamentaria. Rubalcaba cree que el Ejecutivo podrá 'acabar la legislatura sin problemas', si bien conversa con CiU y PNV para garantizarse su apoyo. Se trata de 'encarrilar' los últimos meses del mandato 'porque el Gobierno quiere agotarla para hacer reformas, que están en el parlamento'. Citó, entre otras, la de las pensiones, o la de la negociación colectiva, que este viernes ocupó un lugar destacado en las deliberaciones del Consejo de Ministros.

La de este viernes fue la primera reunión del Ejecutivo tras la confirmación de que Rubalcaba será el candidato del Comité Federal de los socialistas en el proceso de primarias para elegir al sucesor de Zapatero de cara a las elecciones generales. Pero viernes ninguno de sus compañeros de Gabinete felicitó al vicepresidente por su nueva responsabilidad.

Él se lo tomó con humor. 'No me han dicho nada, nada. Y lo digo con dolor, con sufrimiento', continuó con ironía. 'Ahora voy a hacer 15 llamadas', concluyó, en referencia a los ministros que componen el Gobierno. Entre otras medidas, el Consejo de Ministros aprobó el proyecto de ley de servicios de atención al cliente y el reglamento sobre el acceso a las profesiones de abogado y procurador.