Público
Público

Rubalcaba: "No han dado ustedes una a derechas, o mejor, no han parado de dar derechazos"

El líder del PSOE carga contra Montoro en el debate sobre los Presupuestos de 2013, porque son "injustos, ineficaces e increíbles". El ministro utiliza los resultados de las gallegas y vascas para mofarse de los socialistas y cuest

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'¿Quo vadis, señor Rubalcaba? Esperábamos oír de usted un discurso de altura política, sobre todo después de los resultados electorales del pasado domingo'. 

Cristóbal Montoro no esperó ni un solo segundo para entrar a degüello a destripar al secretario general del PSOE, para atacarle por su flanco más desguarnecido: la sangría de los comicios vascos y gallegos. El ministro de Hacienda sabía que pillaba a su oponente en el debate de totalidad de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2013 en su peor momento. Y se empleó en demostrárselo. 

Pero también la bancada socialista vivió la sesión en el Congreso como una teatralización del respaldo a su jefe de filas. A las 16 horas, un aplauso algo falto de calor aupó al líder a la tribuna de oradores. Alfredo Pérez Rubalcaba trenzó entonces un discurso minucioso aunque algo deslavazado, intentando encontrar las trampas de las cuentas de 2013, cómo los números 'no cuadran', como el proyecto de ley es una 'chapuza' que no se cumplirá. Hinchó su relato de datos y no de pasión. Resultado: no entusiasmó más que lo justo a los suyos, que respondían de vez en cuando con los aplausos. Carme Chacón y el expresidente de Castilla-La Mancha José María Barreda ni siquiera se molestaron en disimular su distanciamiento con el líder. Palmeaban desde su escaño con visible desgana.

El líder del PSOE explotó y arrancó la ovación de su grupo en su réplica 

El secretario general del PSOE salvó su discurso en la réplica. Montoro le había picado, se había puesto 'muy faltón', como criticaban varios diputados socialistas. Rubalcaba sacó bilis y convenció. Y al final de la sucesión de réplicas y contrarréplicas, cuando acusó al ministro de adolecer de 'sensibilidad social', arrancó, ya sí, una encendida ovación con la bancada de su grupo en pie.

Rubalcaba agarró el cabo que el ministro había dejado suelto por la mañana, cuando apeló a los grupos a la unidad y aparcar discrepancias: '¿No le parece un poco fuerte reclamar consenso después de todo lo que ustedes han hecho? Han hecho política sin consenso y que dificulta el consenso. Empiece por decir a mi grupo qué cosas rectificaría y créame, en ese diálogo nos podemos encontrar'.

'Me temo lo peor, que vengan nuevos recortes y nuevos ajustes', alerta

Expuso después la parte mollar de su argumentación. Armó su discurso sobre la base de que los PGE son 'injustos', 'increíbles' e 'ineficaces', que traerán más 'recesión, más desempleo, más desigualdad y más sufrimiento'. Pero lo peor, aseguró, es que llegan a la Cámara 'muertos', porque parten de las cuentas de 2012, que tuvieron que ser corregidas por varios reales decretos leyes de recortes en sanidad y educación, por no hablar del tijeretazo anunciado por Mariano Rajoy el pasado 11 de julio. 'Ya le dije que los números no cuadraban. Le dijimos que les faltaban 11.000 millones de euros. Y  al final son 10.500. Nosotros pusimos 500 de más y usted 10.000 de menos'. Las cuentas para el ejercicio siguiente son, para el PSOE, irreales, 'no hay nadie que haya dicho que se vayan a cumplir', con lo que ello supone de coste para la confianza en España, la inquietud tortura para el Ejecutivo. 'Nadie es nadie, nadie cree en la verosimilitud de los números que usted nos trae aquí', aseveró, para lo que tenía en bandeja, y bien calentitos, los datos del panel de Funcas, que concluyen que ningún analista privado confía en que el PIB caerá en 2013 sólo un 0,5%

Así, la trayectoria presupuestaria del Ejecutivo, apuntó, es 'inenarrable', 'difícil de justificar para un Gobierno que tenía un plan'. 'No han dado una a derechas. O mejor dicho, no han parado ustedes de dar derechazos, porque con cada rectificación se han llevado derechos sociales de los trabajadores de España. En resumen, plan no tenían, pero ideología para ajustar, por arrobas. No me tranquiliza nada decirle que no van a cumplir el objetivo de déficit, porque me temo lo peor, que vengan nuevos recortes y nuevos ajustes'. Y en ese caso, el Ejecutivo de Rajoy tendrá 'enfrente' al PSOE.

Rubalcaba dice que son las cuentas 'de un país rescatado e intervenido'

El líder de los socialistas repasó las medidas del Gobierno y sus damnificados –trabajadores, estudiantes, profesores, escuelas, personal sanitario, mujeres...–, censuró la sacralización de la 'austeridad' cuando esta por sí sola no basta, defendió una reforma tributaria progresiva y extraer recursos de las rentas más altas, pidió a Rajoy que 'aísle' la deuda de los bancos, para 'liberar' a los ciudadanos del serio 'riesgo' de que tengan que pagar la factura del saneamiento financiero, demandó que aclare de una vez por todas si piensa actualizar las pensiones, reclamó al presidente que exija al Banco Central Europeo que ayude a España sin imponer ninguna condicionalidad extra porque los Presupuestos que hoy comenzó a discutir el Congreso son las cuentas 'de un país rescatado e intervenido'. En resumidas cuentas: 'Podían haber elegido una política injusta pero eficaz, o una política menos eficaz pero más justa. Ofrecen lo peor, sufrir para empeorar. Y hay alternativas, fórmulas distintas para salir de la crisis con más justicia y más eficacia'. Los PGE de 2013 'no son los más sociales, sino que son los menos sociales de toda la crisis económica', zanjó, enhebrando que Montoro había manipulado las cifras al sacar del volumen de gasto la enorme partida reservada al pago de los intereses de la deuda (38.589,55 millones de euros)

'Es increíble que venga a hacer un discurso de cuarta regional', le reprocha Montoro

Montoro acudió a un recurso muy caro en él: derribar al adversario con la ironía. O con la descalificación, según se lo tomó el Grupo Socialista, que interrumpió al ministro cada vez que se saltaba la línea de la corrección. Por supuesto, el titular de Hacienda no contestó sobre las pensiones, defendió el 'préstamo de la UE a la banca en condiciones magníficas', reivindicó su subida de impuestos 'progresiva' y se reafirmó en que España sí cumplió sus objetivos de déficit. El resto de la hojarasca con la que envolvió sus réplicas se centró el disparar a Rubalcaba y cuestionar su autoridad. 'Habla usted como si no hubiera gobernado, como si fuera un líder nuevo. A mí, personalmente, me ha desconcertado, me parece increíble que habiendo sido lo que ha sido y la herencia que ha dejado [...] venga a hacer un discurso político de cuarta regional'. 'Hay que saber de economía, algo. No digo mucho', se mofó, burlón, para después provocar al líder del principal partido de la oposición pidiéndole que aprovechara 'la tarde' e hiciera algún planteamiento 'en positivo'. Se recochineó incluso afirmando que lo que 'le ocurre al PSOE es grave' y se debe por su estilo de oposición, 'diciendo no a todo lo que se plantea'. 

El PSOE advierte de que las cuentas traerán 'más paro, recesión y sufrimiento' 

Las palabras de Montoro encabritaron visiblemente a Rubalcaba, y eso le hizo explotar en la réplica y contentar a su grupo. 'Oírle hablar de responsabilidad me pone enfermo', bramó el secretario general del PSOE. Ahí recordó que su partido apoyó en la última Conferencia de Presidentes a Rajoy porque era bueno para España, cosa que no hicieron los barones del PP cuando gobernaba José Luis Rodríguez Zapatero. Ahí recordó cómo en una de esas citas, la de 2007, el presidente riojano, Pedro Sanz, filtró el lapsus del jefe del Ejecutivo, cuando definió el atentado de Barajas de ETA como un 'accidente'. Ahí recordó cómo el propio Montoro dijo a Ana Oramas, la portavoz de Coalición Canaria, que era preferible hacer caer a Zapatero, porque ya remontaría el país el PP. Y ahí Rubalcaba rubricó, metiéndose en la harina electoral, que no cambió su discurso por la campaña gallega, mientras que Rajoy anunció el tijeretazo de 10.000 millones en educación y sanidad tras los comicios autonómicos asturianos y andaluces. Le subrayó que el 21-O no convierte por arte de magia unos Presupuestos 'chapuza' en algo 'magnífico'. La bancada socialista correspondió con el aplauso. 

Contestando a la última descalificación del ministro, arrancó otra vez la aceptación (y ovación) de su grupo: 'Yo creo que hay que saber de economía, pero me encantaría que usted además de saber de economía tuviera sensibilidad social, y yo no la he visto por ningún lado'. 

-La oposición acorrala al Gobierno con la actualización de las pensiones

Como ya se vio esta mañana cuando los grupos hicieron una primera valoración de la exposición inicial de Cristóbal Montoro, y como se vio el pasado viernes, cuando se registraron las 11 enmiendas de totalidad, no hay partido de la oposición que se crea los Presupuestos de 2013, salvo Foro Asturias y UPN. 

El ministro de Hacienda no encontró palabras amables ni siquiera de CiU, el grupo con el que más se entendió el Ejecutivo en el primer tramo de legislatura, antes de la escalada verbal a cuenta del futuro referéndum de autodeterminación de Catalunya. El careo con Josep Antoni Duran i Lleida –que no subió a la tribuna por estar todavía convaleciente de su operación de menisco– estuvo cargado de reproches, de malas caras, de interrupciones. El portavoz convergente puso un 'cero patatero' en economía, le dijo que los catalanes están 'hartos' de Rajoy y de unos PGE que no son 'creíbles', son 'recentralizadores' y 'pasan de Catalunya'. 'Después no entienden que una gran mayoría de ciudadanos catalanes crea que se les sigue maltratando. No es la escuela la que hace independentistas'. El titular de Hacienda, como hiciera por la mañana, insistió en que no es momento de cruzar el debate de la crisis con la tensión territorial, y defendió que Catalunya no debería sentirse agraviada porque el Gobierno le ha prestado apoyo económico 'desde el minuto uno de la legislatura'. 

Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) rubricó la nula 'credibilidad' de las cuentas –'El cuadro macro ya es papel mojado', dijo Cayo Lara– y niqueló más aún el flanco social: 'Estos PGE sólo crearán más paro, más deterioro de los servicios públicos, más desesperanza. Son unos Presupuestos para los bancos, para los especuladores, para el rescate. Tienen un solo objetivo: el control del déficit a base de los recortes, el cumplir el artículo 135 reformado de la Constitución que pactaron PSOE y PP, que garantiza el pago de los intereses de la deuda por encima de todos los intereses sociales'. El coordinador de IU apremió a Montoro a que analice qué parte de esa deuda es 'ilegítima', fruto de la especulación de los tiburones financieros. Lara y los portavoces de ICV y CHA, Joan Coscubiela y Chesús Yuste, reprocharon a Montoro que quiera hacer ver que los Presupuestos de 2013 son 'los más sociales de la democracia', cuando manipuló los datos a su gusto y, en la calle, en la práctica, están generando un destrozo mayúsculo. 'Es un insulto a la dignidad de los parados, de los dependientes, de las familias', afirmó el ecosocialista.

Montoro les contestó intentando probar que no hay más lentejas, que no cabe zafarse del objetivo de estabilidad presupuestaria. Dijo que IU gobierna o apoya parlamentariamente en Andalucía y Asturias, como integró en el pasado el tripartito catalán. Y que cuando uno está en responsabilidades ejecutivas, sabe que debe cumplir con sus compromisos, también con los compromisos con la UE. 'Si fueran miembros del Gobierno de España, ¿sostendrían ese discurso? Llevarían a España fuera de Europa'. Izquierda Plural recordó que sí hay alternativas, como tocar los 'privilegios de los intocables fiscales', combatir el fraude fiscal, penalizar a la banca, aumentar los impuestos de las empresas. Los portavoces del grupo se adentraron en un terreno además en un terreno muy confortable para ellos: la huelga general. Los PGE dan 'más razones' para apoyar un 14-N que 'objetivamente está convocando el Ejecutivo con estas políticas de recorte que van a hacer sufrir tanto a tanta gente', añadió Lara. El ministro dijo respetar el paro de 24 horas, aunque no es lo que 'conviene' al país.

La arquitectura del Estado

Rosa Díez fondeó por sus fueros. El problema, analizó, está en el esqueleto administrativo. 'Hemos de acabar con todas las estructuras superfluas del Estado y de las comunidades autónomas para invertir en economía productiva y garantizar los servicios esenciales', sostuvo la líder de UPyD. Montoro respondió que 'en muy pocas semanas' enviará al Congreso la esperada reforma de la ley de bases del régimen local, de la que se derivará un importante ahorro con el principio de 'una administración, una competencia', informa Efe.

La jornada la remachó el portavoz económico del PNV, Pedro Azpiazu, que auguró que se impondrán medidas 'brutales' para taponar los 'enormes agujeros' de las cuentas públicas. Como los demás grupos, criticó al Gobierno por redactar unos PGE mal 'a propósito', al 'dibujar un escenario de deseos piadosos que sólo pueden inspirarse en un optimismo insustancial sin ninguna base real', informa Europa Press.