Público
Público

Rubalcaba: "No he pensado dimitir"

El líder socialista asegura que su intención es cumplir "hasta el final" con su tarea al frente de su partido. "Fui elegido hace ocho meses y fui elegido por cuatro años. Yo soy muy partidario de cumplir plazos y mandat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

''Le han movido la silla', ya tenéis titular', les ha dicho con ironía este mediodía el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, a los numerosos periodistas que abarrotaban la sala de prensa del Congreso de los Diputados. Según él, alguien había bajado su silla para que ante las cámaras pareciera 'abatido y encogido', y dar así la imagen de líder fracasado en las elecciones que tuvieron lugar el domingo en Euskadi y Galicia. Pero nada más lejos de la realidad. Rubalcaba, a quien en las últimas horas le han llovido las declaraciones de quienes desde su propio partido le han reclamado 'cambios profundos', ha dado un golpe en la mesa y ha querido dejar claro que él no se va.

No se va ahora, ni tiene pensado marcharse de la dirección del PSOE en los próximos cuatro años a no ser que la 'mayoría' de su partido le pida que se marche. 'Los compañeros de mi partido me eligieron como secretario general hace ocho meses, y lo hicieron para recuperar la confianza ciudadana en el PSOE y para impulsar una política alternativa. Es la tarea que voy a cumplir, y la voy a cumplir hasta el final', ha concluído en su primera comparecencia ante los medios tras la debacle del domingo. ¿Significa eso que se marchará cuando haya cumplido con sus objetivos, o seguirá hasta 2016, que es cuando finaliza su mandato? 'Fui elegido hace ocho meses y fui elegido por cuatro años. Yo soy muy partidario de cumplir plazos y mandatos', ha zanjado el dirigente socialistas. Por tanto, 'inequívocamente', tiene previsto mantenerse como líder del principal partido de la oposición los proximos cuatro años.

A lo largo de una intensa rueda de prensa, que se ha prolongado durante algo más de una hora, el secretario general de los socialistas ha reconocido que es necesario iniciar una 'reflexión' dentro de su partido, y que la suya, la que ya ha hecho desde el domingo, 'recoge muchas propuestas y empaqueta muchas ideas' de sus compañeros de filas, porque 'cuando uno tiene una derrota electoral tiene que pensar en qué va a cambiar'. Pensar sí, pero sobre su dimisión o sobre la posibilidad de convocar ya un proceso interno que dé con el candidato socialista para las próximas generales 'no, porque no toca'. 'Hablo con cientos de ciudadanos y ni uno sólo me ha preguntado si voy a ser candidato', ha señalado.

En todo caso, Rubalcaba se ha presentado ante la prensa como una 'persona que sabe escuchar y que admite bien las críticas'. Así, ha anunciado que tanto su despacho, como el de sus números dos y tres, Elena Valenciano y Óscar López, respectivamente, están 'abiertos' para todos los que quieran expresarles su opinión acerca del partido de los socialistas. Él prefiere las críticas 'cara a cara' antes que las efectuadas 'por teletipo'. Con esta frase el exministro lanzaba su particular mensaje a los que desde el domingo se han pronunciado a favor de cambios 'profundos e inmediatos' en la cúpula de los socialistas. Así se manifestaron el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, los expresidentes de Castilla-La Mancha José María Barreda y José Bono, o el dirigente coruñés Francisco Caamaño y el exsecretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, que ayer mismo reconocieron que el PSOE necesita iniciar una reflexión de ideas sí, pero también de las 'personas' que lo dirigen. 

'Es normal que haya críticas. Sería un horror que éste fuera un partido de clónicos de Rubalcaba', volvía a reconocer con humor el líder de los socialistas. Pero las críticas no quieren decir, a su juicio, que haya perdido la confianza de los miembros de su partido, ni mucho menos. 'Tuvimos un Comité Federal hace un mes y fue abrumadora la mayoría de compañeros que ratificaron mi línea de oposición', ha señalado, si bien ha obviado que ese comité se celebró un mes antes de que se volviera a repetir el derrumbe de los socialistas en las urnas. A pesar de todo, Rubalcaba ha insistido en que él se siente 'cómodo en la dirección del partido'. 

Por tanto, ¿es hora de que haya cambios en la tarea de oposición del PSOE? Su líder aboga por seguir la línea que marcó el lunes la reunión de la Comisión Permanente. Es decir, la dirección de los socialistas sigue creyendo que 'los acuerdos' con el Gobierno 'son buenos', y Rubalcaba los va a seguir defendiendo, aunque seguirá habiendo cuestiones, como los recortes en educación o sanidad, que los socialistas no podrán apoyar. Así el principal cambio supondrá introducir 'más celeridad a la construcción de la alternativa a la derecha'.

'Lo que hace falta es presentar una alternativa. Un partido político tiene que tener un proyecto y un candidato. Y a mí me eligieron para conformar un proyecto alternativo', ha insistido el líder de los socialistas. De momento, ha reconocido Rubalcaba, esa alternativa no ha llegado a la ciudadanía. Y eso quedó demostrado, sobre todo, en el resultado obtenido el domingo en Galicia. 'No hemos sido capaces de ofrecer un Gobierno alternativo', ha lamentado igual que ha criticado que el domingo no se reconociera 'la magnífica labor' de Patxi López en Euskadi.

No obstante, ha insistido en que 'en política la confianza se pierde rapidamente y tarda mucho en recuperarse'. Aunque por el momento 'nadie' le ha pedido que se marche. 'Nadie me lo ha dicho ni en mi despacho, ni por telefono, ni en Twitter', ha remarcado. Él, como secretario general del PSOE, asume que tiene 'responsabilidad' en todos los resultados de todas las elecciones. También en las del 21-O.