Público
Público

Rubalcaba no ve a González "llamando" a delegados

Diversos dirigentes destacaron el papel del ex presidente y de Guerra en el resultado del 38º Congreso. El nuevo líder no desvela si repetirá como candidato a la Moncloa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'No les veo haciendo llamadas'. Ni a Felipe González ni a Alfonso Guerra, apuntó ayer el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, en su primera comparecencia ante los medios tras ser elegido líder del partido en el 38º Congreso celebrado este fin de semana.

Como informó este diario el pasado domingo, un amplio espectro de dirigentes socialistas atribuye la victoria de Rubalcaba al desequilibrio de fuerzas en Andalucía que produjo la alianza entre los seguidores de González y los de Guerra. Los chaconistas dan más detalles y sostienen que los dos veteranos socialistas se movilizaron telefónicamente la noche del viernes al sábado para cambiar la voluntad de algunos delegados y deshacer la ventaja que entonces se apuntaba en el contador provisional de la exministra.

Rubalcaba no dio crédito a la tesis de que las llamadas de González y Guerra fueron determinantes para su victoria, argumentando que conoce a los dos y no se lo imagina. No obstante, afirmó: 'No sé lo que hicieron'.

En sentido contrario, tiene muy claro que el trabajo realizado el pasado fin de semana en Sevilla abre una nueva etapa, con 'un PSOE fuerte y unido'. Rubalcaba se mostró muy 'contento' con la composición de la nueva dirección del partido, que ha quedado constituida por 38 miembros. 'Hemos acertado plenamente', sostuvo Rubalcaba ante el presidente José Antonio Griñán, según explicó a los periodistas.

La ausencia de Carme Chacón en la dirección no parece haber sido muy lamentada por Rubalcaba, si bien ayer destacó que 'su comportamiento ha sido impecable'. Superada la contienda, el exvicepresidente aseguró que considera a Chacón 'una amiga'.

Tras reunirse por primera vez con la dirección casi al completo, el líder celebró la elección de nombres y la estructura. Desde algunos sectores que apoyaron la candidatura de Chacón se ha criticado la falta de integración y el continuismo de la nueva Ejecutiva.

Rubalcaba admitió que la dirección socialista 'está vinculada al pasado', pero puso de relieve que sólo tiene 'una atadura, que es con el futuro'. 'El nuestro y el de los ciudadanos españoles', agregó.

Rubalcaba califica la actitud de Carme Chacón de 'impecable'

Con la vista puesta en ese futuro y en la tarea de 'oposición útil' que tienen que empezar a desarrollar para recuperar la confianza perdida ante los españoles, el líder socialista dio cuenta de la nueva organización interna. Así, explicó que la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, será la portavoz del partido, y relató los primeros cambios en la dirección del Grupo Parlamentario Socialista (GPS), que hasta la fecha era provisional.

A la portavocía del Grupo Parlamentario Socialista llega la exsecretaria de Estado de Cooperación Internacional Soraya Rodríguez, que releva a José Antonio Alonso. Rodríguez fue una de las impulsoras del artículo Yo sí estuve allí, que suscribieron buena parte de los seguidores de Rubalcaba tras la publicación del manifiesto Mucho PSOE por hacer, que sirvió de germen a la candidatura de Carme Chacón.

Otro de los cambios anunciados es el del secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, José María Barreda, al frente del Consejo Territorial. Rubalcaba anunció que el nuevo coordinador de este órgano será el secretario general del PSOE de Asturias, Javier Fernández. A poco más de un mes de las elecciones autonómicas en esta comunidad autónoma se celebran el próximo 25 de marzo, Fernandez fue designado ayer candidato a la Presidencia del Principado.

En sus puestos se mantienen los secretarios generales de los grupos en las Cortes elegidos tras las elecciones del 20-N. Eduardo Madina en la Cámara baja, y José Miguel Camacho en el Senado. En la Cámara alta, continúa como portavoz el exsecretario de Organización Marcelino Iglesias.

Menos explícito se mostró Rubalcaba sobre su futuro. El exvicepresidente no quiso despejar la incógnita sobre si volverá a presentarse como candidato a la Presidencia del Gobierno cuando llegue el momento. Preguntado sobre esta cuestión, evitó responder hoy y anunció que no lo hará en el futuro. 'No voy a responder nunca', dijo, advirtiendo a los periodistas que, si insisten, buscará una 'respuesta tipo'.

El secretario general quiere introducir incompatibilidades para 'repartir juego'

El grueso de los nombramientos del nuevo PSOE se pospuso hasta el martes que viene. Según advirtió Rubalcaba, se producirán más cambios para entonces, entre otras razones porque va a pedir una 'incompatibilidad' entre estar en una secretaría de área en el partido y las portavocías parlamentarias. 'Quien ocupa una secretaría de área en la Ejecutiva no debe ser portavoz. Hay que repartir juego' en los equipos, defendió.

Con esta premisa es previsible que cambien más de una decena de portavoces socialistas en las comisiones en el Congreso, como la de Interior, que ocupa Antonio Hernando, o la de Defensa, puesto para el que fue designada Trinidad Jiménez tras el 20-N.

En el 38º Congreso, los delegados del PSOE aprobaron una resolución para evitar que haya duplicidad de cargos públicos y orgánicos, con la filosofía de 'un puesto para cada persona y una persona para cada puesto'.

Tras la cita de los socialistas en Sevilla, es previsible que se produzcan más renovaciones en las federaciones. El calendario arranca el próximo 25 de febrero en Castilla- La Mancha, donde la división entre chaconistas y rubalcabistas ha dejado en desigual posición a José María Barreda y Emiliano García-Page. El primero ha salido debilitado del 38º Congreso y el segundo, reforzado. El alcalde de Toledo forma parte de la nueva dirección del PSOE, como vocal.

Sin embargo, esta no es la única federación fracturada en la batalla por el liderazgo del partido. Como secretario general, Rubalcaba defendió que 'la Ejecutiva del PSOE es plural, pero de un sólo partido'. En este contexto, quiso deslindar el ámbito federal del regional. 'No soy partidario de que la Ejecutiva Federal se meta en la vida orgánica'.

Más allá de los ajustes internos del partido, Rubalcaba desveló las tres primeras iniciativas que tomará como secretario general de la formación. Las dos primeras serán una reunión lo 'más urgente posible' con sindicatos y empresarios, porque la prioridad del PSOE es el empleo, y una entrevista con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schultz, para hablar de Europa. Este ha sido uno de los temas centrales de su campaña a la Secretaría General y, según recordó ayer, no puede 'consentir que una crisis mundial acabe siendo solo europea'.

En tercer lugar se propone reunirse con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. 'Le voy a explicar cómo vamos a hacer la oposición', apuntó, recordando que es partidario de que sea 'útil'. Esto se traduce en tres conceptos: 'acordar, discrepar y confrontar'.

Rubalcaba remarcó que la 'frontera entre el acuerdo, la discrepancia o la confrontación la marca el PP con sus políticas'. Como ejemplo de acuerdo, el líder socialista se refirió a la cooperación en la lucha contra ETA: Rajoy va a tener su 'máxima lealtad y colaboración'.

La portavoz en el Congreso será Soraya Rodríguez, impulsora del texto 'Yo sí estuve allí'

En el ámbito de la discrepancia, reparó en la 'política económica'. Rubalcaba es firme defensor de no atender sólo a la austeridad y los ajustes, porque esto no conduce al crecimiento. Así que aboga por políticas de estímulo al crecimiento. Otro terreno en el que mostró su desacuerdo con el PP fue en la 'política de recortes de derechos'.

Aquí, destacó, 'confrontaremos'. En línea con los recortes anunciados por los conservadores en materia de derechos sociales especialmente por la reforma de la Ley del Aborto, Rubalcaba advirtió que si 'la senda que se ha elegido es retroceder 30 años, nos sentimos legitimados para hacer lo mismo y revisar algunas decisiones'.

Entre esas decisiones destaca la posible revisión del acuerdo entre España y la Santa Sede. En su discurso de postulación, Rubalcaba anunció que planteará la revisión del Concordato si el PP quiere retroceder. Ayer volvió a insistir en ello, destacando que parece que la derecha 'está tratando de que haya una moral oficial'.

Sin aclarar el cauce que seguirá esa denuncia, Rubalcaba no descartó plantear una iniciativa legislativa. Pero todo dependerá de la actitud del PP. Si se materializan los planes del Gobierno que también afectan a otras leyes como la de matrimonio homosexual seguirán adelante con la denuncia del Concordato.