Publicado: 06.02.2012 00:23 |Actualizado: 06.02.2012 00:23

Rubalcaba se rodea de un equipo de fieles

El descontento por la falta de integración se plasmó en un 19% de votos en blanco. Sólo siete chaconistas entran en la Ejecutiva, incluido Griñán, de presidente

 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"¿Negociación? El secretario general no negocia, designa a su equipo". Esta apreciación, hecha al filo de la medianoche del sábado por un colaborador de Alfredo Pérez Rubalcaba, anticipaba que, como el nuevo líder del PSOE había avisado en varias ocasiones, primaría la unidad sobre la integración en la composición de la nueva dirección.

Rubalcaba destacó, en su discurso de clausura del 38º Congreso del PSOE, que en la Ejecutiva "se ha integrado el 80% de los delegados" y "es representativa del conjunto de los militantes". Se apoyaba en que su composición recibió el voto favorable del 80,42% de los compromisarios, lo que le dio pie para afirmar que, puesto que él resultó elegido con el 51%, en sólo 24 horas los socialistas han ganado "30 puntos de unidad".

Pero la votación reflejó también un descontento que se tradujo en votos en blanco: 18,69% a la Ejecutiva y 20,79% al Comité Federal. Fuentes próximas a Carme Chacón aseguraron con rotundidad que no hubo "ninguna consigna" para un voto de castigo.

De los 38 miembros de la Ejecutiva, sólo siete (el 18,42%) apostaron por la candidatura alternativa de Chacón, incluidos José Antonio Griñán, que sustituye a Manuel Chaves como presidente, y los dos representantes del PSC, José Zaragoza y Esperanza Esteve, que ocupan los asientos que dejan Chacón y Miquel Iceta. Los otros cinco son: la madrileña Maru Menéndez, de la confianza de Tomás Gómez; María Teresa Fernández, teniente de alcalde de Puertollano, afín a José María Barreda; María José Fernández, alcaldesa de Lebrija y partidaria de Griñán; y Carmen Montón, del sector valenciano de Ciprià Ciscar y Chimo Puig.

Óscar López dirigirá Organización, donde se fogueó con Blanco

La composición definitiva de la nueva dirección no se cerró hasta primera hora de la mañana. Según distintas fuentes, el nudo fue que Griñán demoró hasta entonces su aceptación definitiva de la presidencia para intentar forzar una mayor integración. De los cinco andaluces que hay en la Ejecutiva, sin contar al presidente de Andalucía, cuatro son afines a Chaves y sólo uno a Griñán (la alcaldesa de Lebrija). Preservar la figura de Griñán fue la prioridad de Chacón y de la plataforma que apoyó su candidatura, pero también de Rubalcaba ante el inmediato reto de las elecciones autonómicas del 25 de marzo.

La pretensión del sector agrupado en torno a Chacón de negociar "en bloque" para obtener una representación equivalente al porcentaje de votos que logró su candidatura (48,69%) fue rechazada de plano. "Si he dicho que no habrá rubalcabismo, no puede existir el chaconismo", vino a ser la respuesta de Rubalcaba, según dirigentes que participaron en las conversaciones.

Pero, a pesar del intento de fragmentar ese bloque, los secretarios generales que le habían dado su apoyo mantuvieron una postura colectiva hasta el final. "Hemos planteado que cada territorio tenía que sentirse cómodo en la Ejecutiva, pero también tenían que estar cómodos cada uno de los que están al lado", explicó uno de estos dirigentes.

El bloque de apoyo a Carme Chacón se mantuvo unido hasta el final

El núcleo duro está configurado exclusivamente por fieles a Rubalcaba, encabezados por Elena Valenciano, que sustituye a José Blanco en la Vicesecretaría General y se convierte en la primera mujer en ocupar este puesto. Rubalcaba dijo que es, "ante todo, un equipo, solvente y coherente", con personas "de distintas edades y federaciones".

En la jerarquía interna, tras Valenciano aparece, de secretario de Organización, Óscar López, que fue la mano derecha de Blanco durante su etapa en ese cargo. Blanco participó activamente en el proceso de confección de la Ejecutiva, a petición de Rubalcaba, y su mano se nota también en que en el núcleo duro repiten ocho del anterior, además del nuevo líder. Para el vicesecretario saliente tuvo palabras de especial agradecimiento Ru-balcaba también para Chaves, por sus muchas "horas de dedicación".

Partidarios de la exministra le anticipan su apoyo para las primarias

Se mantienen, entre otros, el andaluz Gaspar Zarrías y el madrileño Antonio Hernando, que, junto con los mencionados y el vasco Rodolfo Ares (que sale para dejar sitio a Pat-xi López), fueron los cocineros de la candidatura ganadora. El nuevo secretario general también ha premiado el apoyo del guerrismo (Alfonso Guerra asistió a la clausura) con la incorporación de Rafael Simancas para dirigir la recuperada Secretaría de Formación. Y también ha reconocido a quienes fueron sus dos portavoces en la campaña congresual: la murciana María González Veracruz y el navarro Juan Moscoso, que entra en una nueva secretaría para la Unión Europea.

Asimismo entra en una secretaría, de Relaciones Políticas, el lehendakari Patxi López, al que se ha querido otorgar el quinto puesto en el nuevo orden jerárquico. Además de él y de Griñán, se incorporan a la Ejecutiva otros cuatro secretarios regionales, si bien Óscar López renunciará en Castilla y León y tampoco optará a la reelección la cántabra Dolores Gorostiaga. Si se descuenta a estos dos, se trata de los llamados a ser candidatos en las próximas citas electorales: Griñán (Andalucía, en marzo); Pachi Vázquez (Galicia, 2013) y el propio López (Euskadi, 2013). Javier Fernández, que en marzo repetirá como candidato en Asturias, será el presidente del Consejo Territorial.

En la Ejecutiva están representadas las 17 comunidades autónomas, pero de una forma dispar que dibuja la situación de las actuales direcciones regionales, donde a partir de hoy se libra la siguiente batalla por el poder en el PSOE. Los socialistas del País Valencià tienen cuatro representantes: dos del sector de Jorge Alarte (Alejandro Soler e Inmaculada Rodríguez-Piñero), uno de Ciscar-Puig (Carmen Montón) y otro del que encabeza Francesc Romeu (María Teresa Noguera). Por Galicia, entra su secretario general, pero Rubalcaba corresponde al apoyo recibido del alcalde de Vigo, Abel Caballero, situando a Carmela Silva como secretaria de Emigración y al propio Caballero como miembro nato en calidad de vicepresidente de la Federación de Municipios. Extremadura, cuyo secretario general, Guillermo Fernández Vara, fue el único que no quiso pronunciarse públicamente por un candidato, aunque la mayoría de su federación apoyó a Rubalcaba, sólo consigue mantener un puesto: Marisol Pérez.

Elena Valenciano es la primera mujer que llega a la Vicesecretaría

Los representantes municipales, como habían reclamado, logran una amplia presencia. Entre alcaldes y portavoces en la oposición suman diez, contando a Caballero. Destacan Emiliano García Page (Toledo), que se perfila como nuevo secretario general de Castilla-La Mancha; Jaime Lissavetzky, portavoz en el Ayuntamiento de Madrid; y Alejandro Soler, portavoz en Elche y que ya se manejó en el anterior congreso regional como alternativa a la candidatura de Jorge Alarte, en cuyo equipo se integró como vicesecretario general.

De los fundadores del grupo que llevó a Zapatero al liderazgo sólo sobreviven dos: Jesús Caldera, que sigue en Ideas y Programas; y Trinidad Jiménez, que llevará Política Social. La incorporación de la exministra de Exteriores se produjo a última hora, para cuadrar la paridad. De los 38 puestos de la Ejecutiva, hay mujeres en 18, lo que equivale al 47,3%, aunque en el núcleo duro son ocho de 18. Pero Rubalcaba ha elevado al cuarto puesto del escalafón después de Organización la Secretaría de Igualdad, que desempeñará Purificación Causapié, muy vinculada a Valenciano y a Micaela Navarro.

La nueva Ejecutiva celebra hoy su primera reunión, tras la que comparecerá Rubalcaba, aunque la portavoz habitual será Valenciano. Su propósito es empezar a escribir una nueva página, haciendo punto y aparte.

Pero miembros de la plataforma que apoyó a Chacón subrayan que la exministra ha acumulado "un gran capital político" que ahora habrá de saber administrar. Matilde Fernández, que fue la primera mujer en optar a las Secretaría General, en 2000, anticipó que habrá "mucha gente apoyándola para que se presente a las primarias" cuando se plantee la designación del candidato en las próximas elecciones generales.