Público
Público

Rubalcaba: "Spanair dijo algo que es verdad a medias"

Los trabajadores hacen pública una carta en la que piden «ayuda» al Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, entró ayer en el cruce de acusaciones que mantiene el Gobierno y Spanair desde hace días al asegurar que el sábado la compañía aérea dijo “una cosa que es verdad a medias”. La compañía afirmó en un comunicado que “en ningún momento fue su intención sustituir el avión siniestrado”, pero rectificó tras publicar Fomento las conversaciones de la torre de control con el piloto, que desmentían a Spanair. La aerolínea evitó ayer valorar las declaraciones del ministro.

No obstante, Spanair hizo público un comunicado en el que sólo comentaba la carta abierta de los trabajadores al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, publicada ayer en ABC. En esta, los empleados aseguran sentirse “humillados, apaleados y difamados” por la ponencia de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, el viernes pasado en el Congreso.

Indignación

Los trabajadores dicen que la ministra “pretende escurrir el bulto de cualquier responsabilidad relacionada con la seguridad aérea, y en cualquier caso alimentar un sentimiento público de indignación contra Spanair haciéndola responsable directa del accidente”. La empresa se distanció de la misiva y dijo que no responde a su postura oficial.

Con miedo a posibles despidos masivos, piden “ayuda” al presidente y respaldo a su “profesionalidad”: “Tiene en su mano salvarnos o dejarnos al desamparo de un injusto linchamiento (...). Haga un gesto público que despeje cualquier duda sobre la actuación de Spanair y sus profesionales”. “Indignados” y “perplejos”, temen que las palabras de Álvarez den un nuevo empujón al desplome de ventas de la compañía.

El presidente pide “calma”

Zapatero respondió que el Ejecutivo no pretende “poner la duda sobre la actuación de nadie”, sino informar sobre la tragedia, y les pidió “confianza” y “calma”. Ru-
balcaba también echó un capote a Álvarez y, más incisivo, les aconsejó que dirigiesen “sus tiros” a otra parte porque el problema no lo tienen con el Gobierno