Público
Público

Rubalcaba toma hoy en Sevilla las riendas del PSOE

Arranca su gira de primarias en los territorios menos dóciles a su designación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Convertido en candidato a candidato, el número dos del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, desempolva hoy su yo militante en Andalucía para iniciar su puesta a punto del PSOE tras la debacle del 22-M y la posterior semana de vértigo orgánico que acabó en su designación.

Nada es casual, ni el destino, Andalucía la federación con más militantes, corona del poder autonómico aún en manos socialistas y contraria al órdago del congreso que preconizó Patxi López, ni el formato: un coloquio a puerta cerrada para garantizar franqueza en vísperas de la cita electoral andaluza de 2012. Tampoco parece elegido al azar el escenario, un hotel llamado, curiosamente, Renacimiento.

Los cuadros locales del PSOE sevillano recibirán a Rubalcaba en un encuentro que han querido sin guión previo para engrasar el tú a tú y facilitar una reunión a caballo entre la terapia de grupo tras la derrota electoral y el miedo al arrastre en Andalucía y la arenga de un entrenador en su toma de contacto con un equipo recién vapuleado.

La siguiente parada en la agenda del candidato, el fin de semana, será Cantabria, su comunidad natal, un territorio recién perdido para el PSOE. Asturias, un día después, Catalunya la próxima semana es la segunda federación socialista más numerosa y el territorio de la aspirante del 'paso atrás', Carme Chacón y Madrid cuya dirección mostró afinidad con las aspiraciones de la ministra completan el arranque en la agenda partidaria del vicepresidente.

Barreda reclama un cambio de mensaje más allá del relevo en la candidatura

El líder de los socialistas andaluces y presidente de la Junta, José Antonio Griñán, fue quien propuso a Rubalcaba, en la reunión del Comité Federal del pasado sábado, estrenar esta gira de primarias en Andalucía. Planchando la alfombra roja, Griñán se mostró ayer convencido de que el número dos del Ejecutivo, siendo candidato, será también, 'en su momento, secretario general' del PSOE.

Los socialistas multiplicaron ayer sus voces dirigentes para combatir la idea del dedazo en la elección de Rubalcaba. 'Dedos sí, de los militantes y los ciudadanos', parafraseó Griñán en Canal Sur la réplica acuñada el lunes por el propio vicepresidente. 'La mar, cuando está revuelta, requiere un patrón que nos lleve a buen puerto y Rubalcaba es esa persona que patronea muy bien la nave', rizó sus elogios el presidente andaluz.

Al paso de las críticas a la fórmula de la designación, Griñán aseguró que su partido es 'muy cuidadoso con los procedimientos' y recordó que, abiertas las primarias, pueden entrar en el proceso muchos militantes. Los primeros espontáneos proceden, precisamente, de su federación. Al menos dos militantes del PSOE sevillano han adelantado su interés en lanzarse al ruedo de las primarias, aunque sus posibilidades de lograrlo son nulas sin el respaldo de su partido, ya que precisan el aval de 22.000 afiliados.

'Le hemos apoyado todos una vez que se ha clarificado el panorama y deseo lo mejor para él, que es tanto como deseárnoslo a todos. Contará con mi apoyo, con mi ayuda y mi colaboración porque la situación es muy complicada', se ofreció en la Ser el secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha, José María Barreda, una de las encarnaciones de la derrota socialista del pasado domingo.

Alineado en vísperas de la proclamación de Rubalcaba junto a Carme Chacón, Barreda contuvo cualquier asomo de entusiasmo. Ganar las elecciones en diez meses 'es complicado, pero posible'. Pero el horizonte se nubla, a su juicio, si no hay más novedad que el candidato: 'El mensaje de los ciudadanos ha sido muy claro; no se trata sólo de cambiar de cara, sino de hacer una reflexión mucho más profunda que nos lleve a planteamientos distintos sobre muchas de las cosas que hemos hecho'.

Dos mensajes encabezan el libro de estilo que comienza a escribir el PSOE desde el sábado. Ambos intentan desterrar dos elementos del discurso público: el concepto de dedazo como baldón para Rubalcaba y el de bicefalia como complicación para Zapatero.

'Niego la bicefalia en el PSOE. En este momento, el Gobierno lo dirige el presidente y lo va a seguir haciendo hasta agotar la legislatura', defendió el ministro de Justicia, Francisco Caamaño. 'No es un lastre haber compartido Gobierno con el actual presidente; no creo que sea un lastre en ningún sentido', enfatizó el titular de Trabajo, Valeriano Gómez, acomodando al jefe del Ejecutivo en el nuevo paisaje socialista.

'Si alguien piensa que está deprimido, que no lo piense', salió en defensa de Zapatero el portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso en Telecinco, donde recorrió a fondo el subsuelo de la derrota socialista en las últimas elecciones. 'Hay que reconocerlo, hemos perdido el cordón umbilical con los ciudadanos que nos votan. Hay que pedirles perdón, sin duda alguna, por lo que hemos hecho mal y hay que explicar lo que hemos hecho en conjunto en toda esta época histórica', señaló.

'En la gestión de la crisis hemos hecho lo que debíamos y podíamos. ¿Cometiendo algún error? Por supuesto, porque el que trabaja se equivoca. El que no ha cometido ningún error es Rajoy ni el PP porque no han hecho nada, sino todo lo contrario', recalcó Alonso.

¿Hay tiempo para dar la vuelta al marcador electoral a su juicio? 'Hay mucho partido, se va a jugar seriamente y se puede ganar sin ningún tipo de duda', se mostró convencido el portavoz.

Sabedor de que el PSOE clava con la visita de Rubalcaba una bandera en Andalucía con sabor a revancha electoral en 2012, el líder del PP andaluz redobló ayer sus críticas al número dos del Ejecutivo. Para encontrar a Rubalcaba 'no se puede mirar para adelante', censuró Javier Arenas, sino que 'hay que mirar por el retrovisor'.

El líder de IU, Cayo Lara, aseguró que el número dos del Gobierno 'representa más de lo mismo' y el resultado del PSOE en las próximas elecciones 'ya está escrito'.