Público
Público

Rubalcaba y Chacón se atribuyen mayoría de delegados

El último recuento del exvicepresidente: 380 frente a 290. El cálculo de la exministra: 416 frente a 290

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los equipos de Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, los dos precandidatos oficiales para asumir el liderazgo del PSOE, se atribuyeron ayer la mayoría en el recuento provisional de los delegados para el 38º Congreso, aunque este proceso no concluirá hasta hoy y el voto para elegir al nuevo secretario general será individual y secreto. La existencia de un buen número de listas de integración, en las que se mezclan partidarios de ambos candidatos, dificulta los cálculos. Además, en algún caso los propios delegados han negado que tengan decidido el voto que se les atribuye.

No obstante, fuentes ajenas a las dos candidaturas confirmaron la impresión de que la ex ministra de Defensa se ha impuesto en las federaciones más importantes y estimaban ayer que, a falta de los congresillos que aún se celebrarán hoy, sus partidarios podrían aventajar a los del exvicepresidente en 60-70 delegados.

Chacón, además de en Catalunya, gana en el País Valencià y en Madrid

Con los datos disponibles a medianoche de ayer, el equipo del exvicepresidente del Gobierno difundió el siguiente recuento provisional: 380 delegados favorables a su candidatura y 290 a favor de Chacón. Según su versión, sus partidarios 'han ganado claramente en la mayoría de las comunidades autónomas'.

El equipo de Chacón, también a esa hora se atribuía la mayoría, aunque más amplia todavía: 416 a su favor, 290 a favor de Rubalcaba y 80 sin decantar. Según su versión, sus partidarios se impusieron 'en las seis principales federaciones', que aportan más del 60% de los votos.

Rubalcaba ayer no celebró ningún acto de campaña y se limitó a pedir a los militantes, a través de su cuenta de Twitter, que no se votara 'contra nadie', sino únicamente 'pensando en lo mejor para el partido'. Chacón, que se reunió con su equipo económico, comentó ya a mediodía que su feeling sobre el resultado del proceso de elección de delegados era 'muy bueno'.

Con todas las cautelas mencionadas, los partidarios de Chacón se habrían impuesto, además de en Catalunya (donde se calcula que no llegarían a diez, de los 101 delegados, los delegados que pueden optar por Rubalcaba), en las otras tres comunidades que aportan más delegados: Andalucía, País Valencià y Madrid. Pero los partidarios de Rubalcaba se atribuían también 'una clara ventaja' en Andalucía.

Los dos candidatos se atribuyen
la mayoría
en Andalucía

El secretario regional, José Antonio Griñán, logró finalmente imponer su autoridad y encabezó una lista de integración en Sevilla, que representa el 23% de toda la delegación andaluza con 55 de sus 234 compromisarios. De ellos, el equipo de Chacón se atribuía 34 a su favor.

Pero, como puede observarse en el recuadro, la contabilidad de las dos candidaturas sólo coincide en un par de provincias. Una de ellas es Cádiz, donde se impusieron los partidarios de Rubalcaba, aunque por menos de lo previsto: 13 a 11.

En el cómputo global de la comunidad -en Málaga se vota hoy-, el equipo de Rubalcaba se atribuía la mayoría y destacaba que no han sido elegidos delegados algunos de los principales apoyos de Chacón, como la consejera Mar Moreno y el exalcalde de Olula del Río (Almería), donde la exministra presentó su candidatura.

Sin embargo, los partidarios de Chacón también se atribuían ventaja, del 65%, contabilizando como propios los apoyos a Griñán. En cuanto a la situación de la consejera de Presidencia, al igual que Micaela Navarro, consejera de Igualdad y partidaria de Rubalcaba, acudirá al congreso federal como delegada, pero sin voto, en su condición de miembro del Comité Federal.

Griñán cerró una lista única por Sevilla tras una larga negociación

Pero la mayor sorpresa se produjo en el País Valencià, donde se presentaron hasta tres listas y el secretario regional, Jorge Alarte, recibió un severo varapalo.

Los partidarios de Rubalcaba arrancaron la jornada convencidos de 'un triunfo claro', impresión que se reforzó al lograr un práctico empate en Alicante, la provincia de Leire Pajín, exsecretaria federal de Organización, gracias al decantamiento a favor del exvicepresidente del portavoz en les Corts, Ángel Luna, y el alcalde de Elche, Alejandro Soler, pero sobre todo a la reaparición de Francesc Romeu, que ya en el anterior congreso intento disputar el liderazgo regional a Alarte. En esta provincia, las dos candidaturas coinciden en que se produjo un reparto de 15 delegados para Rubalcaba y 13 para Chacón. En Castellón se impuso con rotundidad (10 a 1) la lista encabezada por Ximo Puig, del equipo de la exministra.

Fue en Valencia, que elegía 48 delegados, donde se desequilibró definitivamente la balanza a favor de Chacón, en lo que algunos observadores consideran 'un golpe psicológico', además de cuantitativo. 'Habían puesto aquí toda la artillería pesada, con una participación muy activa de José Blanco y han perdido en las tres provincias', aseguraban los partidarios de Chacón, que atribuyen al vicesecretario general el resurgimiento de Romeu.

La lista del secretario regional, al que se considera partidario de Rubalcaba -aunque como la mayoría de los secretarios regionales ha evitado comprometerse públicamente-, obtuvo 146 votos frente a los 180 de la formada por los partidarios de Chacón, y la de Romeu cosechó 91. Su traducción en delegados es de 25 para Chacón, 18 para Rubalcaba y 5 para Romeu, aunque los chaconistas creen que la mayoría de estos apoyarán a la exministra, con un comportamiento distinto a los de sus compañeros alicantinos. El cómputo total sería de 50-55 para Chacón y 32-37 para Rubalcaba.

Galicia y Murcia se inclinan por Rubalcaba, pero por menos de lo esperado

En Madrid se impuso con claridad la lista del secretario regional, Tomás Gómez, a la encabezada por Jaime Lissavetzkey, partidario de Rubalcaba: 44 delegados frente a 35. Aunque Gómez sigue negándose a pronunciarse por un candidato, sus fuertes diferencias con el exvicepresidente lo sitúan al lado de Chacón, salvo que surja la tercera candidatura que ya nadie juzga viable, por más que él siga amagando con esa posibilidad.

Gómez integró en su lista a guerristas como Matilde Fernández, notables como Gregorio Peces-Barba, el portavoz de Izquierda Socialista -Juan Antonio Barrio- e incluso al portavoz municipal en Móstoles, David Lucas, a pesar de que en las primarias madrileñas se integró en el equipo de Trinidad Jiménez que le disputó a Gómez la candidatura electoral.

En Castilla-La Mancha, la siguiente federación en número de delegados, su secretario general, José María Barreda, se impuso con rotundidad en Ciudad Real, la provincia con más delegados. A falta de aquellas en las que se votará hoy, los partidarios de Chacón se atribuían ventaja, pero los de Rubalcaba confiaban en que el cómputo final les favorezca en este territorio, donde cuentan con el alcalde de Toledo, Emiliano García Page.

El exvicepresidente gana en Euskadi, Asturias y Castilla y León

Las dos candidaturas se disputaban también la victoria en Galicia. En todo caso, no hubo la barrida que esperaban los partidarios de Rubalcaba, que se habría alzado con la mayoría, pero por la mínima, aunque los chaconistas incluyen Galicia entre las federaciones que se han decantado a su favor y los rubalcabistas entre las suyas. En A Coruña se impuso la lista encabezada por el exministro Francisco Caamaño, uno de los portavoces del equipo de Chacón y en Pontevedra la que lideró Abel Caballero, al que se sitúa al lado de Rubalcaba, pero también fueron elegidos algunos delegados pro Chacón. En Lugo ganaron los rubalcabistas 8 a 3 y en Ourense, donde la lista la encabezó el secretario regional, Pachi Vázquez, la representación resultante es mixta.

Otro territorio donde Rubalcaba no obtuvo el resultado esperado fue en Murcia, a pesar de ser la federación de uno de los portavoces de su candidatura, María González Veracruz. Según el recuento provisional, ganaron sus partidarios, pero igualmente por la mínima, al igual que en Aragón. Sus partidarios se impusieron con rotundidad en Euskadi, Asturias, Castilla y León y Balears.