Público
Público

Ruiz-Mateos sigue con su 'show' y pide ahora perdón a la jueza

El empresario, que la semana pasada llamó "malvada, perversa e inhumana" a la magistrada, le ha remitido una carta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El empresario José María Ruiz-Mateos ha remitido hoy una carta a la jueza de Palma María Pascual, a quien la semana pasada llamó 'malvada, perversa e inhumana' tras ordenar su detención, pidiéndole perdón y que tenga en cuenta que es víctima de una injusticia 'desde hace 30 años'.

Ruiz-Mateos le dedicó estos calificados a la jueza María Pascual ante los medios de comunicación la semana pasada, cuando salió de los juzgados de Palma, donde había acudido detenido por decisión de la magistrada, que ordenó su puesta a disposición judicial para que prestara declaración por una presunta estafa en la compra-venta del hotel Eurocalas de Mallorca.

En su escrito de hoy, el empresario gaditano le pide a la juez que instruye una causa en su contra por los delitos de estafa, administración desleal y alzamiento de bienes, que tenga en cuenta que sufre 'la injusticia desde hace 30 años'.

'La experiencia me ha mostrado sucesos horribles y vivo de milagro, por tanto no ha de extrañarle que pasara por mi mente cosas macabras', señala la nota remitida por Ruiz-Mateos.

El empresario fue detenido el martes pasado en su domicilio de Madrid y trasladado a Palma en avión, donde fue conducido a los juzgados al día siguiente tras pasar la noche en la Jefatura Superior de Policía de Baleares.

'Es un bicho, orgullosa y soberbia' aseguró Ruiz-Mateos

Tras permanecer ante la juez durante 5 minutos y acogerse a su derecho a no declarar, Ruiz-Mateos criticó la actuación de la jueza ante los medios de comunicación y la describió como 'un demonio. No tiene sentimientos ni corazón. Es un bicho, orgullosa y soberbia. Un auténtico demonio, una criminal. Qué asco, qué porquería de tía'. 'Prefiero morirme después de conocer a una juez como esta', afirmó.

La portavoz del Consejo General del Poder Judicial, Gabriela Bravo, censuró públicamente ese mismo día las expresiones empleadas por Ruiz-Mateos contra la jueza por ser 'descalificaciones personales e insultos que no pueden ser encuadradas bajo ningún concepto en el legítimo ejercicio de la libertad de expresión'.