Público
Público

Las rupturas de pareja repuntan tras tres años de descenso

En 2010, hubo 127.633 divorcios, separaciones y nulidades, un 2% más que el año anterior

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las rupturas en España aumentaron el año pasado un 2% respecto a 2009, según las últimas estadísticas publicadas por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Lo llamativo de 2010 fue que se rompió la tendencia de los tres últimos años, en los que se había producido un severo descenso, del 27% según el Instituto Nacional de Estadística, que cuenta con un archivo histórico más extenso que el CGPJ, pero menos actualizado.

En total, el informe del Poder Judicial señala que hubo 127.633 parejas que recurrieron a la separación, nulidad o divorcio para poner fin a su relación en 2010. La cifra todavía está lejos de alcanzar la del año 2006, cuando se marcó el máximo histórico de España, con 145.919.

El primer trimestre de 2011 se ha mantenido la tendencia al alza

Las bajas tasas que se han registrado en los últimos cuatro años están vinculadas a varios factores.

En primer lugar, el presidente de la Asociación Padres de Familia Separados, José Luis Rubio, defiende que hay menos rupturas porque cada año hay menos parejas que deciden unirse en matrimonio en España. A menos parejas unidas, menos posibilidades.

Este factor es importante: las uniones de las que tiene constancia el registro civil (esta estadística no incluye a las parejas que conviven sin haber celebrado una boda oficial) han caído en picado año tras año desde 2004, cuando se registraron 214.309 uniones, frente a las 169.020 de 2010. De seguir esta tendencia, las rupturas anuales superarán a los matrimonios antes de finalizar la década.

En 2006 se marcó el máximo histórico de desuniones en España, con 145.919

Otro factor que ha reducido el número de rupturas se encuentra en las implicaciones económicas vinculadas al matrimonio (la compra de vivienda, fundamentalmente).

La explicación de los expertos es simple: dos viviendas son más caras que una y, en ocasiones, las parejas optan por seguir viviendo juntas aunque ya no exista una relación sentimental para esperar a que repunte el precio de la vivienda y evitar así vender el domicilio por poco dinero. El periodo medio de espera para vender una casa se ha alargado hasta los dos años y los precios se han reducido cerca de un 25% desde 2006.

El informe del CGPJ adelanta también las cifras del primer trimestre de 2011: a pesar de que el total de rupturas (separaciones, divorcios y nulidades) aumentó, las separaciones se redujeron respecto a 2010. Las consensuadas bajaron un 7% y las contenciosas, aquellas en las que no hay acuerdo entre las dos partes, se redujeron un 18,5%.

Los datos de los últimos cuatro años echan por tierra los augurios que, durante la tramitación de la Ley del Divorcio exprés de 2005 que agilizó los trámites y redujo los costes del divorcio, vaticinaron la Iglesia Católica y destacados políticos conservadores, que previeron alarmados un boom de rupturas. El entonces vicepresidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Antonio Cañizares, llegó a profetizar una 'plaga de divorcios' alentada por 'legislaciones cada vez más permisivas'.