Público
Público

La ruta submarina del hachís

La policía ha desarticulado en la provincia de Málaga una banda de narcotraficantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía Nacional y el Servicio de Vigilancia Aduanera han desarticulado en la provincia de Málaga una banda que había ideado un novedoso sistema para introducir grandes alijos de hachís: atravesar el Estrecho con los fardos de droga sumergidos con la ayuda de un buzo y una moto náutica. La Operación Mira ha permitido la incautación de 1.158 kilos de estupefaciente y detener a ocho integrantes de la red.

Las pesquisas se iniciaron en febrero, después de que el Grupo Especial de Respuesta al Crimen Organizado (GRECO) detectase la sospechosa actividad de uno de los jefes del grupo, Carlos F. R., un viejo conocido de la policía, con 33 detenciones. Gracias a los seguimientos, los agentes supieron que el 1 de junio la banda iba a desembarcar un alijo por un sistema que los traficantes calificaban en sus conversaciones de 'infalible'.

Tras comprar el hachís en Marruecos, una parte de la trama transportó ese día la droga en una embarcación hasta un punto cercano a la costa malagueña, donde fondeó los fardos a 20 metros de profundidad. La parte española de la banda localizaba horas después el alijo gracias a un buzo, que lo enganchaba a una lancha neumática.

Esta se encargó de trasladar la droga, que permanecía siempre bajo el agua, a escasos metros de una playa de Estepona. Allí, los narcos la volvieron a depositar en el fondo del mar a la espera de que llegase la noche. Entonces, y con la ayuda de una moto náutica, empezaron a transportarla bajo el agua hasta la orilla. En ese instante, la policía los detuvo.