Público
Público

Salamanca devuelve el acta de concejal a Unamuno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ayuntamiento de Salamanca ha dado una de cal, pero mantiene la de arena. El consistorio salmantino optó ayer por devolver a Miguel de Unamuno el acta de concejal que las autoridades franquistas le retiraron en octubre de 1936. Sin embargo, mantiene las distinciones honoríficas del dictador Francisco Franco, que es alcalde de honor a perpetuidad de la ciudad. Además, permite la conservación de un medallón con su efigie en la Plaza Mayor dela ciudad.

El PSOE en el Ayuntamiento de Salamanca llevó al pleno una moción en la que se exigía que se devolviera el acta de concejal al pensador Unamuno. La propuesta contó con el apoyo de los ediles socialistas y también de los representantes del Partido Popular, que cuentan con mayoría absoluta en la corporación.

Las autoridades franquistas quitaron el certificado de edil al escritor en 1936

El alcalde de Salamanca, el conservador Alfonso Fernández Mañueco, anunció durante su intervención que su grupo aceptaba el texto y apoyaba la moción porque, dijo, es el momento de 'superar etapas y de mirar al futuro y no al pasado'.

'Unamuno no puede ser causa de enfrentamiento ni arma arrojadiza entre fuerzas políticas y es preciso centrarse en los proyectos de futuro', declaró. Para apoyar la propuesta recordó la frase del pensador de origen vasco y que vivió en Salamanca durante una importante etapa de su vida: 'Somos padres de nuestro porvenir y no hijos de nuestro pasado'.

Su antecesor en el cargo, Julián Lanzarote, utilizó la frase del pensador vasco 'venceréis pero no convenceréis' para atacar al Ministerio de Cultura después de que se llevaran documentos catalanes del Centro Documental de la Memoria Histórica.

El alcalde anunció que se homenajeará al pensador a los 75 años de su muerte

Además, Fernández Mañueco reseñó que la intención del Ayuntamiento es recordar a Miguel de Unamuno durante los próximos meses, pues el 31 de diciembre de este año se cumple el 75º aniversario de su fallecimiento. Con este fin, desveló que el equipo de Gobierno trabaja en la realización de varios actos que se llevarán a cabo durante el próximo año y que pretenden contar con el apoyo de la familia de Unamuno, el Ayuntamiento de Bilbao, de donde es originario, y otras entidades como Universidad de Salamanca, Diputación Provincial y Junta de Castilla y León.

Por su parte, el portavoz del Grupo Municipal Socialista, Enrique Cabero, fue el encargado de presentar la moción, en la que solicitó que fuera derogada la decisión 'ilegal y arbitraria' por la que se destituyo a Miguel de Unamuno como concejal del Consistorio salmantino en 1936.

El 12 de octubre de 1936, Unamuno se enfrentó al fundador de la Legión, el militar José Millán Astray, en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, durante la celebración del día de la raza. En ese enfrentamiento verbal, el exrector dijo una de sus frases más célebres: 'Venceréis, pero no convenceréis', dirigida a los militares golpistas que se encontraban en ese momento en el salón universitario.

Como consecuencia de aquella disputa, un día después, la corporación municipal se constituyó en sesión 'secreta'. Uno de sus miembros, Rubio Polo, que había sido nombrado por el mando militar en sustitución de los concejales elegidos democráticamente en las urnas, dio lectura a una moción en la que proponía que se retirara el acta de concejal al pensador como consecuencia de su actitud 'incongruente, facciosa y antipatriota de ciudadano de honor de la República' durante su intervención en el acto académico del día anterior.

Rubio Polo dijo además que Unamuno había incurrido en un caso de 'incompatibilidad moral corporativa', de 'vanidad delirante' y 'antipatriota actuación ciudadana'.

Pese a este giro en la política del Ayuntamiento de Salamanca el anterior alcalde, Julián Lanzarote, no permitió este acuerdo, Franco no ha perdido sus distinciones honoríficas. Los conservadores han llegado a votar en contra de quitarle estos títulos hasta en tres ocasiones en anteriores legislaturas. El PSOE salmantino propuso por primera vez en enero de 2007 que se revocaran los honores del dictador. En aquella ocasión los socialistas no lograron tener el apoyo de la corporación y volvieron a proponerlo, sin éxito, en mayo de 2008 y en junio de 2009.