Público
Público

Salgado llama "torpe" a Rajoy por criticar un pacto que ya hizo Aznar

El líder del PP olvida' los acuerdos de su Gobierno en 1996 con el PNV para criticar a Zapatero en el debate de los Presupuestos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Mariano contra Rajoy'. La vicepresidenta económica redujo a esta imagen al jefe de la oposición en un debate presupuestario que acabó convertido en un alegato contra el derecho a pactar en política por parte del líder del PP y una crítica acerada y encendida del Gobierno contra un partido conservador mudo en propuestas, según denunció Elena Salgado.

En un encendido cara a cara, Salgado replicó con agilidad de florete los golpes de espadón pretendidos por Rajoy. La rapidez ganó al chascarrillo hasta arruinar el debate al presidente del PP, que quedó arrumbado en su escaño junto a su enmienda a la totalidad de los Presupuestos, que también será derrotada hoy gracias al apoyo garantizado por el PNV y Coalición Canaria al Grupo Socialista.

Salgado, favorable a nuevas medidas contra el déficit «si se necesitan»

Este pacto de estabilidad, que asegura un desenlace sin apuros para la legislatura, centró las críticas más afiladas de un Rajoy en armas ante un anticipo electoral que se aleja. Con una llamada a que 'se permita decidir' a los ciudadanos cerró su intervención, que inició, precisamente, criticando 'la bendición de algún otro grupo' a los Presupuestos.

'No se entiende. ¿Tanto han recibido a cambio? No lo sé, porque los términos del acuerdo con el PNV son un misterio rodeado de sombras', receló Rajoy. 'Cada uno es dueño de sus decisiones, pero sorprende comparar la energía con la que rechazaron la congelación de las pensiones y el afán con que hoy defienden la misma congelación de las mismas pensiones de los mismos pensionistas', reprochó al Grupo Vasco.

'Es un misterio que en la negociación presupuestaria se utilicen como objeto de trueque materias que nada tienen que ver con los Presupuestos', abundó el líder del PP abonando la respuesta de Salgado.

'No esperaba que fuera tan torpe', se sinceró la responsable económica del Gobierno en su réplica, alimentando la expectación de su grupo y un coro de abucheos en la bancada conservadora. Salgado enmarcó los acuerdos de estabilidad cerrados con el PNV y CC 'dentro de la mayor normalidad democrática'.

La vicepresidenta recordó con cuatro trazos el pacto de investidura que hizo a Aznar presidente en 1996: El 'catalán en la intimidad' que dijo hablar el ex presidente acunado por sus seguidores, que gritaban 'Pujol enano, habla castellano' en las puertas de la sede del PP; un 'Aznar se ha dado la vuelta como un calcetín' con el que el portavoz de CiU resumió su negociación con el partido conservador; y el 'he sacado más a Aznar en 14 días que a González en 14 años' del que presumía el entonces líder del PNV Xabier Arzalluz.

La vicepresidenta enmarca los acuerdos en la lógica democrática

'Este no es un debate de Presupuestos', acabaría admitiendo un Rajoy visiblemente molesto, en su última contestación a Salgado.

Al margen del duelo sobre los acuerdos que asegurarán hoy al Gobierno su victoria sobre las cinco enmiendas de devolución defendidas por PP, CiU, IU-ICV, ERC, BNG y UPyD, Salgado desenfundó contundencia para denunciar 'el programa que Rajoy propone a los españoles: no proponer nada, no decir, no contestar, no hacer'.

En su intervención inicial, la vicepresidenta defendió su previsión de PIB y su objetivo de déficit para 2011, frente a las dudas de organismos internacionales y analistas privados. Salgado dijo que su estimación de crecimiento 'será tan acertada' como la de 2010 y que se hará todo lo posible para lograr el compromiso de reducir el déficit al 6% del PIB, desde el 9,3% de este año. 'Y si se necesitan medidas adicionales para cumplir con el déficit, se adoptarán sin vacilar', subrayó. Salgado, además, insistió en que es 'esencial' una reforma 'ambiciosa' de las pensiones.

El líder del PP admitió al final que 'esto no es un debate de Presupuestos'

Desembarazada de este tono puramente expositivo, la vicepresidenta creció después en su réplica frente a un Rajoy que encontró una adversaria muy distinta a la que se estrenó en defensa de los Presupuestos hace ahora un año. 'Usted normalmente no se moja en los temas y cuando se moja, a veces se ahoga', le espetó.

'No le gustan los recortes que hacemos, pero nunca propone otros; cuando quiera nos reunimos y me dice dónde', retó Salgado al líder de la oposición, que predijo en 2008 una tasa de paro del 6,5% para 2011 rondará el 20% y un crecimiento de la economía del 3,9% el Gobierno lo estima en 1,3% , según extrajo la vicepresidenta del programa electoral del PP. 'En previsiones se lleva usted el premio Nobel', ironizó. 'Tiene una gran habilidad como jefe de la oposición, pero los números se le dan un poquito peor'.

Salgado torció así la tarde a un Rajoy que, en su crítica a las cuentas del próximo ejercicio, sintetizó sus carencias con argumentos ya conocidos: 'Ni son adecuados, ni son sociales, ni son austeros, ni son fiables. De hecho, anuncian más paro, más deuda, más impuestos, más recortes sociales y menos inversiones'.