Público
Público

La salida a la calle de Piñeiro indigna al colectivo gay

El autor confeso de dar muerte a dos gays queda libre hasta que se repita el juicio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

De madrugada, antes de la salida del sol, Jacobo Piñeiro abandonó la cárcel de A Lama (Pontevedra) sin que la presión de la familia de sus víctimas, las organizaciones de gays y lesbianas o la propia fiscalía pudieran evitarlo.

Cuatro años después de ser detenido por el presunto asesinato de Julio Anderson e Isaac Pérez, de que un jurado popular lo absolviera aceptando el argumento de que 'actuó así por el miedo insuperable a ser violado' y de que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia anulara la sentencia por falta de base, Piñeiro ha quedado en libertad con cargos hasta que se celebre un segundo juicio el 16 de septiembre.

El retraso en las resoluciones de los diferentes tribunales que han tenido en sus manos la causa ha provocado que el autor confeso de las dos muertes esté en la calle, tras cumplirse el plazo máximo de prisión provisional. Piñeiro, que entregó ayer su pasaporte para evitar una posible fuga, debe ir todos los días al juzgado y firmar en el libro de registros.

La indignación de las agrupaciones de defensa de los derechos homosexuales no se ha hecho esperar. El Colectivo de Lesbianas y Gays (Colegas) ha organizado una manifestación para el próximo sábado en Vigo, frente a la vivienda donde fueron asesinadas de 57 puñaladas (y posteriormente quemadas) las dos víctimas. Rafael Moral, director de Colegas-Galicia, confía en una gran afluencia ciudadana a esta concentración pacífica. 'Esperamos que los políticos y representantes públicos también se sumen', añadió.

Colegas organiza hasta el sábado su VI Encuentro Nacional contra la Homofobia y la Transfobia. En esta ocasión, se celebra en Galicia en protesta por la puesta en libertad de Piñeiro. Mientras, para el colectivo gallego Maribolheras Precarias, la sentencia que absolvió al doble asesino confeso demuestra que para la 'sociedad heterosexual hay vidas humanas que no importan' y lamentó su puesta en libertad, que considera 'una burla' .